Híbridos y Eléctricos

ESCALADA DE TENSIÓN

Arabia Saudí alerta sobre precios "inimaginablemente altos" del combustible si el conflicto con Irán va a más

Una guerra entre Irán y Arabia Saudí tendría como consecuencia, entre otras cosas, una subida de precios en el combustible hasta "cifras inimaginablemente altas", según el príncipe heredero saudí.

Arabia Saudí alerta sobre precios "inimaginablemente altos" del combustible si el conflicto con Irán va a más
Arabia Saudí alerta sobre precios "inimaginablemente altos" del combustible si el conflicto con Irán va a más

En una reciente entrevista concedida a la BBC, el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, ha alertado sobre las consecuencias de una posible guerra entre su país e Irán. Según Mohammed bin Salman, en caso de que estallase una guerra entre Irán y Arabia Saudí, los precios del petróleo crudo podrían dispararse hasta «números inimaginablemente altos». Según el príncipe heredero, que ocupa los cargos de viceprimer ministro, presidente del Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo, presidente del Consejo de Asuntos Políticos y de Seguridad y ministro de defensa, el conflicto armado puede volverse realidad si el resto del mundo no intenta disuadir a Irán.

Según Mohammed bin Salman, «los suministros de petróleo se verían afectados y los precios se incrementarán a cifras (...) que no hemos visto en nuestras vidas», lo cual amenazaría los intereses de cada país y tendría consecuencias de calado para todo el planeta. Para asentar su alerta sobre base sólida, el heredero saudí recordó a la BBC que la región de Oriente Medio «representa aproximadamente el 30% de los suministros de energía del mundo, aproximadamente el 20% de los pasajes comerciales mundiales y aproximadamente el 4% del PIB mundial".

Más allá de las cifras sobre el peso económico de la región, lo cierto es que una escalada desenfrenada en los precios del combustible podría arruinar la economía mundial. Las declaraciones de MBS (como suele ser conocido) llegan poco después del ataque a instalaciones petroleras saudíes por parte, supuestamente, de Irán. Un ataque que Arabia Saudí está investigando como posible acto de guerra.

Esta situación, lejos de ser ajena a nosotros, nos afecta directamente. Y es que estamos hablando de los dos jugadores más poderosos de una región estratégica para el suministro energético mundial. Actualmente, Arabia Saudí es el segundo mayor productor de petróleo del planeta e Irán se sitúa en quinta posición. Enfrentados abiertamente desde hace décadas, su confrontación y la escalada de tensión en los últimos tiempos vuelve a reabrir un grieta en la seguridad energética y económica de prácticamente todo el planeta.

Esto no hace sino recordarnos de nuevo la necesidad de reducir nuestra dependencia del petróleo y redoblar la apuesta por fuentes de energía alternativas como el hidrógeno, la energía nuclear o fuentes renovables como la hidroeléctrica, la solar y la eólica. Una reducción de la dependencia del crudo que es esencial tanto para la reducción progresiva de las emisiones y la huella de carbono, como para una mayor estabilidad y seguridad económica y política.

Conversaciones: