Híbridos y Eléctricos

PARA DESARROLLAR LA ELECTRÓNICA Y EL SOFTWARE

Los ingenieros de Ford, confinados con un Mustang Mach-E para desarrollarlo desde casa

Ford ha mandado a casa a sus ingenieros y desarrolladores acompañados de un prototipo del Ford Mustang Mach-E para que continúen con el desarrollo de la electrónica y el software, que son componentes que pueden manejarse con las tecnologías de comunicación actuales.

Los ingenieros de Ford desarrollan en casa el software y la electrónica del Ford Mustang Mach-E.
Los ingenieros de Ford desarrollan en casa el software y la electrónica del Ford Mustang Mach-E.

El Ford Mustang Mach-E tiene previsto su lanzamiento en Estados Unidos este otoño. Sin embargo, la parada de facto a la que la crisis del coronavirus está obligando a toda la sociedad, puede hacer peligrar este objetivo. Dada la imposibilidad de trabajar reunidos en la oficina, Ford ha decidido mandar durante este confinamiento a sus ingenieros a casa acompañados con un prototipo del coche para continuar desarrollándolo, en todo lo que se pueda, y cumplir con los plazos que se ha marcado la compañía.

La información sobre esta estrategia de desarrollo de Ford ha sido publicada por The Detroit News. Ingenieros y calibradores de Ford se han llevado el Mustang Mach-E a su casa para continuar con las tareas en las que estaban trabajando, probar sistemas y recopilar datos. A través de la red, intercambian comentarios, fotos y vídeos de su trabajo. De esta forma se cumple con el confinamiento al que están obligados, se reducen las interacciones habituales en la oficina y por lo tanto los posibles contagios.

Pero, como todo el mundo puede imaginarse, tener un coche como el Mustang Mach-E en el garaje de casa no significa que se pueda salir con él a la calle en cualquier momento y realizar las pruebas que se harían de forma habitual. Los fabricantes cuentan con instalaciones de prueba de última generación y centros tecnológicos con equipos multimillonarios que generalmente precisan de la intervención de muchas personas trabajando en equipo. Si los empleados se ven obligados a quedarse en casa, no será posible mantener los cronogramas de trabajo previstos, porque hay cosas que no se pueden hacer desde garaje de casa. Así, por ejemplo, todo lo relacionado con la dinámica del coche, como son las suspensiones o los sistemas de freno, no se podrán tocar.

Ford-Mustang_Mach-E-2021_portada

Ford-Mustang_Mach-E.

Así que el trabajo se centrará en el desarrollo de la arquitectura electrónica y del software, para asegurar que todos los controles y calibraciones responderán como deben, de manera segura y fiable. Los desarrolladores cuentan con acceso remoto a la mayoría de las herramientas que emplean habitualmente de manera que en este caso pueden trabajar casi como lo hacen en la oficina.

Según afirma Aleyna Kapur, ingeniera de comunicaciones entre el hardware y el software, del Mustang Mach-E, “si queremos probar una calibración diferente, podré salir con él para recorrer unos kilómetros alrededor de mi casa, regresaré, miraré los datos y comprobaré cómo han funcionado los cambios”.

Para cumplir con las normas básicas de seguridad y de contagio, Ford ha procedido a desinfectar el interior de cada uno de los vehículos de prueba. Detroit, donde se encuentra la sede de Ford, ha sufrido una avalancha de casos de coronavirus en las últimas semanas desde que se informó del primer caso conocido el pasado 10 de marzo.

Ford mantiene las fechas anunciadas para el lanzamiento del Mustang Mach-E en otoño, aunque las cosas pueden cambiar en cualquier momento. Los confinamientos que se repiten por todo el mundo están obligando a los fabricantes a adaptar sus programas de trabajo a retrasar las entregas de automóviles e incluso a suspender campañas de publicidad.

Conversaciones: