Híbridos y Eléctricos

Volkswagen pone precio a sus seis plantas de baterías europeas: 30.000 millones de euros

Volkswagen busca socios externos para financiar las seis plantas de baterías que quiere tener funcionando en Europa a finales de esta década: la inversión asciende a 30.000 millones de euros, que incluyen también con el suministro de materias primas.

precio palntas baterias volkswagen
El Grupo Volkswagen le pone precio a las seis fábricas de baterías europeas: 30.000 millones de euros, que incluyen el suministro de materias primas.

Las seis plantas de baterías que el Grupo Volkswagen tiene previsto levantar en suelo europeo para abastecer la producción de sus coches eléctricos precisarán de una inversión de 30.000 millones de euros. El consejero delegado de Volkswagen Group Components y miembro del consejo de administración, Thomas Schmall, ha puesto por primera vez precio a una de las estrategias clave de su electrificación, que también incluye el suministro de las materias primas fundamentales. Ahora, el grupo alemán busca socios externos para financiarla.

Las seis plantas que Volkswagen tiene previsto construir en Europa deberían estar a pleno funcionamiento a finales de esta década, según ha declarado Schmall en una entrevista en Reuters Next conference. El impulso en el desarrollo de nuevas celdas y en la construcción de baterías es un pilar clave para el objetivo de Volkswagen de superar a Tesla y convertirse en el principal fabricante de coches eléctricos del mundo.

“Estamos hablando de 25 a 30 mil millones (de euros) incluida la cadena vertical de suministro de materias primas, no solo las fábricas”, aclaró Schmall. El dirigente advirtió que Volkswagen no tendría que tomar la iniciativa total en la financiación sino que apunta a un modelo 50/50, contando con la asociación de terceras empresas. Una asociación que por ahora está en fase de negociación y para la que el grupo alemán tiene unas condiciones muy exigentes. “Depende del modelo de asociación que establezcamos en los próximos meses. Estamos abiertos a discutirlo. Para nosotros es necesario que podamos controlar la hoja de ruta tecnológica, el tiempo, los costes y la disponibilidad para permitir nuestro despliegue”.

De las seis plantas previstas, dos ya están en marcha. Una de las empresas con las que ya mantiene un acuerdo es la sueca Northvolt, que comenzará a producir celdas de baterías para Volkswagen en 2023. La segunda planta, que construirá con la empresa china Gotion High-Tech en Salzgitter, Alemania, arrancará en 2025. Para finales de la década se construirán otras cuatro plantas más. Las localizaciones más probables son España, un país de la Europa del Este y dos ubicaciones más que todavía no se han desvelado.

La inversión en cada una de las plantas se sitúa en una horquilla entre los 1.000 y los 2.000 millones de euros. Uno de los condicionantes es la capacidad anual de producción que se les asigne, entre un mínimo de 40 GWh hasta un máximo de 80 GWh. Esta, por su parte, depende de la química que se emplee en la composición de las celdas y de la disponibilidad de suministros públicos, como es el caso de la energía o el agua.

Sin embargo, la capacidad de producción es solo una parte de la ecuación en el coste de las plantas. Volkswagen también tiene que asegurarse la obtención de suficientes materias primas para ellas, principalmente, litio níquel y cobalto. Según Schmall, esto requiere un enfoque muy proactivo en el establecimiento de asociaciones que en algunas semanas podrán ser por fin anunciadas.

Volkswagen presentará su próximo plan de inversiones para los próximos cinco años al consejo de supervisión el 9 de diciembre. Para cumplir con las exigencias del suministro, está siguiendo una combinación de estrategias que incluyen convertirse en accionista de una empresa minera. “Hay que adaptar cada solución a cada materias prima específica".

Cada estrategia también requiere asegurarse de que los materiales se adquieren de manera sostenible, lo que, en el caso de Volkswagen está supervisado por informes de transparencia, calificaciones de proveedores y los esfuerzos para eliminar algunos materiales de sus baterías, en particular el cobalto. El objetivo es garantizar que toda la cadena de producción sea sostenible asegurando la neutralidad en carbono para 2050 a más tardar. Solo con la producción de vehículos eléctricos no es suficiente para Volkswagen, asegura Schmall: “les mostramos que nos estamos preocupando de ser sostenibles desde el primer paso, desde el proceso de minería, hasta el último punto de la vida útil de las baterías y del automóvil, incluido su reciclaje”.

Conversaciones: