Híbridos y Eléctricos

NISSAN PAVILION

La electricidad como forma de pago, ¿futura moneda en la movilidad?

Nissan da a conocer en Yokohama, Japón, a través del Pabellón Nissan, su idea de convertir la electricidad en moneda de pago en los aparcamientos de coches eléctricos.

El Nissan Pavilion a vista de pájaro.
El Nissan Pavilion a vista de pájaro.

La idea de un edificio de aparcamientos, por muy primitiva que pueda sonar, seguirá haciendo falta en las ciudades en el futuro más cercano. Nissan ha inaugurado en Yokohama, Japón, el Pabellón Nissan, un nuevo aparcamiento que si bien no cambia el concepto de aparcamiento tradicional, da una vuelta de tuerca al mismo con soluciones ecológicas.

Las instalaciones presentadas por la firma en Yokohama, ciudad donde además tiene su sede, presentan un ambiente inconfundiblemente japonés, y abrirán al público este mismo fin de semana. El Nissan Pavilion pretende ser un escaparate tecnológico más que un aparcamiento funcional donde dejar tu coche eléctrico cargando mientras haces recados, aunque sí se podrá hacer uso del espacio dedicado a los coches para aparcarlos y cargarlos, mientras nos tomamos un café en el salón ubicado en el centro de las instalaciones. El pabellón se alimentaría de energía hidroeléctrica, que se ve complementada por paneles solares.

Nissan propone usar los propios coches que hagan uso del aparcamiento como fuente de energía, y es que los japoneses anuncian que la energía acumulada en todo el mundo sólo en sus Nissan Leaf vendidos hasta la fecha ascendería a 12 GWh. De todos estos coches los que tuvieran carga bidireccional, gracias a la carga inversa, o descarga del coche, los usuarios podrían pagar parte de la estancia del coche en dichas instalaciones estando conectado al estacionamiento, y se podría hacer tanto con dinero normal y corriente como con energía eléctrica del propio coche.

Nissan Leaf en el Pabellón Nissan.

Nissan Leaf en el Pabellón Nissan.

Esto prevendría a la infraestructura de sufrir subidas y bajadas de tensión a causa de los picos generados por el consumo, y los coches aportarían una corriente continua que ayudaría a linealizar la tensión de la red del edificio. Para poner un ejemplo práctico de cuánto sería el impacto de este tipo de alimentación al edificio, Nissan experimentó antes con tres Nissan Leaf Plus de 40 kwh y un sistema solar de 16.5 kw en las propias instalaciones. Con ello Nissan pudo reducir el gasto de energía en el pico máximo de consumo del edificio en un 14%.

Lo cierto es que el concepto que plantea Nissan es muy parecido a lo que Audi nos dejaba saber hace tan sólo unos días. En este caso la idea que planteaba Audi sobre la carga direccional se aplicaba al ámbito doméstico, usando también el coche como fuente de energía a la propia casa, usando el coche como un remanente de energía desvinculado del propio hogar, que se puede usar tanto para mover la energía a otro sitio, como para almacenarla temporalmente en él y luego pasar dicha energía a la casa.

Por tanto, si Nissan y Audi se han dado cuenta del potencial del coche eléctrico como fuente de almacenamiento y transporte de energía eléctrica, sin duda puede ser que la industria esté dando sus primeros pasos hacia un nuevo elemento de las smart cities, que parece ser que poco a poco se van materializando.

Conversaciones: