Híbridos y Eléctricos

COMO PARTE DE LA ESTRATEGIA TOSHIBA NEXT PLAN

Toshiba convierte las baterías para coches eléctricos en su principal línea de negocio

Toshiba reestructura su organización para convertir sus baterías recargables para coches eléctricos de alta capacidad y carga ultrarrápida en una unidad independiente de negocio.

Baterías recargables SCiB de Toshiba.
Baterías recargables SCiB de Toshiba.

Toshiba Corporation continua desarrollando sus baterías recargables SCiB (Super Charge ion Battery) para su uso en vehículos eléctricos, que actualmente son capaces de recuperar 320 kilómetros en tan solo seis minutos de carga. Su alta demanda ha motivado a la empresa a tomar la decisión de escindir su división de baterías de Toshiba Infrastructure Systems & Solutions Corporation (TISS), para convertirlo en una unidad de negocio independiente dentro del grupo.

Esta reorganización es parte de la estrategia Toshiba Next Plan, anunciado en noviembre, en la que las baterías se muestran como una de las líneas de negocio más importantes y con mayor crecimiento. Posicionar el negocio como una unidad independiente eliminará gestiones administrativas y permitirá que la toma de decisiones internas se acelere. TISS continuará haciéndose cargo de las operaciones comerciales relacionadas con las baterías SCiB para otros sectores como el ferroviario, el energético o el militar.

Comparación entre los tiempos de recarga y las autonomías logradas por las diferetnes tecnologías de baterías para un coche eléctrico de 32 kWh en el ciclo japonés JC08

Comparación entre los tiempos de recarga y las autonomías logradas por las diferentes tecnologías de baterías para un coche eléctrico de 32 kWh en el ciclo japonés JC08

Toshiba fabrica y vende las baterías recargables SCiB, basadas en la tecnología de ion-litio, desde marzo de 2008. Desde entonces han ido evolucionando, y gracias a las nuevas tecnologías y a los recursos invertidos por el grupo japonés, su densidad de energía ha aumentado de forma considerable gracias al uso de ánodos de óxido de niobio y titanio que duplican la capacidad de almacenamiento de lito respecto a los ánodos de grafito tradicionales.

Ofrecen una alta potencia de entrada y salida, recarga ultrarrápida y buen rendimiento a baja temperatura, gracias a que es mucho menos probable que el ánodo experimente la deposición de litio durante la recarga o en condiciones de intenso frío. Un coche eléctrico compacto con una batería de 32 kWh podría recuperar 320 kilómetros de autonomía en seis minutos, según el ciclo de homologación japonés JC08.

También ofrece altos niveles de seguridad y una larga vida útil. Su versatilidad ha encontrado una amplia aplicación en vehículos eléctricos e híbridos, vehículos guiados de forma automática y sistemas de almacenamiento de energía.

Este no es el único movimiento que ha realizado Toshiba para reforzar su negocio de baterías para vehículos eléctricos. Para atender la demanda, la compañía construirá una nueva planta de producción en Yokohama, en Japón, y reforzará la instalación actual de Kashiwazaki. En 2017, Toshiba, Suzuki y Denso acordaron la creación de una empresa conjunta dedicada a la producción de paquetes de baterías de iones de litio para coches eléctricos en la India. Además, hace unas semanas, anunció su colaboración con Johnson Controls Power Solutions para la fabricación y venta de baterías de litio en Estados Unidos.

Las baterías recargables SCiB se clasifican en dos tipos, de alta potencia y de alta energía

Las baterías recargables SCiB se clasifican en dos tipos, de alta potencia y de alta energía.

Aprovechando la experiencia de gestión y los conocimientos técnicos en producción en masa, Toshiba está canalizando sus recursos para expandir el negocio de baterías más allá de la industria del automóvil. Está enfocando su producto para dirigirlo a otros mercados en crecimiento en los que ya participan otras divisiones de Toshiba y en los que las características de las baterías SCiB son las apropiadas para diversas aplicaciones. Con esta expansión el grupo japonés podría alcanzar un volumen de ventas de 3.600 millones de dólares en 2030.

Conversaciones: