Híbridos y Eléctricos

LA AUTONOMÍA MENOR DE TODA LA GAMA

Este puede ser el Tesla Model Y más barato que se pueda comprar, ¿con celdas LFP?

Una nueva variante del SUV eléctrico californiano ha obtenido la aprobación de la EPA homologando 279 millas de autonomía (450 kilómetros), la menor de toda la gama, lo que hace dudar de que implemente las nuevas baterías estructurales con celdas 4680, ¿qué es entonces?

Tesla Model Y 289 millas de autonomia-portada
Una nueva variante del Tesla Model Y con 279 millas de autonomía (450 kilómetros) aparece homologada por la EPA, la menor de todas las variantes ya a la venta.

Tesla ha obtenido la aprobación de la EPA americana para poder comercializar una nueva variante del SUV eléctrico Tesla Model Y. La nueva versión ha aparecido hace pocas horas en la web FuelEconomy.gov, lo que demuestra que la agencia ha probado y verificado el vehículo. En su ficha técnica aparece una autonomía homologada en el ciclo americano de 279 millas (450 kilómetros), lo que significa que es la baja en relación al resto de los componentes de la gama.

En Estados Unidos se venden dos versiones del Model Y: el Long Range, por 59.990 dólares y Performance, 64.990 dólares (precios sin gastos de gestión, transportes ni tarifa). El primero tiene una autonomía de 314-330 millas (en función de las llantas elegidas) y el segundo de 303 millas. En España, el Model Y se vende como “Gran Autonomía” por 64.000 euros y como Performance por 70.000 euros con 533 y 514 kilómetros de autonomía respectivamente. En todos los casos se trata de configuraciones mecánicas con motor dual y tracción total.

La EPA enumera ahora otra versión denominada Model Y Standard Range RWD, que Tesla ya ofreció brevemente el año pasado antes de descontinuarlo definitivamente, después de que el director ejecutivo Elon Musk dijera que no estaba satisfecho con su autonomía. La nueva versión que se añade a la lista de modelos de 2022 es interesante, especialmente con el inminente lanzamiento del Model Y fabricado en Gigafactoría de Texas.

Recientemente se filtró que Tesla estaba esperando la aprobación por parte de la EPA del Model Y construido en esta nueva factoría de Austín. Esta variante equiparía las nuevas baterías estructurales formadas por celdas 4680 formando parte de un chasis creado a partir de grandes piezas de fundición.

Sin embargo, la autonomía homologada por la nueva versión, de tan solo 279 millas, arroja un jarro de agua fría sobre estas expectativas, puesto que no es una cifra de esperable para estas nuevas celdas que debería elevar el rendimiento. La confusión quizás procede del anuncio realizado por la propia Tesla de que ya había sido capaz de producir un lote un millón de celdas 4680 en sus instalaciones de Kato Road, en California un logro del que estaba muy orgulloso pero que no tiene porqué significar que las celdas 4680 ya están listas para instalarse en miles de unidades del Model Y. El millón de celdas que ya se habían producido tan solo podrían servir para empaquetar con ellas unos 1.200 baterías del Model Y, según el investigador de la industria Benchmark Mineral Intelligence

Tesla Model Y 289 millas de autonomia-interior
Fichas publicadas por la EPA en FuelEconomy.gov.

Descartada esta posibilidad, el nuevo Model Y aparecido en la página del gobierno debe tratarse de una versión de entrada a la gama que utilizará baterías con celdas LFP (litio ferrofosfato). La enorme demanda de baterías propiciada por el incremento de la oferta de vehículos eléctricos ha llevado a Tesla a tomar la decisión de recurrir a las baterías LFP (litio ferrofosfato) en sus variantes de Autonomía Estándar. Y quiere hacerlo sin renunciar a localizar la cadena de suministro de todos los componentes clave en el mismo continente en el que se fabrique el coche.

La tecnología de baterías LFP no se ha venido empleando habitualmente en coches eléctricos ya que su densidad energética es inferior a las de litio, pero su coste es significativamente inferior y son incluso más seguras. Las patentes clave están cerca de espirar, momento que quiere aprovechar Tesla para incorporarlas a su gama de vehículos de autonomía estándar a nivel mundial, más allá de China donde ya las utiliza en algunos Model 3 y Model Y.

La decisión tomada por Tesla el año pasado de montar baterías LFP en el Model 3 fabricado en China le permitió liberar capacidad de producción de baterías de litio para su próximo camión eléctrico, el Tesla Semi y otros vehículos que requieren baterías de mayor densidad y más autonomía basadas en níquel. Desde entonces, Elon Musk se ha comprometido a emplear la tecnología en más vehículos y sistemas de almacenamiento de energía.

La nueva batería de 279 millas de autonomía

Según documentos de la agencia, La EPA recibió una solicitud de Tesla el 2 de febrero para homologar esta nueva variante. La EPA otorgó el Certificado de conformidad el 16 de febrero, lo que puede significar que Tesla ya cuenta con la aprobación para comenzar a entregar esta nueva y misteriosa variante del Model Y. Curiosamente, Tesla también solicitó otra certificación de la EPA para una variante diferente del Model Y. Fue realizada el 23 de febrero, pero todavía no ha recibido el Certificado de Conformidad.

Por ahora, eta variante de 279 millas de autonomía no aparece en el configurador de la web de Tesla en Estados Unidos, pero podría comenzar a ofrecerla en los próximos días, sobre todo si la compañía tiene previsto desplegar una nueva configuración de Gama Estándar equipada con celdas LFP.

El CEO Elon Musk ha explicado en varias ocasiones las ventajas de las baterías:”Nuestra intención es que la experiencia del producto que se obtiene con las baterías de níquel y con las baterías de hierro sea aproximadamente equivalente. Personalmente optaría ligeramente por el paquete de hierro, ya que puede cargarse al 100 % sin riesgos de degradas por ellos sus celdas, mientras que en las de níquel es aconsejable no sobrepasar el 90 %”.

Tesla Model 3 baterias LFP autonomia-portada
Tesla Model 3 con baterías LFP.

De hecho. Algunas de las pruebas en condiciones reales e incluso en condiciones que podrían considerarse muy adversas, el Model 3 con baterías LFP no ha salido precisamente perjudicado. Si bien por ahora Tesla solo incluye baterías LFP en los Tesla Model 3 que se fabrican en la Gigafactoría de Shanghái muchos de ellos son exportados a Europa. Una de esas unidades es la que se ha utilizado para esta prueba de autonomía. Una de las características prácticas que distingue la química LFP es la recomendación, incluida en el manual del vehículo, de Tesla de que se cargue completamente la batería de forma regular. Esto proporciona un rango extra en comparación con la batería NCA que no se recomienda cargar al 100 % a menos que sea realmente necesario.

El youtuber Bjorn Nyland ha sometido a una prueba de 1.000 kilómetros a una unidad del Model 3 dotada de esta química, Además de un rendimiento similar, Nyland pone en valor otro hecho importante y que debería tenerse en cuenta a la hora de valorar cada una de ellas y que puede ser de suma importancia para aquellos que deseen comprar una versión básica del Model 3 para realizar viajes largos. La versión LFP solo necesitó cinco paradas en un Supercargador, mientras que las otras dos versiones con baterías NCA necesitaron seis.

Conversaciones: