Híbridos y Eléctricos

INNOVACIONES PARA EL TRANSPORTE MARÍTIMO

Nuevas tecnologías de propulsión a vela rígida para barcos más eficientes y sostenibles

La startup bound4blue desarrolla la tecnología de propulsión complementaria mediante un innovador sistema de velas para ser integrada en una amplia gama de buques. Pretende con ello un importante ahorro de combustible y una reducción de las emisiones contaminantes asociadas del 40%.

Nuevas tecnologías de propulsión a vela rígida para buques más eficientes y sostenibles .
Nuevas tecnologías de propulsión a vela rígida para buques más eficientes y sostenibles .

Las nuevas tecnologías de propulsión van a aportar en un futuro próximo una mejor calidad medioambiental al transporte marítimo. La startup Bound4Blue que cuenta con David Ferrer-Desclaux, un joven ingeniero aeronáutico de 32 años que ha sido reconocido por el MIT entre los 35 mejores innovadores de Europa, propone la vuelta a las velas. Pero en este caso, nada que ver con la de los primeros sistemas utilizados en la antigüedad.

Bound4blue cuenta además con un equipo formado por una amplia gama de disciplinas y especialidades desde técnicos a ingenieros aeronáuticos, mecánicos y control, así como, arquitectos navales y analistas de negocio.

Han recibido diversos premios, como el FPdGi Empresa 2018 otorgado a José Miguel Bermudez por su trayectoria empresarial y de investigación, en especial por su revolucionario sistema de propulsión para el transporte marítimo usando el viento. También el otorgado por la Fundación Solar Impulse que le ha seleccionado como una de las 1000 soluciones más eficientes.

1

Bound4Blue, una startup innovadora

En todo este contexto de necesidad de propulsar grandes cantidades de mercancías de todo tipo y la obligatoriedad de un menor esfuerzo de tracción para mejorar el consumo y las emisiones, es donde entra la solución de implementar esta vela.

La vela rígida está fabricada en acero, aluminio y fibra de vidrio. Con el empuje del viento, el motor puede funcionar a menor velocidad y consumir menos (reduce un 40% el consumo). Funciona de manera autónoma y ella sola se despliega y se orienta, permitiendo que el barco vaya a la misma velocidad. El mástil es retráctil, con lo que no le hace ningún estorbo a los puentes y grúas a su llegada a puerto.

Las emisiones comparadas

2

Emisiones contaminantes del transporte.

Unas 1000 millones de toneladas al año surcan los mares del globo a través de más de 90.000 buques que generan un consumo desorbitado de combustible (más 4 toneladas por hora), lo que supone un 80% de sus costes operativos. Además expulsan emisiones contaminantes de CO2, NOx, SOx y PM10 de la manera más insostenible al agua y al aire. Y un dato espectacular: los 16 barcos más grandes del mundo generan tantas emisiones de azufre como toda la flota mundial de vehículos. Una comparación impresionante. 

Pues esto que parece y es tan escandaloso quiere que cambie con la nueva regulación que la IMO (International Maritime Organization) ha prescrito para 2020 para reducir las emisiones de azufre y de CO2 del transporte de mercancías por mar.

International Maritime Organization (IMO)

3

La OMI es un organismo especializado de las Naciones Unidas y es la autoridad mundial encargada de establecer normas para la seguridad, la protección y el comportamiento ambiental que ha de observarse en el transporte marítimo internacional. Su función principal es establecer un marco normativo para el sector del transporte marítimo que sea justo y eficaz, y que se adopte y aplique en el plano internacional.

El transporte marítimo internacional representa aproximadamente el 80 % del transporte mundial de mercancías entre los pueblos y comunidades de todo el mundo.

El fomento del transporte y desarrollo marítimos sostenibles es una de las principales prioridades de la OMI para los próximos años.

Hay que tener en cuenta que el combustible que usan las grandes embarcaciones contiene 3.500 veces más azufre que el diesel. Dicha regulación va a producir una reducción sustancial: el límite va a bajar de 3.50% masa/masa a 0.50% masa/masa. Para los buques que operan más allá de las zonas de control de emisiones designadas, el límite actual de contenido de azufre de los buques es de 3.50% masa/masa. El nuevo límite será de 0.50% masa/masa y entrará en vigor el 1 de enero de 2020.

Actualmente, ya existe un límite más estricto de 0.10% masa/masa en las zonas de control de emisiones, designadas por la OMI. Las zonas de control de emisiones son las siguientes: la zona del mar Báltico, la zona del mar del Norte, la zona de Norteamérica (que abarca zonas costeras designadas en Estados Unidos y Canadá) y las zonas del mar Caribe de los Estados Unidos (alrededor de Puerto Rico y de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos).

Los proveedores de fueloil ya proporcionan fueloil de 0.10 % masa/masa (gasoil para usos marinos y mezclas de fueloil de contenido de azufre extremadamente bajo) a los buques que lo requieren para transitar por cualquiera de estas zonas de control de emisiones.

Por todo ello el combustible utilizado hasta ahora se va a tener que sustituir el combustible pesado actual por el diesel marino, como el MGO (Marine Gas Oil), lo que supone que se va aduplicar el coste en comparación con el actual HFO (Heavy Fuel Oil) o instalar caros, complejos y contaminantes equipos para poder seguir usando el HFO.

El azufre y la salud

El principal tipo de hidrocarburos usado como combustible en los buques es el fueloil pesado, derivado del residuo de la destilación del petróleo crudo. El petróleo crudo contiene azufre que, tras la combustión en el motor, es liberado en la atmósfera junto con el resto de emisiones del buque. Los óxidos de azufre (SOx)  son conocidos por ser perjudiciales para la salud humana, causando síntomas respiratorios y enfermedades de los pulmones. En la atmósfera, los SOx  pueden producir lluvia ácida, que puede a su vez provocar daños en los cultivos, bosques y especies acuáticas, y contribuye además a la acidificación de los océanos.

Limitar las emisiones de óxidos de azufre procedentes de los buques reduce la contaminación y tiene como resultado un medio ambiente más limpio. Al reducir los óxidos de azufre, también se reduce la materia particulada, que son pequeñas partículas nocivas que se forman cuando se quema el combustible.

Un estudio sobre los efectos en la salud humana de las emisiones de óxidos de azufre procedentes de los buques, presentado al Comité de protección del medio marino (MEPC) en 2016 por Finlandia, estimó que de no reducir los límites de óxidos de azufre procedentes de los buques en 2020, la contaminación atmosférica de los buques contribuiría a más de 570.000 muertes prematuras en todo el mundo en el periodo de 2020 a 2025.  
 
Así que podemos decir que una reducción en el límite de óxidos de azufre procedentes de los buques tendría beneficios tangibles para la salud, particularmente para las poblaciones cercanas a los puertos y las rutas principales del transporte marítimo.

Los mega motores diésel

4

Pensemos que los buques son máquinas de gran tamaño que incorporan (especialmente en los buques de carga) los motores diésel más grandes del mundo. Estos motores pueden ser tan altos como un edificio de cuatro plantas y tan anchos como tres autobuses londinenses. Los motores diésel más grandes tienen más de 100.000 caballos de potencia (en comparación, un automóvil de tamaño medio puede tener 300 caballos). Sin embargo, los buques de contenedores más grandes pueden transportar más de 300 000 toneladas de mercancías y los mayores graneleros del mundo pueden transportar más de 300.000 toneladas de mercancías, como el mineral de hierro. 

 

 

Conversaciones: