Híbridos y Eléctricos

EN COLABORACIÓN CON FOXCONN

Fisker anuncia un nuevo coche eléctrico “revolucionario” perteneciente a un nuevo segmento

El primer resultado de la colaboración entre Fisker y Foxconn es el Project PEAR, un coche eléctrico revolucionario por su diseño y por su tecnología que creará un nuevo segmento en la industria y que se desarrollará en tan solo 24 meses.

Boceto Project PEAR de Fisker y Foxconn
Boceto del nuevo coche eléctrico fruto de la colaboración entre Fisker Automotive y Foxconn.

Fisker Automotive ha anunciado el desarrollo de un nuevo coche eléctrico, que ha calificado como “revolucionario”, en colaboración con el fabricante de productos electrónicos Foxconn, conocido por fabricarle el iPhone a Apple o la consola Xbox a Microsoft. El nuevo modelo estrenará un nuevo concepto de automóvil innovador de tal manera que creará un nuevo segmento en la industria del automóvil. Gracias a la colaboración de las dos empresas y a la implementación de las tecnologías TIC en todos los procesos, el desarrollo de este vehículo solo necesitará 24 meses.

En paralelo al lanzamiento de su primer modelo, el Fisker Ocean, un SUV eléctrico que comenzará su etapa de comercialización en los próximos meses, el fabricante californiano se ha embarcado en un proyecto denominado Project PEAR (Personal Electric Automotive Revolution por sus siglas en inglés) con el que romperá “todas las convenciones de la industria automotriz”. Este vehículo será fruto de la firma del memorando de entendimiento con la empresa taiwanesa Hon Hai Technology Group, también conocida como Foxconn, que ya fabrica productos electrónicos de consumo para las principales compañías tecnológicas de Estados Unidos y Japón. La colaboración se centrará inicialmente en el diseño, la implementación de tecnología y la fabricación de este nuevo vehículo.

Henrik Fisker, presidente y director ejecutivo de Fisker ha afirmado que la creación de Project PEAR con Foxconn “reúne a dos empresas complementarias y afines centradas en la creación de nuevo valor en una industria tradicional”. Según el dirigente el nuevo vehículo “traspasará las fronteras sociales” gracias a que ofrecerá a sus usuarios una combinación de tecnología avanzada, diseño, innovación y una buena relación calidad-precio, “cumpliendo al mismo tiempo nuestro compromiso de crear los vehículos más sostenibles del mundo”.

Hasta ahora, la única imagen que se ha ofrecido de este nuevo vehículo es un boceto bastante rudimentario en el que adivina con muy poco detalle el futuro diseño. La intención del Fisker es mantener el misterio sobre él durante el mayor tiempo posible. “El boceto del diseño indica la dirección que estamos tomando. Sin embargo, con el nivel de innovación planeado tengo la intención de mantener el diseño final como una sorpresa hasta el último momento”.

El vehículo se desarrollará de manera conjunta, será fabricado por Foxconn y se venderá bajo la marca Fisker. El objetivo es que el vehículo se fabrique en altos volúmenes de producción, 250.000 unidades anuales, con el objetivo de alcanza los mercados automovilísticos más importantes del mundo incluyendo América del Norte, Europa, China e India.

La colaboración Fisker-Foxconn acelera el desarrollo de los vehículos eléctricos

La colaboración entre Foxconn y Fisker va más allá del desarrollo del Project PEAR. Su intención es revolucionar el modelo actual de la industria del automóvil introduciendo las capacidades de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) para ayudar a los fabricantes a acelerar su transición a procesos de fabricación y modelos comerciales nuevos, innovadores y eficientes. 

Debido al rápido programa de desarrollo del Project PEAR, las negociaciones para cerrar los pormenores del acuerdo se cerrarán en el segundo trimestre de 2021 y el inicio de la producción está previsto para el cuarto trimestre de 2023. La colaboración entre las dos empresas acelerará el desarrollo de este vehículo de tal manera que desde el inicio del proceso, incluyendo las fases de diseño y desarrollo, hasta llegar a la etapa final de producción tan solo serán necesarios 24 meses, lo que “reduce a la mitad el tiempo habitual que se requiere para llevar un nuevo vehículo al mercado”, asegura el presidente de Foxconn Technology Group, Young-way Liu.

Conversaciones: