Híbridos y Eléctricos

PREMIO RED DOT 2019

Mako 027, una motocicleta eléctrica que hace olvidar el ruido y el olor de las de combustión

Moses Rowen es el diseñador de la Mako 027, una motocicleta eléctrica que busca atraer a la comunidad de motoristas sustituyendo el sonido y el olor del motor de gasolina por un diseño basado en nuevos materiales y simulando la estética de las motos tradicionales.

Mako 027 de Moses Rowen.
Mako 027 de Moses Rowen.

El diseñador industrial irlandés independiente Moses Rowen, ha sido galardonado con el premio Red Dot 2019 a la movilidad por su proyecto Mako 027, una motocicleta eléctrica que aprovecha esta cualidad para ofrecer un diseño diferente y atractivo. Con ella, Rowen quiere hacer olvidar a la comunidad de los motoristas el olor y el ruido tradicional de sus motos de combustión, a cambio de un diseño basado en nuevos materiales, diseños que simulan los componentes tradicionales y la renuncia a las líneas modernistas digitalizadas.

Los premios de diseño Red Dot están entre los más importantes del mundo por reconocer la calidad e innovación de diseñadores y fabricantes en la creación de nuevos productos domésticos y profesionales. Creados en 1955, los premios se entregan anualmente en Alemania y los galardonados exhiben sus productos en el museo de Red Dot en Zollverein, Essen.

Boceto Mako 027 de Moses Rowen

Moses Rowen es el fundador de una consultora de diseño con sede en Dublín especializada en productos innovadores enfocados sobe todo a la ciudad, a la movilidad y a la calidad de vida. Sus proyectos abarcan desde dispositivos de ejercicio en gravedad cero para la NASA hasta sistemas de terapia génica e infraestructura sostenible de vehículos eléctricos.

La motocicleta eléctrica Mako027 “explora una armonía analógica para vehículos eléctricos”. Habitualmente, la estética de las motocicletas está definida por las líneas del tanque de combustible, la posición y la forma de los escapes y la estampa de las aletas de enfriamiento del motor. Sin embargo, las motocicletas eléctricas no se benefician de estas referencias visuales y, por lo tanto, requieren un lenguaje de diseño totalmente nuevo.

Tras una investigación realizada en Nueva York, basada en entrevistas a motoristas y fabricantes, Moses Rowen descubrió que existe una resistencia de la comunidad a las motocicletas eléctricas, ya que carecen de “conexión emocional”, por la ausencia del sonido y el olor emblemáticos de las motocicletas de combustión.

Created using Luxion Technology (luxion.com)

Rowen se decidió a suplir “estas necesidades” con el uso de materiales y procesos tradicionales para hacer que Mako 027 sea atractiva para los motoristas. El marco está moldeado en arena de aluminio, utilizando las mismas técnicas que un bloque de motor tradicional. Las horquillas de viga y el basculante trasero se conforman a partir de monolitos industriales, la antítesis de las formas plásticas aerodinámicas de las motocicletas eléctricas típicas.

A diferencia de una motocicleta tradicional, el motor está montado fuera del cuadro y atornillado directamente al basculante. El controlador del motor tiene aletas y está suspendido para evocar el efecto del colector de un motor, al tiempo que proporciona un enfriamiento efectivo. Es capaz de generar 78,3 kW (105 CV) y 360 Nm de par, lo que permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3 segundos.

Las baterías se sitúan en el centro del cuadro de la motocicleta, donde estaría el motor en una de combustión. Están alojadas en carcasas de nitruro de aluminio extruido que sirven como excelentes conductores de calor lo que ayuda a refrigerarlas por aire. Al mismo tiempo este material proporciona un eficiente aislamiento eléctrico.

El diseño de la transmisión es excepcional en la Mako027. La caja de engranajes de reducción planetaria que sirve para transformar el giro axial del motor en el giro circular que necesita la rueda se mecaniza directamente en el interior de esta. A su vez, la pinza del freno trasero forma parte de la caja de engranajes.

Transmision Mako 027 de Moses Rowen

Para evitar la estética modernista y digital, Rowen ha minimizado el uso de plásticos y ha descartado la implementación de pantallas informativas. Para saber la capacidad de las baterías las tapas de sus carcasas están hechas de cerámica técnica fundida y recubiertas con un esmalte electrocrómico que cambia de color a medida que las baterías se descargan, desvaneciéndose de verde azulado brillante a gris. Esta cualidad le permite al piloto saber intuitivamente cuanta autonomía le resta a la batería y cuando tiene que pararse para recargar. Además, la cifra de la velocidad a la que se circula se muestra en tres tubos incandescentes Nixie, que emplean una válvula para representar los números, y que mantienen la pureza analógica de Mako 027.

Created using Luxion Technology (luxion.com)

Conversaciones: