Híbridos y Eléctricos

ADAPTARÁ SUS PLANES A LOS NUEVOS LÍMITES DE EMISIONES

Volkswagen acelerará sus planes para el coche eléctrico

Volkswagen se verá obligado a revisar sus planes de producción de vehículos eléctricos tras el acuerdo de la Unión Europea de elevar las exigencias de reducción de emisiones de CO2 en 2030 a un 37,5%.

Volkswagen revisará sus planes de electrificación.
Volkswagen revisará sus planes de electrificación.

El acuerdo alcanzado por la Unión Europea para reducir un 37,5% el CO2 emitido por los coches nuevos en el año 2030 puede obligar a Volkswagen a acelerar sus planes enfocados a la producción de vehículos eléctricos. La hoja de ruta del fabricante alemán prevé reducir las emisiones del conjunto de su flota en un 30% en 2030, que se queda por debajo del acuerdo establecido. Para ello había trazado una estrategia que tenía como objetivo disponer de una oferta con la que lograr que el 40% de sus ventas fuese de vehículos completamente eléctricos en 2030.

Así lo ha anunciado su consejero delegado, Herbert Diess, tras la publicación de la medida por parte de la Unión Europea. “Esto significa que nuestro programa de reestructuración planificado no es suficiente”, reconoció Diess. Volkswagen tiene previsto invertir 30.000 millones de euros en los próximos cinco años para reducir las emisiones de su gama. Diess ha anunciado que deben revisar gran parte de sus planes el próximo otoño para ofrecer una oferta tangible en el mercado.

El directivo apunta que será necesario reestructurar la cartera de productos, reduciendo todavía más la oferta basada en motores de combustión, y adecuar las plantas de fabricación de celdas de baterías para asumir una mayor demanda.

2018 Beijing International Automotive Exhibition

Herbert Diess, consejero delegado de Volkswagen, con la nueva familia de coches eléctricos de la marca.

La Unión Europea también escuchó las advertencias de Alemania, donde la industria automotriz tiene una gran repercusión económica, sobre el daño que pueden causar sobre el empleo y el sector la imposición de objetivos complicados de cumplir. La Asociación Alemana de fabricantes de automóviles demandaba una reducción del 35% en las emisiones de CO2 para proteger los 436.000 empleos industriales que tienen alguna relación con la fabricación de vehículos de gasolina y diésel.

El ministro de economía alemán, Peter Altmaier, admite que los vehículos de combustión interna son responsables de una gran parte de la economía alemana y que estos objetivos aprobados “están al límite de lo que es técnica y económicamente viable”. Sin embargo, “aunque ahora se trate de recorrer un tramo difícil”, estos acuerdos ayudarán a la industria a aceptar que los motores de combustión y las plataformas deben estandarizarse.

En el acuerdo se ha establecido un paso previo que exige la reducción del 15% de las emisiones de CO2 en 2025. Finalmente no se han incluido multas para los fabricantes con tasas de vehículos de cero o bajas emisiones inferiores a las requeridas, ni tampoco incentivos por la venta de híbridos enchufables. Sí se contabilizarán dobles los híbridos que se vendan en algunos países, principalmente de Europa Central y del Este.

Conversaciones: