Híbridos y Eléctricos

LA NUEVA ESTACIÓN ESTARÁ LISTA EN 2020

La estación de servicio del futuro dará tres tipos de energías renovables

Científicos en Alemania trabajan en una estación de energías alternativas y renovables para abastecer electricidad, hidrógeno y metano para coches ecológicos.

La estación de servicio del futuro dará tres tipos de energías renovables.
La estación de servicio del futuro dará tres tipos de energías renovables.

Científicos del Centro de Investigación en Energía Solar e Hidrógeno Baden-Württemberg (ZSW), en Alemania, trabajan en un proyecto de una estación de servicio para energías alternativas y renovables, incluyendo electricidad, hidrógeno y metano, para abastecer a los coches eléctricos, de pila de combustible y de gas natural comprimido (GNC), respectivamente.

El Ministerio Federal de Asuntos Económicos y Energía de Alemania financia el proyecto con 1.3 millones de euros, aproximadamente. La estación comenzará en 2020 un período de prueba cinco años como parte de la iniciativa QUARREE 100, con la finalidad de probar la viabilidad del suministro de energía renovable y alternativa en áreas urbanas.

La movilidad vehicular seguramente cambiará notablemente en los próximos años. En el futuro cercano aumentarán los coches que funcionan con electricidad proveniente del viento y el sol. Lo mismo ocurre con los vehículos de pila de combustible alimentados con hidrógeno renovable y vehículos de GNC, que funcionan con metano, otro combustible alternativo que puede ser sintetizado a partir de energía eléctrica. A día de hoy, algunas estaciones suministran electricidad e hidrógeno, pero ninguna ofrece las tres energías combinadas (energía eléctrica, hidrógeno y metano), así que esta sería la primera.

Cómo funcionará la estación

Los científicos alemanes crearán un dispensador de energía múltiple. La idea es usar la red eléctrica para cargar las baterías de los automóviles eléctricos con electricidad renovable procedente de plantas de energía eólica y similares. Una batería grande almacenará la energía no utilizada cuando el suministro sea mayor que la demanda, y la dispensará cuando la demanda sea mayor que la oferta. "Si la batería está llena y la recarga de los coches eléctricos no puede agotarla, esta electricidad verde se convertirá en hidrógeno en un segundo paso", explica el científico Ulrich Zuberbühler de ZSW, según informa FuelCellWorks. Los vehículos con pila de combustible funcionan con este tipo de energía. Y si la producción de hidrógeno excede la demanda, el exceso de gas queda en un tanque de almacenamiento.

La estación de servicio incluirá una tercera etapa para producir metano cuando el tanque de almacenamiento de hidrógeno esté lleno y la demanda de los vehículos con pila de combustible sea baja. Después se agregará dióxido de carbono al hidrógeno para convertirlo en metano. Este combustible es el componente principal del gas natural, por lo que los automóviles de gas natural pueden usarlo fácilmente. Si el reabastecimiento de combustible de los automóviles no agota el suministro de metano, el excedente de gas se almacena y luego se canaliza a la red de gas natural cuando el tanque de almacenamiento se llena.

La prioridad del proyecto es aprovechar al máximo los recursos al minimizar las pérdidas de energía. Con esta estación no se perderá parte de la energía en la transformación y la pérdida de almacenamiento de la batería no supera el 10%. La electricidad verde representa alrededor de un tercio de la energía en la red eléctrica de Alemania, y su participación está creciendo. Se espera que esta cifra aumente a 65% para 2030.

Conversaciones: