Híbridos y Eléctricos

REPARTO A DOMICILIO

Kiwibot muestra sus robots eléctricos y su servicio automatizado de entrega a domicilio

Desde Kiwibot han presentado su robot eléctrico de reparto el cual comenzará a trabajar en 4 ciudades de Estados Unidos, aunque en los planes de la empresa se encuentra su expansión a otros países a lo largo de los próximos años.

PORTADA - Kiwibot presenta su robot de reparto
Kiwibot presenta su robot de reparto.

Pronto podremos pedir comida a domicilio y que llegue a nuestra casa. Esto lleva funcionando varias décadas, entonces ¿cuál es la novedad? Desde la empresa Kiwibot han presentado un pequeño robot vehicular íntegramente eléctrico que será el encargado de las labores de reparto a domicilio de manera autónoma. Este lleva funcionando varios meses en puntos de Estados Unidos. Hoy la firma presenta su plan de expansión a más ciudades.

Durante los últimos meses, desde Kiwibot, han realizado ya más de 150.000 entregas de comida a domicilio utilizando sus novedosos robots eléctricos y autónomos. Una vez comprobado que el servicio es efectivo y sus posibilidades son muchas, desde la firma han presentado sus nuevas ciudades donde darán servicio: San José, Miami, Pittsburgh y Detroit. Cada una de estas cuatro capitales recibirá un total de 10 robots que trabajará bajo un supervisor humano.

Desde la presentación de la marca, allá por el año 2017, ha construido un total de 400 robots con los que testar el servicio y el correcto funcionamiento de todas y cada una de sus funciones. Estas primeras unidades se implementaron en el campus universitario de California-Berkeley, donde comenzaron a realizar sus primeros repartos de corta distancia. Una vez comprobada su efectividad, en el año 2020 iniciaron un pequeño programa sobre la ciudad de San José. 

Hasta el momento, estos pequeños “trabajadores” de Kiwibot no han dado fallo en su funcionamiento. Tienen sensores de proximidad alrededor de toda su estructura y, a la misma vez que realizar el camino de reparto, también ejecutan un mapeo continuo del terreno, así como del tráfico o estado de la calzada y del acerado, a través de un sistema de recopilación de datos. De hecho, durante sus últimas pruebas, este robot ha entregado dichos datos a los ayuntamientos propios de las ciudades en las que se ha probado, resaltando aceras o carreteras en mal estado y que pudieran ocasionar algún tipo de peligro para los viandantes. 

El Kiwibot funciona de forma completamente autónoma

El Kiwibot funciona de forma completamente autónoma.

Su funcionamiento es sencillo. En el propio restaurante, el robot realiza una apertura de su compuerta, donde se aloja la comida o el pedido que se haya realizado. Una vez el encargado haya chequeado el estado del pedido en su interior, el robot cerrará y bloqueará su puerta. Acto seguido, cuando el robot haya llegado a su punto de entrega, enviará un mensaje o una notificación a la aplicación del cliente, donde podrá “desbloquear la puerta”, el cliente pulsará sobre ese botón en su smartphone y acto seguido podrá sacar su pedido del interior del robot. Una vez este proceso haya concluido, el robot cerrará su puerta y volverá al punto de origen para realizar un nuevo trayecto. 

Desde la firma Kiwibot, la cual no pertenece a ninguna cadena de restaurantes en exclusiva, ha cobrado por este servicio un total de 3,99 dólares a dichos restaurantes, los cuales han podido decidir si asumir este coste o traspasárselo al propio consumidor en el precio final. Muchas han visto este servicio como un posible punto de ahorro, ya que si este funciona correctamente, sería posible ahorrar en personal de reparto. 

Estos pequeños compañeros de trabajo tienen una pequeña batería alojada en su interior que le proporciona hasta 10 horas de uso que, una vez su batería se haya agotado, se podrán enchufar a una toma de corriente convencional, lo cual demorará su carga completa en 4 horas. El alcance máximo al que podrán llegar será de 20 kilómetros. Estos tienen la posibilidad de ser controlados mediante control remoto por un supervisor situado casi en cualquier punto de globo. 

Hasta ahora, esta empresa de pequeños robots de reparto, cuenta con más de 2340 kilómetros recorridos en su odómetro a través de 4 ciudades, donde ha podido mapear 600 kilómetros y realizar más de 20.000 entregas de datos a las autoridades competentes en la ciudad en la que obre su labor. En apenas unos años podríamos tener estos pequeños repartidores recorriendo nuestras calles. 

Conversaciones: