Híbridos y Eléctricos

RED EUROPEA DE CARGA RÁPIDA

Volvo se une a Ionity ofreciendo carga rápida a 0,35 €/kWh, aunque tiene letra pequeña

Volvo ha llegado a un acuerdo con Ionity para ofrecer a sus clientes un precio ventajoso de 0,35 €/kWh en la red de carga rápida. Además, Volvo rediseñará su aplicación para convertirla en una "plataforma de carga digital consolidada" con funcionalidades nuevas.

volvo-recharge-ionity
Volvo C40 Recharge y XC40 Recharge en un puesto de carga público

La transformación de la industria con la llegada y el avance del coche eléctrico es más que evidente, y también atañe a la distribución de la fuente de energía, en este caso la electricidad. Con la gasolina y otros combustibles de origen fósil, fabricantes de coches y proveedores (gasolineras) trabajaban de manera independiente pero con el coche eléctrico las marcas han encontrado una manera de ganar dinero proveyendo la energía necesaria a los coches. Es el caso de Ionity, un consorcio creado inicialmente por BMW, Daimler, Ford y Volkswagen al que después se han unido más fabricantes; el último en llegar, Volvo.

La marca sueca quiere ofrecer a los clientes de sus coches eléctricos, los Volvo 'Recharge', ciertas facilidades a la hora de acceder a la red de carga rápida de Ionity, que abarca actualmente unas 340 estaciones en 24 países europeos. A partir del julio de este mismo año, los conductores de un Volvo puramente eléctrico pagarán 0,35 €/kWh, frente a los 0,79 €/kWh que suele ser la tarifa habitual para la carga super rápida de Ionity.

Volvo se une así a otros fabricantes, como el caso de Audi, Hyundai o Porsche (además de los mencionados en el primer párrafo), que ofrecen precios más asequibles para recargar sus vehículos eléctricos. Eso sí, esta condición ventajosa suele tener letra pequeña y el caso de Volvo no es una excepción, ya que la tarifa de 0,35 euros por kWh recargado es válida solamente durante los primeros 12 meses de propiedad del coche. Los clientes de Volvo deberán hacerlo, además, a través de la plataforma Plugsurfing.

El fabricante sueco dice que quiere ofrecer a sus clientes una experiencia de recarga «que sea cómoda y sin complicaciones» y ha asegurado que su objetivo es «reducir continuamente» los costes de recarga para sus clientes, mejorar la experiencia y ampliar las redes de carga. Por eso también va a renovar su aplicación para teléfonos móviles 'Volvo Cars' para transformarla en toda una plataforma digital integral, acorde a los nuevos tiempos.

La aplicación se pondrá a la orden del día, y en línea con otros rivales de la competencia, e integrará funcionalidades como la navegación hasta las estaciones de carga, el control remoto de la carga, notificaciones de carga y control de los pagos. Todavía no se ha anunciado la fecha de lanzamiento de esta nueva versión de la app de Volvo; hasta entonces, los clientes de un Volvo eléctrico deberán utilizar la aplicación Plugsurfing para beneficiarse de la tarifa reducida o bien de la tarjeta de esta misma compañía.

Conversaciones: