Híbridos y Eléctricos

212 GRAMOS DE CO2

Las emisiones del Hummer EV demuestran que no todos los eléctricos son "verdes"

El GMC Hummer EV demuestra que no todos los eléctricos deben ser metidos en el mismo saco. Sus emisiones son superiores a las de la mayoría de los coches nuevos vendidos en Europa.

 

GMC-Hummer-EV-Delantera
El Hummer EV es uno de los eléctricos más radicales del mundo, pero no es el más eficiente de ellos

Estados Unidos tiene una forma muy particular de concebir el mundo. En su territorio lo grande triunfa sobre lo pequeño. Los americanos se toman muy en serio lo de cuanto más grande, mejor, y lo aplican a todo. Los coches eléctricos son la mejor solución para reducir la contaminación medioambiental, pero no todos son tan limpios como podríamos imaginar. Las disparatadas emisiones del GMC Hummer EV demuestran que no todos los eléctricos deben ir en el mismo saco.

Está claro que el Hummer EV es la mayor fuerza de la naturaleza eléctrica. Un todoterreno hecho para dominarlos a todos. Ni su tamaño ni sus características ni su presencia están pensados para pasar desapercibido. Posiblemente estamos hablando del eléctrico más descarado, exagerado e innecesario que hay en el mercado, pero está, y al considerarse como un eléctrico todo el mundo piensa que es limpio, verde y ecológico, pero nada de eso. Bueno, depende de con qué se compare.

El Hummer original, aquel vehículo militar con poderosos motores diésel pensados para enfrentarse cara a cara con el enemigo eran, y siguen siendo, auténticas fábricas de contaminación en movimiento. Con unas emisiones fijadas en los 552 gramos de CO2 por kilómetro, no se puede decir que fuesen eficientes, pero tampoco importaba mucho teniendo en cuenta el trabajo que se le presupone. La reciente variante eléctrica lanzada al mercado por GMC debería resultar más limpio, y lo es, pero no tanto.

GMC-Hummer-EV-Trasera
Su elevadísimo peso resulta poco eficiente, más de 4 toneladas que disparan el consumo y la contaminación

La ACEEE (American Council for an Energy-Efficient Economy) es una organización sin ánimo de lucro que desarrolla políticas con la intención de reducir el desperdicio de energía y combatir el cambio climático. Fundada en 1980, su labor es la de lograr un mundo más limpio y medioambientalmente sostenible. Ellos mismos reconocen los beneficios de los coches eléctricos, pero considera que no hay que meter a todos en el mismo saco, porque aunque creamos que no, los eléctricos también contaminan el medioambiente.

Aunque durante su circulación no producen una sola partícula de CO2, los eléctricos contaminan a lo largo de su ciclo de vida. La fabricación de las baterías y las recargas sin energías renovables son lo que más afecta al ciclo de emisiones de un eléctrico. En Estados Unidos se estima que el 60% de la energía generada se consigue quemando combustibles fósiles, así que hasta que la red no esté completamente desconectada de estas fuentes de alimentación, los eléctricos no podrán considerarse como vehículos 0% limpios.

Teniendo esto en cuenta, el Hummer EV es de lejos el eléctrico más contaminante que hay en el mercado. Su descomunal batería de 212,7 kWh de capacidad neta pesa la friolera de 1.326 kilogramos, una parte importante dentro de los 4.110 kilos que pesa el Hummer en orden de marcha. Teniendo todo esto en cuenta, la ACEEE ha estimado que las emisiones del eléctrico están en unos 212 gramos de CO2 por kilómetro. Mucho más que la mayoría de los coches nuevos que circulan en la Unión Europea. Una cifra absurda que abre el debate de si todos los eléctricos deben tratarse por igual.

Conversaciones: