Híbridos y Eléctricos

IBIL E IRIZAR

Dos empresas españolas reutilizarán las baterías de los autobuses eléctricos para alimentar puntos de recarga

Las baterías que Irizar produce e instala en sus autobuses se reutilizarán como elemento de almacenamiento en las infraestructuras de recarga de vehículo eléctrico que Ibil está desplegando en las estaciones de servicio de Repsol.

Dos empresas españolas reutilizaran las baterías de los autobuses eléctricos para alimentar puntos de recarga.
Dos empresas españolas reutilizaran las baterías de los autobuses eléctricos para alimentar puntos de recarga.

Ibil e Irizar, empresas pioneras en soluciones para el desarrollo de la movilidad eléctrica, han firmado un convenio de colaboración gracias al cual se dotará de una segunda vida a las baterías de los autobuses eléctricos.

El convenio suscrito entre ambos, permitirá reutilizar las baterías que Irizar produce e instala en sus autobuses, para su utilización como elemento de almacenamiento de energía, así como la electrónica de potencia asociada a dicha aplicación, en las infraestructuras de recarga que Ibil está desarrollando y desplegando para, entre otros, las estaciones de servicio de Repsol.

Las baterías son la pieza fundamental de un vehículo eléctrico. De ellas dependen la autonomía, precio, velocidad de recarga y vida útil del vehículo. En el caso de los autobuses eléctricos urbanos, la vida útil de las baterías puede alcanzar hasta los 15 años, ya que son sometidas a cargas diarias y a elevadas potencias. Transcurrido ese tiempo, estos acumuladores deben ser sustituidos para que el vehículo mantenga la funcionalidad original. El fin de esa primera vida, sin embargo, no significa que una batería pierda toda su capacidad de carga, por lo que lejos de desecharla y en aras de avanzar en su compromiso medioambiental y de economía circular, se impone una reutilización sostenible en aplicaciones de almacenamiento estacionario para la estabilización de la demanda energética cuando se cargan vehículos  eléctricos con niveles de potencia altos.

repsol

Irizar e Ibil tienen la solución a esta situación ya que las baterías de segunda vida se podrán instalar en los puntos de recarga de Ibil para almacenar la energía de manera que se pueda utilizar durante el doble de tiempo  para lograr los siguientes objetivos: reducir la potencia necesaria de la red eléctrica, reduciendo por tanto los costes de operación de la infraestructura, y a la vez posibilitar el despliegue de infraestructuras de recarga de gran potencia incluso en aquellos lugares en los que la conexión a la red eléctrica sea más compleja y costosa. Adicionalmente, este tipo de infraestructuras de recarga con el respaldo del almacenamiento facilitan la integración de generación distribuida fotovoltaica en dicho sistema, para una generación local de la energía.

Conversaciones: