MARCA NACIONAL ELÉCTRICA

China podría crear una marca de vehículos eléctricos para competir a nivel global

El gobierno de China incentiva a los fabricantes a crear una importante marca de vehículos eléctricos para rivalizar con las grandes multinacionales del sector.

China podría crear una marca de vehículos eléctricos para competir a nivel global
China podría crear una marca de vehículos eléctricos para competir a nivel global

Después de convertirse en el mercado automotriz más grande del mundo, China podría encaminarse a crear una marca global de coches eléctricos que pueda rivalizar con los gigantes de la industria como Mercedes-Benz, Audi, BMW y algunas marcas de General Motors.

El Presidente Xi Jinping ha decidido reescribir las normas de las carreteras de China para frenar la contaminación y reducir la dependencia del petróleo importado, lo que puede tener un beneficio adicional para la industria automotriz de su país.

Las regulaciones ambientales y los incentivos a la producción de "coches de energía limpia" podrían acelerar la creación de una marca nacional de coches eléctricos que finalmente le permita a China competir en el mercado mundial.

Pekín parece decidido a identificar a las más prometedoras compañías entre las 80 firmas que desarrollan vehículos propulsados sistemas eléctricos, con el fin de ayudarlas a colarse entre los principales fabricantes mundiales de automóviles.

"Con el desarrollo de vehículos eléctricos inteligentes, los fabricantes de automóviles chinos se encuentran ante grandes oportunidades para construir marcas de mayor nivel”, comenta William Li, fundador de NIO, una startup china que comenzó a recibir pedidos de un SUV eléctrico el 16 de diciembre.

Los clientes en China ya pueden comprar el NIO ES8, con un alcance de hasta 500 kilómetros con una sola carga por 448.000 yuanes (57.000€), menos de la mitad del coste de 836.000 yuanes (107.170€) que cuesta el Tesla Model X en el país. NIO ha logrado una gran ventaja con respecto a Volkswagen y Toyota, que aún están finalizando sus estrategias para la comercialización de vehículos eléctricos en este país.

Los objetivos de China

China es el líder mundial en la venta de coches eléctricos. Las ventas de vehículos de nueva energía (eléctricos a batería, híbridos enchufables y vehículos de pila de combustible) pueden superar las 700.000 unidades en 2017 y 1 millón en 2018, dice Xu Haidong, secretario general de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de China. Casi todos estos coches pertenecen a marcas locales. El gobierno ha establecido un objetivo de 7 millones de vehículos vendidos para el 2025, y para ello están repartiendo ayudas a las compañías y endureciendo las regulaciones sobre los automóviles de combustibles fósiles.

Entre 2016 y 2017, el gobierno de China habría tenido que destinar 83 mil millones de yuanes (10.640 millones de euros) en subsidios para la compra de vehículos de "nueva energía" (NEV, por sus siglas en inglés), según los datos suministrados por Cui Dongshu, secretario general de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China. Para impulsar la demanda, China otorga un descuento fiscal del 10% a los compradores de coches eléctricos o de "nueva energía".

“Es obvio que los fabricantes de automóviles chinos quieren vender sus automóviles en el extranjero", dice Klaus Rosenfeld, director ejecutivo del fabricante alemán de piezas Schaeffler AG. "Los fabricantes chinos saben que será difícil para ellos competir en motores de combustión, pero el crecimiento de la industria de los coches eléctricos puede convertirse en una oportunidad para ellos".

Conversaciones: