Híbridos y Eléctricos

TRAS ACELERAR SUS PLANES DE MOVILIDAD ELÉCTRICA

Audi suspende el desarrollo de su taxi eléctrico volador desarrollado junto a Airbus

Audi pone en suspenso su colaboración con Airbus en el proyecto Pop.Up Next, un taxi volador que combina el chasis de un automóvil y un dron, de forma que los pasajeros viajan en una cabina que es común a ambos.

Proyecto Pop.Up Next de Audi y Airbus.
Proyecto Pop.Up Next de Audi y Airbus.

Audi ha anunciado la suspensión del proyecto Pop.Up Next, su taxi aéreo, eléctrico y autónomo desarrollado en colaboración con Airbus. Por ahora, este desarrollo quedará detenido mientras todo queda sometido a revisión, tras la presentación en mayo de  su nueva hoja de ruta para la movilidad eléctrica,  que acelera sus planes de inversión en electrificación. Audi dice mantener su intención de explorar el futuro de la movilidad eléctrica y aérea, pero tiene que reflexionar sobre si el formato de su proyecto con Airbus, que emplea el chasis de un automóvil y la cabina de un dron, es la solución idónea.

Audi ha aumentado sus objetivos para las ventas de vehículos totalmente eléctricos e híbridos enchufables de forma que espera que estas representen alrededor del 40% del total de sus matriculaciones en todo el mundo para el año 2025. Con ella, aspira a que la huella CO2 de su flota de vehículos se reduzca un 30% durante todo su ciclo de vida, en comparación con los niveles de 2015.

El prototipo del Pop.Up Next ha sido concebido por Audi en colaboración con Airbus y fabricado por  Italdesign, una empresa italiana propiedad del Grupo Volkswagen (que posee el 90% de las acciones) y de Audi (que de forma particular cuenta con el 10% restante). Se trata de una curiosa mezcla entre un vehículo de cuatro ruedas y un dron. En realidad se trata de un vehículo que combina el chasis de un automóvil y un dron, de forma que los pasajeros viajan en una cabina que es común a ambos.

Su diseño responde a una forma de movilidad que permite al cliente ser recogido en su propia casa por un coche, llegar al helipuerto, conectarse al dron y arrancar el vuelo. Para comprobar el funcionamiento del servicio, Audi y Airbus han llegado a realizar simulaciones a través de Voom, una de las filiales de Airbus en América del Sur. En estas pruebas, los clientes reservaban un vuelo de Ciudad de México a Sao Paulo (Brasil) y Audi facilitaba un vehículo en el punto de lanzamiento y en el de aterrizaje para llevar a los consumidores hasta su destino. Además, un prototipo a escala reducida el Pop.Up realizó un exitoso vuelo de prueba  durante la Drone Week en Amsterdam en noviembre del año pasado.

"Creemos que pasará mucho tiempo antes de que se pueda producir en serie un taxi aéreo que no requiera que los pasajeros cambien de vehículo. Con el concepto modular de Pop.Up, estábamos trabajando en una solución con la más alta complejidad", asegura Audi. Ahora el futuro de este proyecto queda suspendido, a pesar de que la intención de  Audi no parece ser hacerlo desaparecer: “Queremos tener un prototipo totalmente apto para el vuelo listo para fines del próximo año, ese es nuestro objetivo de desarrollo", ha dicho Bernd Martens, miembro de la junta directiva de Audi. En un comunicado mencionado por Automotive News Europe, asegura que actualmente está trabajando “en una nueva dirección para nuestras actividades de movilidad aérea urbana y aún no hemos tomado una decisión con respecto a posibles productos futuros".

Movilidad eléctrica y aérea

Un estudio de 2018 realizado por Porsche Consulting pronosticaba  que el mercado de movilidad aérea urbana se acelerará a partir de 2025. También concluye que las soluciones de movilidad aérea urbana transportarán a los pasajeros de manera más rápida y eficiente que los medios convencionales de transporte terrestre actual, con un menor coste y una mayor flexibilidad.

Varias son las empresas relacionadas con la movilidad que están trabajando en este tipo de vehículos autónomos y eléctricos que juegan a ser automóviles voladores o drones con ruedas y cuyo principal objetivo es ser usados como taxis para realizar viajes compartidos. La propia, Airbus, que no ha querido hacer declaraciones sobre el futuro de su asociación con Audi, está desarrollando otros proyectos similares como CityAirbus, con Rolls-Royce o el caso de Vahana, en este caso un dron eléctrico que desarrolla individualmente.

taxi aereo

Uber colabora con la NASA para poner en marcha los primeros vuelos comerciales en 2023.  Boeing ha creado una nueva división, Boeing NeXt, dedicada a desarrollar un servicio de taxis voladores. Aston Martin colabora con la Universidad de Cranfield y Rolls-Royce para crear un vehículo híbrido eléctrico para viajes urbanos e interurbanos. En 2017, Toyota invirtió en la empresa Cartivator para desarrollar el vehículo volador eléctrico SkyDrive con el objetivo de tenerlo disponible para los Juegos Olímpicos de Tokio, que se celebrarán en 2020. Daimler financiará a la empresa Volocopter para el desarrollo de multicópteros eléctricos para el transporte de personas y mercancías cuyas primeras pruebas reales han comenzado en Dubai este mismo año.

Otras empresas, más pequeñas, también han hecho sus propuestas. Terrafugia, en la que ha invertido el grupo chino Geely, cuenta con varios prototipos y tiene la intención de vender su primer modelo funcional el año que viene. Por último, Pal-V Liberty presentó su primer modelo de producción listo para su venta en el pasado Salón de Ginebra, aceptando ya las reservas previas a cambio de un depósito de 25.000 euros.

Hace unos días, Porsche y el fabricante de aviones estadounidense Boeing anunciaron que  trabajando para desarrollar un concepto de vehículo eléctrico volador capaz de transportar personas en entornos urbanos.

Conversaciones: