Híbridos y Eléctricos

CORREOS INTERNOS

Elon Musk reconoce a sus trabajadores que Tesla está teniendo un "trimestre muy difícil"

Tesla siempre ha sabido esquivar las adversidades, pero la crisis mundial de la industria también les está afectando. El balance del trimestre no será el más positivo de todos.

Elon-Muks-Pensativo
Elon Musk reconoce a sus trabajadores que Tesla está teniendo un "trimestre muy difícil"

Corren malos tiempos para la industria del automóvil. El mundo del motor lleva más de dos años sufriendo una crisis continuada. Primero fue la pandemia mundial de la COVID-19 y las graves consecuencias de esta como el cierre de fábricas, posteriormente se sumó el encarecimiento de los precios de los suministros y proveedores, lo que a su vez ha repercutido en el precio de los coches. Y finalmente, una vez más, un repunte de la pandemia de COVID-19 en Asia ha obligado nuevamente al cierre temporal de instalaciones.

Las marcas están viviendo una de sus etapas más duras. Sin previsiones de mejora en los próximos meses, los balances de resultados se estremecen ante el fin de segundo trimestre. El año no está siendo bueno, y compañías como Tesla lo saben. En un correo interno filtrado en Internet el propio Elon Musk reconoce que Tesla ha tenido un "trimestre muy difícil". En la misma misiva pide a sus empleados un esfuerzo extra para recuperarse. En apenas 20 días saldrán a la luz las cifras definitivas del segundo trimestre del año.

Teniendo en cuenta todas las circunstancias que han rodeado los últimos tres meses, nadie espera un balance especialmente bueno, aunque Tesla ha demostrado que sabe superarse ante las adversidades. Sin embargo, el cierre de la Gigafactoría de Shanghái durante semanas ha sido imposible de recuperar. Con la planta cerrada durante más de una semana, el volumen de producción ha caído considerablemente ya que China es el principal productor de toda la cadena de Gigafactorías. Pero no ha sido el único problema al que se han tenido que enfrentar los de Austin.

Aunque Elon Musk y sus trabajadores han sabido esquivar con bastante acierto la falta de microchips de la industria, el incremento en el precio de las materias primas ha obligado a la compañía a incrementar el precio de sus coches más vendidos. En los últimos meses el Tesla Model 3 y el Tesla Model Y se han encarecido ante la complejidad de los fabricantes por abastecerse de materiales asequibles. El níquel y el cadmio están disparados y nadie prevé que puedan bajar a corto o medio plazo, más bien lo contrario.

A pesar de ello, Tesla prepara la habitual oleada de entregas de finales de trimestre con la que maquillar las cifras. Cifras que posiblemente sean positivas, pero no tanto como en periodos anteriores. En los mismos correos, el propio Musk ha animado a sus empleados a recuperarse con fuerza en un tono paternalista. Menos amistoso se ha mostrado la última semana en la que forzaba a sus trabajadores a volver a sus puestos de trabajo presenciales. Su actitud errática también ha provocado una caída en las acciones, aunque a buen seguro nada detendrá al magnate americano que acaba de anunciar la tercera parte de su plan maestro.

FuenteElectrek

Conversaciones: