Híbridos y Eléctricos

PARA LOS ID.3 E ID4

Así es la logística tras la producción de baterías para coches eléctricos de Volkswagen

Volkswagen da a conocer el camino que sigue el proceso de fabricación de baterías para sus coches eléctricos desde que dejan la planta de LG Chem en Polonia hasta acabar dentro de sus ID.3 e ID.4.

Batería en proceso de fabricación por parte de LG Chem.
Batería en proceso de fabricación por parte de LG Chem.

Volkswagen quiere ser lo más transparente posible en todo el proceso de fabricación de sus coches eléctricos, ya que para que un coche eléctrico sea realmente respetuoso con el medio ambiente, también lo ha de ser su fabricación en la mayor medida posible. Ahora los alemanes revelan, entre otras cosas, la logística que se da para que las baterías acaben en el interior de sus Volkswagen ID.3 e ID4.

No es, sin embargo, el primer fabricante que apela a la ética a la hora de producir coches libre de emisiones durante su uso, y esta publicación parece una respuesta al llamamiento que Polestar hizo meses atrás, a través de su CEO Thomas Ingenlath, que en una entrevista instaba a los demás fabricantes a ser transparentes con los procesos de fabricación de baterías para los coches eléctricos.

Comenta Thomas Zernechel, Director de logística del Grupo Volkswagen: "Con esta cadena logística, ecológica y eficiente, estamos haciendo una contribución clave para reducir las emisiones dentro del Grupo y para la entrega del Volkswagen ID.3 y el ID.4 con un balance de carbono neutral".

Como ya sabíamos, las baterías no se fabrican en la misma ubicación en la que Volkswagen ensambla sus coches eléctricos. De hecho ni siquiera las fabrica Volkswagen, sino que son producidas por la taiwanesa LG Chem en su factoría polaca de Breslavia, desde donde también suministra a otros grandes fabricantes como Daimler, Porsche, Volvo, Audi, Renault o Jaguar.

volkswagen cadena suministro baterías

Cadena de suministro que siguen las baterías de Volkswagen desde su lugar de origen en la factoría de LG Chem en Polonia.

En Breslavia LG Chem fabricas las celdas y las agrupa por módulos, para ser recogidos por la empresa de transporte y logística internacional DB Cargo, que las transporta hasta la factoría de Brunswick, que pertenece a la empresa subsidiario del grupo alemán Volkswagen Group Components, que aunque curiosamente es la ubicación más antigua registrada bajo el nombre de la empresa alemana, juega un papel fundamental en todo el proceso de fabricación de tecnología eléctrica punta hoy día.

En Brunswick Volkswagen sí que da forma a los paquetes completos de baterías que más tarde serán transportados de nuevo pero esta vez se quedan en Alemania, en la otra planta de Volkswagen en Zwickau. Factoría de la que más tarde saldrán en su forma final los eléctricos basados en la plataforma MEB del grupo alemán, que actualmente son los Volkswagen ID.3 e ID.4.

En estos compases son un total de cinco trenes por semana los que viajan entre Brunswick y Zwickau, número que dice Volkswagen tendrá que aumentar conforme lo haga la demanda por sus coches eléctricos, que no ha empezado precisamente con mal pie el Volkswagen ID.3, con exitoso inicio de ventas en Europa.

Un total de casi 1.000 kilómetros por carretera entre Polonia y Alemania que Volkswagen se ha conseguido ahorrar gracias al transporte ferroviario. Esto supone un ahorro 22 toneladas de monóxido de carbono al cabo del año al sustituir los 60 camiones diarios que eran necesarios para todo este proceso de logística por trenes eléctricos que mueven un total de 22 vagones al día y que durante su cometido no emiten emisiones alguna a la atmósfera.

Conversaciones: