Híbridos y Eléctricos

DE 7.600 A 9.900 EUROS

ORA R1, el coche eléctrico más barato del mundo podría llegar a Europa

El ORA R1 podría abrir el camino a que los minicoches urbanos y eléctricos chinos revolucionen el mercado europeo, en el que actualmente la oferta de modelos tiene un precio excesivamente alto.

El Ora R1 tiene un diseño exterior similar al del Honda e.
El Ora R1 tiene un diseño exterior similar al del Honda e.

La marca ORA, creada por el fabricante chino Great Wall Motors para lanzar sus coches eléctricos, podría comercializar el R1 en el mercado europeo, aprovechando el acuerdo que mantiene con BMW desde julio de 2018 para fabricar los MINI eléctricos en China. El precio en China de este pequeño coche eléctrico y urbano está entre los 7.600 y los 9.900 euros, la mitad que el de los modelos europeos, lo que podría revolucionar este mercado.

Los modelos eléctricos que llegarán al mercado en los próximos años, con baterías más capaces y amplias autonomías, vienen a cubrir la posibilidad de realizar grandes desplazamientos, sin tener que recurrir a un segundo coche de combustión. Todo esto, lógicamente, con el permiso de la implantación de una infraestructura de recarga rápida y pública en las carreteras. Generalmente, un coche viajero requiere un tamaño suficiente para transportar a un familia y su equipaje por lo que los modelos de los segmentos A y B, pequeños utilitarios y turismos, no son la opción más habitual, por mucha batería y autonomía que incorporen.

ORA-R1-coche-electrico-interior

Puesto de conducción del ORA R1.

Sin embargo el mercado, en el que ya se mueve por ejemplo Smart, está a punto de recibir modelos de pequeño tamaño, del segmento A, como el trio del Grupo Volkswagen —el Seat Mii Electric, el renovado Volkswagen e-up! o el Skoda Citigo-e— o el futuro Honda e, todavía un prototipo. Además, un poco más grandes, ya en el segmento B, pero todavía algo pequeños para el viaje, estarán el Peugeot e-208, el Opel Corsa-e o, a los que se unen SUV de algo más de cuatro metros como el Kona Eléctrico o el e-Niro o el futuro DS3 Crossback e-tense, a caballo entre el segmento B y C.

En este mercado, la competencia a los grandes fabricantes está en China, el “paraíso” de los minicoches, donde un fabricante, Great Wall Motors, a través de su marca eléctrica ORA, vende el ORA R1 a un precio que oscila entre los 7.600 euros y los 9.000 euros al cambio.

Great Wall Motors mantiene un acuerdo para fabricar los coches eléctricos de la marca MINI, propiedad de BMW, en China, a través de una empresa conjunta participada al 50%. Este acuerdo podría ser el disparador de las especulaciones sobre la posible llegada de este minicoche a Europa en 2020. Si lo hiciera, a un precio similar o ligeramente superior al que se ofrece en el mercado chino, representaría una auténtica revolución del mercado, ya que cuesta la mitad del que los modelos eléctricos del segmento A mencionado, y la tercera parte del de los del segmento B.

El ORA R1 ofrece un amplio espacio interior para sus ocupantes

El ORA R1 ofrece un amplio espacio interior para sus ocupantes.

La marca ORA no ofrece el R1 como un coche chino barato, mal acabado y exento de detalles. Más bien al contrario. Con un diseño exterior que recuerda al Honda e, y grandes posibilidades de personalización, en su interior se respira espacio, a pesar de su pequeño tamaño, y tecnología; una aplicación para móvil permite controlar sus funciones a distancia,

Su pequeño motor eléctrico de 35 kW (47 CV) de potencia, capaz de desarrollar una velocidad máxima de 100 km/h, es suficiente para moverse por la ciudad y las circunvalaciones. La batería que lo alimenta, de 33 kWh, homologa 300 kilómetros en el antiguo ciclo NEDC, que se quedarán en 240 kilómetros en el actual WLTP.

Tren motriz del ORA R1

Tren motriz del ORA R1.

Los coches eléctricos urbanos pueden convertirse en una alternativa de movilidad en las grandes ciudades. Las regulaciones para la entrada de vehículos de combustión al centro de las ciudades y las ventajas en cuanto al estacionamiento y la circulación, están a su favor. En su contra, el precio, muy superior actualmente al de sus homólogos de combustión, lo que hace complicado amortizar la diferencia solo con el gasto de combustible, el mantenimiento y el aparcamiento.

Los fabricantes chinos, que en muchos casos tienen un socio europeo para desarrollar y vender modelos en su mercado, pueden hacer el viaje inverso y utilizar estos acuerdos para dar el salto y aterrizar en Europa con sus minicoches eléctricos baratos, lo que rompería el mercado y sería una gran noticia para los compradores.

Conversaciones: