UN MERCADO DE 60.000 TONELADAS POR AÑO

El estaño puede ser fundamental en las baterías de los vehículos eléctricos

El estaño puede tener un importante uso como uno de los materiales que forma parte de las baterías para vehículos eléctricos, especialmente si se combina con los nuevos ánodos de silicio.

El estaño tiene un mercado potencial de gran volumen como componente de las baterías de los vehículos eléctricos.
El estaño tiene un mercado potencial de gran volumen como componente de las baterías de los vehículos eléctricos.

Según las últimas investigaciones de la ITA (International Tin Association), que tiene entre sus cometidos la expansión de la industria del estaño, existen nuevas oportunidades de mercado para este metal en las baterías de iones de litio. Según sus cálculos, las baterías podrían consolidarse como uno de los mercados más significativos del estaño a partir de 2025, con una demanda de hasta hasta 60.000 toneladas por año en 2050.

El estaño tiene una amplia gama de propiedades técnicas que hacen que sus usos se extiendan a muchas áreas de la vida cotidiana. Por el mismo motivo, puede adaptarse bien para satisfacer las necesidades emergentes de nuevos materiales que pueden generar, almacenar y entregar energía.

La ITA es una asociación formada por las principales empresas productoras de estaño del mundo dedicada a garantizar la cadena de suministro y un mercado competitivo y sostenible para este mineral. Su cometido es rastrear investigaciones y desarrollos a nivel mundial y revisar patentes y mercados en los que el estaño puede tener aplicaciones prácticas. En su labor ha identificado un interés cada vez mayor por el estaño para tecnologías energéticas, incluidas las baterías de iones de litio para vehículos eléctricos.

La ITA describe hasta nueve oportunidades tecnológicas para estaño aplicables en las baterías de iones de litio. La aplicación principal sería como material para los ánodos y los cátodos de alta capacidad, y también como material para un electrolito sólido que se situase entre los dos electrodos. El trabajo incluye un modelo de demanda para cada una de las aplicaciones tecnológicas descritas, indicando de manera provisional, y conservadora, la escala potencial que podría alcanzar el uso del estaño.

El informe detalla las especificaciones técnicas y los datos de rendimiento de cada una de estas aplicaciones, destacando sobre el resto sus ventajas al utilizarlo combinado con la nueva generación de ánodos de silicio. El trabajo revisa también el estado actual de desarrollo de las baterías de iones de litio, identificando los principales actores del mercado y destacando las tecnologías con mayor futuro. También incluye los últimos datos del mercado para su aplicación en vehículos eléctricos y almacenamiento de energía estacionario

Para el caso de su uso como material de ánodo, se destacan tres tecnologías que podrían alcanzar una demanda de entre 10.000 y 20.000 toneladas por año en 2030, siempre que ganen participación en mercado altamente competitivo. Este volumen de mercado podría duplicarse o triplicarse en 2050, especialmente si se establece su uso junto con el silicio. Todas estas previsiones tienen en cuenta las incertidumbres en el pronóstico a largo plazo en el mercado de las baterías de iones de litio.

Conversaciones: