Híbridos y Eléctricos

ENTREVISTA A ALEX GRUZEN, CEO DE WITRICITY

WiTricity, la compañía de recarga inalámbrica que se adaptó al ecosistema del coche eléctrico

Alex Gruzen, CEO de WiTricity, ha revelado algunas de las claves por las que WiTricity se decidió a desarrollar la recarga inalámbrica para coches eléctricos y cómo esta tecnología puede cambiar los hábitos de los conductores.

Alex Gruzen, CEO de WiTricity. Foto/BloombergNEF
Alex Gruzen, CEO de WiTricity. Foto/BloombergNEF

Alex Gruzen, además de tener un MBA de la Escuela de Negocios de Harvard y un master en ingeniería aeronáutica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), es el CEO de WiTricity, una empresa pionera en la industria de la transferencia inalámbrica de energía a distancia. Este líder a la vanguardia del desarrollo de la infraestructura del coche eléctrico y la recarga inalámbrica ha explicado a los analistas de McKinsey por qué los automóviles se están convirtiendo en eléctricos, cómo se está desarrollando la infraestructura de recarga inalámbrica y cómo será este ecosistema de la movilidad eléctrica que se dirige hacia un importante cambio.

WiTricity inicialmente quería aplicar su sistema de transmisión inalámbrica de energía en una amplia gama de dispositivos y aplicaciones. “Pero debido al tamaño de la oportunidad del vehículo eléctrico, hemos decidido apostarlo todo a los coches eléctricos”, dijo Gruzen. “Nuestra capacidad de transferir muchos kilovatios de potencia desde una alfombra en el suelo del garaje, o incluso incrustada en la tierra, al automóvil podría resolver algunos de los principales desafíos para los fabricantes de automóviles, pero no teníamos claro qué tan grande y qué tan rápido iba a crecer el mercado de coches eléctricos”. “En cambio”, reconoce Gruzen, “en los dos o tres últimos años ha habido un cambio radical: todos los fabricantes de coches han acelerado sus planes de electrificación y ha habido un cambio dramático en la industria”.

Sobre Tesla y la evolución del coche eléctrico

En cuanto al motivador de dichos cambios, el CEO de WiTricity considera que “el rápido abaratamiento de las baterías es uno de ellos. Con baterías de menor coste, se puede agregar más capacidad, lo que significa mayor autonomía. De esta forma, dos de las principales barreras que alejaban los compradores potenciales del vehículo eléctrico han mejorado dramáticamente”, asegura. “Otro cambio es que los fabricantes de automóviles se han dado cuenta de que no van a alcanzar sus propios objetivos, tampoco los objetivos de reducción de carbono impuestos por el gobierno, mediante el diésel o por hibridación, así que han tenido que comprometerse con la electrificación total”.

Según Gruzen, “Tesla ha demostrado al mundo que un vehículo eléctrico divertido, de bonito diseño y con suficiente autonomía resulta muy atractivo para los compradores. Desde un punto de vista de marketing y producto, eso es enorme. Si observamos los datos de participación en el mercado dentro de la categoría prémium, Tesla ha tenido mucho éxito atrayendo los clientes de las marcas tradicionales. No veo ninguna razón por la que este cambio a la electricidad no continúe progresando cada vez más a medida que los costes disminuyan y vehículos más atractivos vayan llegando al mercado”, asegura.

Así se adaptó WiTricity a la industria del coche eléctrico

En cuanto a la elección del sector del automóvil para enfocar su empresa, Gruzen recuerda que “los vehículos eléctricos se han convertido en el mayor consumidor de kilovatios hora” de baterías, superando a los teléfonos móviles y todos los otros productos electrónicos por el camino. “Eso es algo notable, dados los miles de millones de teléfonos que se venden cada año”, remarca. “Hace un año y medio, cambiamos nuestro enfoque completamente hacia la recarga del vehículo eléctrico, y este verano alcanzamos un hito importante: por primera vez, un fabricante de automóviles global, BMW, lanzó un coche híbrido enchufable equipado con nuestra tecnología de carga inalámbrica”, explica. ·Esperamos colaborar con muchos otros fabricantes de automóviles globales en los próximos años”.

Preguntado acerca de cómo espera que evolucione la demanda por parte del consumidor, Alex Gruzen considera que “los compradores actuales son early adopters (los primeros en adoptar un nuevo producto) y han estado motivados especialmente por motivos medioambientales, pero la penetración de mercado es todavía de un único dígito”. Según Gruzen, “existen varias barreras, y la primera de ellas es el precio. La número dos son los kilómetros que puede recorrer un coche eléctrico, si puedo llegar o no de un lugar a otro. La tercera barrera es la ansiedad para encontrar dónde cargar”.

Sistema de recarga inalámbrica Halo de Qualcomm en el vehículo

WiTricity adquirió en febrero de 2019 la tecnología de recarga inalámbrica Halo de Qualcomm.

Ahora, “el proceso de recarga requiere un cambio en el hábito del consumidor: acordarse de recargar, conectar el cable, buscar puntos de recarga…”, considera Gruzen, “en cambio, la manera de actuar de un conductor de un coche de gasolina es completamente reactiva: conduzco hasta que se enciende la luz de la reserva, encuentro una gasolinera cerca, recargo combustible en cinco minutos, y sigo mi camino sin tener que preocuparme de repostar de nuevo hasta dentro de una semana”. En cambio, “con los coches eléctricos tienes que ser proactivo”  y “asegurarte por la mañana de que tienes autonomía suficiente para llegar a tus destinos a lo largo del día”. “¿Qué pasa si cambio de ruta o tengo que ir a algún lugar en caso de emergencia?”, plantea Alex Gruzen. “Es una experiencia totalmente distinta para el consumidor”, considera, así que “hemos llegado a la conclusión de que la mejor forma de eliminar la ansiedad de autonomía es asegurarnos de que los conductores empiezan el día con la batería cargada al máximo”.

El papel de la recarga inalámbrica

En cuanto al papel de la recarga inalámbrica, Alex asegura que “con la carga Wireless solo tienes que aparcar tu coche eléctrico y empieza a cargar”. “Se trata de una experiencia de cliente fantástica, pues el cargador proporciona energía a la batería de su automóvil durante la noche o en dos o tres horas entre viajes, de forma que el conductor no tiene que pensar en ello”, pues “sucede en segundo plano y de forma invisible para el usuario”, afirma. Respecto a la necesidad de establecer estaciones de recarga, desde WiTricity consideran que “conectar el coche eléctrico seguirá siendo necesario únicamente cuando recorramos largas distancias, por ejemplo en un viaje entre San Francisco y Los Ángeles”. “Seguiremos utilizando estaciones de recarga rápida de corriente continua en este tipo de rutas”, asegura el director ejecutivo, “pero más del 90% de las recargas se seguirán realizando de forma local”.

Respecto al papel de WiTricity en Europa y las distintas condiciones de recarga que aquí se tienen, con un porcentaje mejor de usuarios con garaje donde recargar los coches eléctricos durante la noche, Gruzen asegura que “el modelo de negocio no cambia” y que “esperar mi turno en una estación de recarga no es una experiencia de usuario atractiva”, por lo que “la gente seguirá queriendo cargar donde aparca, ya sea en casa o en la oficina”. “Más del 90% de las recargas van a ser a 11 kilovatios de potencia o menos”, afirma Gruzen, un tipo de recarga que “se realizarán en garajes y estacionamientos , así como en los aparcamientos domésticos. De hecho, estos cargadores incluso se pueden ocultar bajo el pavimento”, dijo.

Ventajas de la recarga inalámbrica en los entornos urbanos

Para el CEO de WiTricity, la recarga inalámbrica será “un facilitador de la implementación de la infraestructura en un entorno urbano limpio”. Todavía “hay muchas barreras para que la gente que vive en la ciudad piense en la opción de comprarse un automóvil eléctrico, fundamentalmente dónde cargar y cómo cargar el coche”. Una vez más, la ventaja de poder incrustar los cargadores en el pavimento “permitirá que tengamos una ciudad con calles y aceras limpias, sin obstáculos ni desorden de cables”, opina Gruzen. “Además no hay forma de que haya vandalismo, pues los puntos de carga estarán incrustados en los estacionamientos, lo que resulta realmente muy conveniente por su bajo impacto en el entorno urbano”, explica.

Con la llegada de los taxis autónomos, Gruzen considera que “no habrá quien ponga a cargar estos vehículos, por lo que la recarga inalámbrica será crítica para el desarrollo de la movilidad del futuro”. “Al principio, los puntos de recarga sin cables se venderán a los compradores de coches eléctricos, quienes lo instalarán ene el garaje de su casa o su plaza de aparcamiento, pero en 4 o 5 años veremos como esta tecnología se utiliza en los aparcamientos públicos de las ciudades”. Las compañías proveedoras de servicios de movilidad “necesitarán que la recarga sin cables esté extendida por las ciudades para que los vehículos autónomos puedan alargar su autonomía sin alejarse del área de servicio”, explica Gruzen. “Cuando exista tiempo de inactividad entre viajes, los coches autónomos se detendrán en un punto de carga inalámbrica, recargarán y luego continuarán brindando viajes. Yo lo llamo ‘snack energético’”, dijo.

Conversaciones: