Híbridos y Eléctricos

PENSADA PARA UN USO URBANO

Maxwell Stoic, la nueva bicicleta eléctrica cuya diferencia es que no parece ni nueva, ni eléctrica

Con un diseño del cuadro en el que no aparecen zonas abultadas que esconden la batería y el motor, y un peso de 17 kilogramos, la bicicleta eléctrica Stoic logra alcanzar unas prestaciones correctas para moverse discretamente por la ciudad.

Stoic, una bicicleta eléctrica cuyo diseño y peso hacen que parezca antigua y convencional.
Stoic, una bicicleta eléctrica cuyo diseño y peso hacen que parezca antigua y convencional.

La primera impresión que ofrece la Maxwell Stoic es la de una bicicleta urbana con ruedas grandes de 28 pulgadas, que podría pasar totalmente desapercibida. Esto sería así si no fuera porque en realidad es una bicicleta eléctrica que tan solo pesa 17 kilogramos, incluidos motor, la batería y todos los accesorios. A cambio, las prestaciones tampoco se quedan atrás. Es capaz de ofrecer hasta 128 kilómetros de autonomía y asistir al pedaleo del ciclista hasta una velocidad máxima de 30 km/h. ¿Cómo se consigue esto?

Maxwell Motorbikes se plantea ofrecer una bicicleta eléctrica que no lo parezca. Porque lo que parece es una bicicleta clásica. No hay barras sobredimensionadas ni tubos con formas extrañas en el marco para albergar la batería o los componentes electrónicos. Tampoco es visible aparentemente el motor eléctrico, que en este caso se sitúa en el buje de la rueda trasera y se esconde tras el disco de freno. Parece más bien una bicicleta antigua que, desde luego, no llama la atención. Y eso puede ser una cualidad muy buena para quien se mueva por zonas urbanas y tema que una bicicleta muy aparente pueda convertirse en un capricho para los ladrones.

Diseño Maxwell Stoic

El diseño de la bicicleta eléctrica Maxwell Stoic destaca precisamente por no destacar.

Sin embargo, los desafíos a los que se ha enfrentado el equipo de desarrollo son muy importantes ya que no es sencillo incluir el extra de componentes que exige una bicicleta eléctrica en prácticamente el mismo espacio que ofrece una bicicleta convencional. El primero de ellos es no elevar su precio por encima de un límite que la convierta en un vehículo incómodo. Para eso han optado por un cuadro clásico fabricado en aluminio aeronáutico 6061 que tan solo pesa entre siete y nueve kilogramos. Al montar sobre él motor, batería, cableados y componentes electrónicos el peso, incluidos los accesorios, es de tan solo 17 kilogramos. Un peso pluma si se considera que muchas bicicletas eléctricas que pesan alrededor de 25-30 kilogramos son todavía consideradas livianas.

 

Sin embargo, esto no significa que Maxwell haya tenido que sacrificar prestaciones. Para ello ha realizado una elección de componentes muy minuciosa. El motor eléctrico que se sitúa en el buje de la rueda trasera cuenta con una potencia de 300 W y es capaz de asistir al pedaleo hasta una velocidad de 30 km/h. Ambas cifras son superiores incluso a las que permite la legislación europea para clasificar a este vehículo como un EPAC y liberarle del seguro y de la matrícula, que las limita a 250 W y 25 km/h. La batería que lo alimenta funciona a 36 V y 10, 5A tiene una capacidad de 360 Wh. Dependiendo del ciclista, del terreno y de la exigencia, la autonomía varía entre los 32 y los 128 kilómetros.

Maxwell Stoic pesa 17 kilogramos

Incluidos los accesorios, la bicicleta eléctrica Maxwell Stoic tan solo pesa 17 kilogramos.

Ante estas características, la pregunta que se hace cualquiera que la compare con otras bicicletas es ¿cómo se consigue todo esto sin que se note en el diseño? La respuesta puede estar en el controlador firmado por Sine Wave, una prestigiosa marca de componentes electrónicos para bicicletas eléctricas. A través de él se seleccionan los cinco niveles de asistencia configurables que ofrece a través de los controles de la pantalla LCD que incluye en el manillar. Desde esa pantalla, además de la configuración de la bicicleta, la información sobre su estado y las estadísticas del viaje, también se puede manejar la iluminación, completamente integrada y alimentada por la batería principal.

 

Incluye además frenos con accionamiento hidráulico y discos de la marca Tekro de 180 mm y neumáticos Kenda 700x38C. La eliminación del cambio de marchas, que incluiría un cassete de piñones, un desviador, los cables y las manetas ayuda a reducir el peso. Una solución lógica en una bicicleta así, pensada para recorridos urbanos, en los que casi nunca lo necesitará y que además simplifica la mecánica y el mantenimiento.

Además, de serie, incluye algunos accesorios imprescindibles para su uso como es el portaequipajes sobre la rueda trasera o los guardabarros que cubren prácticamente las dos ruedas. La venta de a Maxwell Stoic se realiza a través de la plataforma de micro financiación Indiegogo donde ya ha conseguido recaudar la cantidad que se propuso. El precio que hay que pagar para hacerse con una de ellas es de 1.018 euros, con las primeras entregas previstas para marzo de 2021.

Conversaciones: