Híbridos y Eléctricos

LLEGARÁ CON LA TERCERA GENERACIÓN DEL MODELO

El Volvo XC90 Recharge eléctrico llegará en 2022, junto a una nueva fábrica de baterías de Volvo

El Volvo XC90 Recharge se convertirá en la versión eléctrica del XC90, que llegará a finales de 2022 ya con la tercera generación del modelo. Se convertirá en el tercer coche eléctrico de Volvo, tras el XC40 Recharge y el Polestar 2.

El Volvo XC90 Recharge eléctrico llegará en 2022, junto a nueva fábrica de baterías
El Volvo XC90 Recharge eléctrico llegará en 2022, junto a nueva fábrica de baterías

Volvo ya está desarrollando la tercera generación del XC90, que llegará con una importante novedad: la inclusión de una variante totalmente eléctrica. El Volvo XC90 Recharge será el segundo SUV eléctrico de Volvo, tras la presentación el pasado mes de octubre del XC40 Recharge, y se convertirá en el buque insignia de Volvo en la nueva era de la movilidad eléctrica. Pero no sólo eso: el nuevo XC90 llegará acompañado de una nueva fábrica de baterías para coches eléctricos que Volvo construirá en Estados Unidos.

El Volvo XC90 Recharge eléctrico estará construido sobre una nueva generación de la plataforma escalable SPA2, una evolución de la existente con un diseño más adaptado a los coches electrificados. El SUV eléctrico más lujoso de Volvo llegará al mercado a finales del año 2022, fecha en que la generación actual del modelo habrá cumplido ya una década. Cuando llegue al mercado se convertirá en un rival más para los todocaminos eléctricos premium como el futuro BMW iNext, el Audi e-tron o el Jaguar I-Pace.

De momento no se conocen más detalles a nivel técnico sobre este modelo, aunque es de esperar que monte una batería de mayor capacidad que el XC40 Recharge (cuya batería recordemos tiene 78 kWh) y su mecánica tenga una potencia superior. El XC90 Recharge será el tercer modelo completamente eléctrico de Volvo, tras el Polestar 2 y el XC40 eléctrico.

Lo que sí sabemos es que el futuro Volvo XC90 eléctrico se construirá en la fábrica estadounidense que tiene Volvo en Carolina del Sur, que recibirá una inversión de 540 millones de euros (600 millones de dólares) para acoger la línea de producción de este nuevo modelo y construir unas nuevas instalaciones para fabricar baterías de coches eléctricos.

Volvo no ha ofrecido detalles sobre qué proporción de la capacidad total de la planta se destinará a producir el XC90 eléctrico, pero un portavoz de la marca sí ha confirmado que la fábrica de baterías estará finalizada para finales del próximo 2021. En la fábrica, inaugurada hace menos de dos años, se han invertido en total alrededor de 950 millones de euros y trabajan actualmente unas 1.500 personas ensamblando el Volvo S60.

El futuro de Volvo pasa por una completa gama de coches híbridos y eléctricos

En los últimos años, Volvo ha ido poco a poco preparando el terreno para la electrificación de su gama. El pasado mes de octubre anunció la creación de una filial independiente junto a Geely para desarrollar los motores de combustión de los híbridos y poder «despejar el camino» hacia los coches eléctricos. El fabricante sueco quiere que para el año 2025 la mitad de sus ventas sean coches eléctricos y la otra mitad corresponda a modelos híbridos e híbridos enchufables.

Además, se ha marcado el objetivo de reducir un 40 por ciento las emisiones de carbono para 2025 y en los próximos cinco años lanzarán cinco nuevos modelos completamente eléctricos. Este año llegarán los dos primeros: el XC40 Recharge y el Polestar 2, que llegará dispuesto a ponérselo muy difícil al Tesla Model 3 y cuyas primeras entregas están previstas para junio.

Conversaciones: