Híbridos y Eléctricos

ANÁLISIS DE PRODUCCIÓN

Este año se fabricarán 2,6 millones de coches menos y alertan sobre la falta de paladio

El mundo vive una época oscura. El mercado del automóvil encadena dos años de problemas que todavía no tienen fin. La pérdida de producción se puede agudizar ante la falta de nuevos materiales.

FOTO-Cuerpo
Este año se fabricarán 2,6 millones de coches menos

El mercado está sufriendo las consecuencias de la gran inestabilidad mundial. Desde hace más de dos años el sector de la automoción ha pasado por múltiples crisis. Desde las provocadas por la pandemia de la COVID-19 hasta los últimos resultados geopolíticos de Europa del Este. Ante esta situación, S&P Global Mobility reduce las previsiones de fabricación de coches para este año y el curso siguiente, ya que estima que los problemas de suministros se alargarán en el tiempo.

El último pronóstico de la agencia es una reducción de 2,6 millones de unidades para 2022 y 2023, respectivamente. Para ser más exactos estamos hablando de que la producción de vehículos ligeros a nivel mundial se recortará a los 81,6 millones de unidades para este curso y a los 88,5 millones de vehículos para 2023. A pesar de que se espera un repunte en la producción, las previsiones siguen recortándose frente a años anteriores. Posiblemente nunca se vuelvan a ver datos anteriores a la pandemia.

El continente más castigado por semejante situación será Europa. En 2022 se dejarán de fabricar 1,7 millones de unidades. Cada día nos despertamos con parones en la producción o graves problemas para la fabricación de coches. De esas 1,7 millones de unidades menos, al menos un millón se perderán por la falta de demanda en los países implicados en el conflicto entre Ucrania y Rusia. El resto se divide entre los graves problemas ante la logística de suministros y la pérdida de componentes procedentes de Ucrania.

FOTO-Portada
En Europa en 2022 se fabricarán 1,7 millones de coches menos.

A pesar de que Europa será la zona que más sufra las consecuencias, estamos hablando de un problema mundial. Estados Unidos perderá 480.000 unidades en 2022 y 549.000 unidades en 2023, o al menos esas son las estimaciones. En ese caso la dependencia es algo menor, pero S&P alerta del riesgo que puede suponer para la industria la pérdida total del paladio procedente de Rusia. Según los analistas este podría ser el causante de la próxima gran crisis de materiales.

Aunque se establece como una situación poco probable, la interrupción repentina en el suministro de paladio podría provocar una detención inmediata de la producción de muchos de los vehículos ligeros que circulan actualmente en el mundo, incluidos los híbridos e híbridos enchufables, ya que se trata de un elemento indispensable para la fabricación de convertidores catalíticos de los tubos de escape. Aunque hay elementos sustitutivos posibles, estos también resultan caros, y su producción mayoritaria sigue estando en Rusia.

También se alerta que es muy posible que las cifras se revisen a la baja a medida que se extienden los problemas. El riesgo de sufrir más pérdidas es alto. Los análisis demuestran que en el peor de los casos la producción de vehículos ligeros sufriría un importante retroceso de cuatro millones de unidades para este año y el que viene. Si hacemos una suma general, hablamos de una pérdida de 25 millones de vehículos desde ahora hasta el año 2030.

Conversaciones: