Híbridos y Eléctricos

SEGÚN LAS ÚLTIMAS CIFRAS DE VENTAS

Japón: el nuevo campo de batalla para los coches eléctricos de los fabricantes extranjeros

La lentitud de las marcas japonesas para incorporarse a la movilidad eléctrica está abriendo un nuevo mercado a los fabricantes extranjeros, que ven una oportunidad de negocio en el país del Sol Naciente, donde antes no tenían apenas cuota de mercado.

coches elctricos extranjeros japon-portada
En Japón, el año pasado, las ventas de modelos extranjeros aumentaron un 1,7 % y las importaciones de vehículos eléctricos con batería aumentaron casi tres veces alcanzando una cifra récord, 8.610 vehículos.

A excepción de Nissan, los fabricantes japoneses como Honda, Toyota o Mitsubishi están retrasando la electrificación de su oferta, en favor de las tecnologías híbridas e incluso de la pila de hidrógeno o de los combustibles alternativos. SI bien actualmente están comenzando a anunciar inversiones importantes en electrificación y varios modelos que pronto aterrizarán en el mercado, actualmente la oferta es limitada. Una situación que los fabricantes extranjeros están tratando de aprovechar ya que se los compradores ven como los coches eléctricos que vienen de fuera les ofrecen prestaciones superiores a los de las marcas nativas, lo que ha hecho que se eleve su cuota de mercado por encima de los habitual.

Si bien uno de los máximos exponentes de los fabricantes japoneses, Nissan, fue pionero con el lanzamiento del Leaf en 2010, su segundo modelo, el Ariya, ha tardado más de 10 años en presentarse y todavía no ha llegado al mercado. Otros fabricantes como Honda cuentan con una oferta limitada a un único modelo, aunque anuncian su futuro electrificado. El caso de Toyota también es llamativo, ya que tras basar su oferta en su tecnología híbrida, a finales del año pasado anunció su ofensiva 100 % eléctrica con 30 modelos, la conversión de Lexus en una marca totalmente eléctrica y una inversión de 35.000 millones de dólares hasta 2030. Su intención es vender 3,5 millones de coches eléctricos en todo el mundo para esa fecha, un tercio de sus ventas. En esa misma fecha, Volkswagen quiere que sean la mitad.

En este escenario, en septiembre, Narumi Abe hizo algo que en Japón no ha sido lo habitual hasta que al mercado de la automoción han llegado los vehículos eléctricos. En lugar de comprar un coche japonés se decidió por adquirir un Peugeot e-208, porque con él puede recorrer distancias mucho más largas que por ejemplo con un Honda-e. "Quería comprar algo que fuera mejor para el medio ambiente", dijo este japonés de 30 años, que dirige una empresa en Tokio dedicada a la venta de productos agrícolas.

Hasta ahora, en Japón, nueve de cada diez coches de los cinco millones que se venden cada año son fabricados por una empresa japonesa: Toyota, Honda o Nissan. Sin embargo, mientras que las ventas totales de automóviles en Japón, sin incluir los vehículos ligeros pequeños, cayeron un 3,2 % el año pasado, las ventas de modelos extranjeros aumentaron un 1,7 %. Las importaciones de vehículos eléctricos con batería aumentaron casi tres veces alcanzando una cifra récord, 8.610 vehículos, según la Asociación de Importadores de Automóviles de Japón. Los analistas estiman que alrededor de la mitad de ellos son de Tesla. 

El Grupo Volkswagen, el mayor fabricante de automóviles de Europa, ve una apertura del mercado de los vehículos eléctricos en Japón que favorecerá a los fabricantes extranjeros. Por eso, según ha declarado Matthias Schepers, gerente del grupo en Japón, planea ofrecer allí más de una docena de ellos en 2024, incluidos modelos premium de Audi y modelos más asequibles de Volkswagen, destinados a una franja más amplia de consumidores. Su objetivo es que en 2025, los vehículos eléctricos representen un tercio de las ventas de Audi allí, alrededor de 10.000 unidades. Además, el grupo alemán ampliará la instalación de cargadores rápidos hasta 250 estaciones en sus concesionarios para finales de este año.

Por su parte, Stellantis, apuesta por Peugeot, una de las marcas que forman el gran conglomerado de este grupo, ofreciendo a partir de este mismo año, dos nuevos modelos eléctricos en el mercado japonés.

La coreana Hyundai ha anunciado que, tras abandonar el mercado japonés hace 12 años por las bajas ventas, volverá a él con dos vehículos eléctricos con tecnologías diferentes. Por un lado ofrecerá el Nexo, un SUV de pila de combustible de hidrógeno, al que acompañará el Ioniq 5, un crossover eléctrico que está recibiendo muy buena acogida en otros mercados.

Conversaciones: