Híbridos y Eléctricos

INCLUIDA ESPAÑA

Mullen llega a Europa con el pequeño coche eléctrico I-GO, por poco más de 15.000 euros

El fabricante estadounidense Mullen ha anunciado su intención de comercializar en Europa a finales de este mismo año el I-GO, un pequeño coche eléctrico urbano adecuado para las labores de reparto de ultima milla.

Mullen i-go coche electrico reparto ultima milla-portada
Mullen i-go coche electrico reparto ultima milla-portada

La startup estadounidense de automóviles eléctricos Mullen ha anunciado su intención de aterrizar en Europa, incluida España, a finales de este año con un primer vehículo eléctrico muy particular. Se trata del Mullen I-GO, un pequeño automóvil eléctrico fabricado en China que, según la compañía, se utilizará principalmente para la logística de última milla. Su atractivo precio y su rápida disponibilidad puede ser un aliciente en un mercado en el que escasean este tipo de vehículos.

Mullen dice en el comunicado que el I-GO está homologado según los estándares de la Unión Europea y está "listo para la venta en el Reino Unido, Alemania, España, Francia e Irlanda". Los primeros vehículos, que se entregarían en Alemania, están programados para diciembre de 2022. El precio inicial de este pequeño automóvil eléctrico es inusualmente bajo para las ventas planificadas en Europa, 11.999 dólares netos (unos 12.168 euros al cambio actual). A este precio hay que añadirle el IVA y los costes del transporte, lo que lo situaría algo por encima de los 15.000 euros, lo que sigue siendo un precio muy competitivo.

Por ahora no hay muchos datos sobre el Mullen I-GO. Los que se conocen son escasos y tampoco son oficiales. La distancia entre ejes que se da como especificación original es de 96 pulgadas, es decir 2,44 metros. La batería que alimenta el sistema motriz eléctrico es de 16,5 kWh aunque se desconoce la potencia del motor que alimenta, del que solo se sabe que está situado en el eje trasero. Con un peso de 795 kilogramos, se espera que el vehículo tenga una autonomía (en el antiguo ciclo europeo NEDC) de 200 kilómetros, pero no hay datos sobre esta cifra en el nuevo ciclo WLTP (que será aproximadamente de 150 kilómetros), ni se menciona la capacidad de carga útil ni el volumen de carga.

Según Mullen, existe una gran demanda de vehículos eléctricos de reparto urbano en el mercado europeo. Como resultado, la compañía asegura que quiere aprovechar la oportunidad para “extender su alcance de marca y marketing al mercado europeo a través de su asociación con los fabricantes de I-GO”. Mullen afirma que ha asegurado los derechos exclusivos de venta, distribución y marca para I-GO.

Si bien Mullen posee estos derechos, todavía no existe una red de distribución europea que se encargue de esta comercialización. Con este fin, la empresa está en negociaciones de licencia con socios potenciales, aunque por ahora no hay detalles sobre el avance de estas conversaciones. “La introducción del I-GO, un vehículo totalmente homologado por la UE, creará oportunidades para la empresa en Europa, donde existe una gran demanda de este tipo de vehículos de reparto pequeños”, asegura David Michery, CEO de Mullen.

Mullen fabricacion baterias realidad humo-portada
Mullen ha tenido un historial problemático con varios cambios de estrategia, acusaciones sobre irregularidades en los pedidos adelantados de sus coches eléctricos y dudas sobre la realidad de la tecnología de baterías que anuncia.

Mullen, el debate entre el humo y la realidad

Si bien Mullen no es un nombre muy conocido en la industria del automóvil, si ha dado sus primeros pasos en ella con la presentación del Five en el Auto Show de Los Ángeles en 2021. Además de este SUV eléctrico, también ha anunciado dos vehículos eléctricos más para su catálogo: la furgoneta One EV Cargo y el deportivo DragonFly EV.

Mullen ha sido noticia recientemente tras la adquisición del Bollinger Motors y ELMS sin que por ahora haya entregado ni uno solo de sus prometidos vehículos eléctricos a los clientes. La compañía ha tenido un historial problemático. Cambió completamente de estrategia varias veces. Primero quería construir una berlina eléctrica, luego, en 2018, pasó a producir el automóvil deportivo eléctrico chino Qiantu K50 en los EE.UU. Solo dos años después anunció un SUV eléctrico que debería haberse concretado en 2021. Además ha sido atacada por Hindenburg Research, que la ha acusado sobre supuestas irregularidades en la estimación de sus pedidos y sobre el estado de desarrollo de su tecnología de baterías.

En mayo, anunciado la conversión de su planta en Monrovia, California, para arrancar la producción de paquetes de baterías para sus vehículos eléctricos. Respecto a su primer modelo, la primera generación tiene previsto su lanzamiento en 2024, todavía con baterías de litio convencionales. El año siguiente, la empresa californiana iniciará las pruebas de la segunda generación en la que ofrecerá ya baterías de electrolito sólido. Se trata de una tecnología que el fabricante ha denominado “celdas de polímero en estado sólido”, es decir, el electrolito por el que viajan los iones de litio, en lugar de ser líquido, será un polímero semisólido.

Conversaciones: