Híbridos y Eléctricos

REDES VIRTUALES DE ENERGÍA

Japón utilizará baterías de coches eléctricos para estabilizar la red en caso de terremoto

El uso de la energía almacenada en las baterías de los coches eléctricos y en instalaciones estacionarias de almacenamiento doméstico proporcionará a Japón un sistema de redes virtuales para el aprovechamiento de las energías renovables y la estabilización de la red.

Sistema V2G del Nissan Leaf instalado en una vivienda.
Sistema V2G del Nissan Leaf instalado en una vivienda.

El gobierno japonés, en colaboración con Nissan y varias empresas de distribución y fabricación de baterías, está impulsando el uso de energías renovables y asegurando la estabilización de las redes eléctricas locales. Para lograr este propósito pretende crear una gran red de almacenamiento virtual formada por las baterías de los coches eléctricos y las unidades de almacenamiento estacionario instaladas en hogares y oficinas. Japón aspira a que las energías renovables proporcionen entre un 22 y un 24 por ciento de su mix energético en el año 2030, lo que supone un incremento del 15% respecto a 2016.

La empresa de servicios eléctricos Tepco Power Grid está trabajando con la empresa Kansai Electric Power, un reconocido fabricante de baterías estacionarias, en la viabilidad de una tecnología conocida como central eléctrica virtual o VPP. Este sistema permite administrar a través de internet pequeñas baterías tratándolas como una gran central de almacenamiento virtual. Las plantas de energía virtual mejorarán la capacidad de almacenamiento de energía solar y eólica facilitando el equilibrio entre la oferta y la demanda.

A través de estas plantas virtuales, Tepco podrá ajustar con mayor precisión el flujo de energía a las demandas de la red almacenándola en las horas valle y vertiéndola en las horas punta. Las baterías de la red almacenarán la energía sobrante durante el día y la distribuirán por la noche. Las VPP también pueden servir como baterías de emergencia en momentos de crisis. Estos sistemas de almacenamiento distribuido permitirán a los usuarios de coches eléctricos, los hogares y las empresas reducir su factura energética. El gobierno ofrecerá una serie de incentivos económicos a los consumidores que contribuyan a la estabilidad del suministro de energía que les permitirá recuperar su inversión en pocos años.

En el desarrollo inicial se administrarán hasta 500 baterías de forma simultánea, las cuales estarán operativas a partir de 2021. El objetivo del Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón es manejar a través de esta red una potencia de 50 MW capaz de alimentar a 15.000 hogares. Esta tecnología permitiría evitar cortes de luz como los que se produjeron en la isla de Hokkaido, al norte de Japón, tras el terremoto sufrido en la zona el pasado mes de septiembre.

Esquema del sistema V2G de Nissan

Esquema del sistema V2G de Nissan.

Coches eléctricos para estabilizar la red

Nissan, en colaboración con algunos de sus socios —Tohoku Electric Power y Mitsui— ha arrancado un programa piloto en la ciudad de Sendai, al noreste de Japón, aprovechando la energía almacenada en las baterías de una flota de coches eléctricos con el fin de ayudar a regular el suministro. Para ello se utiliza el sistema V2G que incorpora el Nissan Leaf, capaz de dirigir la energía del vehículo hacia la red, recargar la batería o introducirla al sistema según la demanda y el nivel de carga.

La experiencia alemana

En Alemania ya se han llevado la práctica real varias plantas virtuales VPP mediante la incorporación de operadores que gestionan de forma colectiva grupos de varios miles baterías, obteniendo a cambio beneficios económicos. Estas tecnologías pueden promover el almacenamiento y el uso de energía renovable generada localmente y reducir la dependencia de las plantas nucleares y de instalaciones de generación de energía que dependen de los combustibles fósiles.

Conversaciones: