Híbridos y Eléctricos

TESLA MODEL S 2.0

Así podría ser la renovación exterior e interior del Tesla Model S

El Tesla Model S lleva en el mercado desde 2012 sin apenas haber recibido actualizaciones estéticas de importancia. La nueva línea de diseño de la marca y las nuevas tecnologías mecánicas podrían implementarse en una nueva generación de la berlina eléctrica americana.

Render del exterior de la segunda generación del Tesla Model S. Imagen: Automobile-Propre.com.
Render del exterior de la segunda generación del Tesla Model S. Imagen: Automobile-Propre.com.

Tras la pequeña actualización del aspecto del Tesla Model 3 es muy probable que en un futuro cercano también llegue una renovación más profunda del Tesla Model S. Una web francesa ha querido imaginar cual sería el nuevo aspecto de la berlina americana cuando reciba las nuevas líneas básicas de diseño del Model 3 y del nuevo Roadster. El resultado es un cambio bastante importante por fuera y todavía más importante por dentro.

Desde su lanzamiento al mercado, allá por 2012, el Tesla Model S creó un verdadero terremoto en el segmento de las berlinas de lujo, no solo por ser eléctrico, sino por sus nuevas propuestas tecnológicas y equipamientos originales. Sin lugar a dudas, se convirtió en un hito en su segmento. Cuando llegó al mercado, ofrecía tres versiones diferentes con una autonomía máxima de 480 kilómetros, acompañado por una creciente red de Supercargadores que se convirtieron rápidamente en su mejor argumento de venta. A diferencia de otras marcas, con un Tesla se podía viajar y recargar en la ruta.

Durante estos años aparecieron nuevas capacidades de baterías y otro tipo de mejoras importantes, pero estéticamente solo ha recibido unos ligeros cambios que han afectado a su frontal y a la parte trasera. Desde 2016, la berlina eléctrica se mantiene idéntica en cuanto al diseño interior y exterior, por lo que es de suponer que Tesla esté ya trabajando en una actualización, teniendo en cuenta que la mayoría de los modelos del mercado reciben un primer restyling de media vida aproximadamente a los cuatro años de su lanzamiento y un cambio más profundo a los ocho.

Aunque no haya habido cambios estéticos, las actualizaciones que Tesla envía frecuentemente a todos sus coches sí suponen una mejora significativa en cuanto a rendimiento y nuevas funciones. Sus propietarios sienten que su coche se renueva cada poco tiempo, algo que no ocurre con otros coches que van envejeciendo con el tiempo sin que se pueda hacer nada para mantenerlos al día.

Tesla Model S 2.0 exterior trasera

El Tesla Model S 2.0 cambia en el exterior para recibir la nueva línea de diseño de la marca. Imagen: Automobile-Propre.com.

Sin embargo, con la llegada del Model 3, el Model S ha sufrido un significativo descenso en sus ventas. A esta competencia interna, que puede no ser muy preocupante para la marca, se la añadirá la competencia de otras berlinas eléctricas que ya están llegando al mercado, lo que debería obligar al fabricante a darle una nueva vida a este modelo con una segunda generación que modifique tanto su aspecto exterior como el exterior.

En 2018, ya se especulaba sobre una nueva generación del Model S y del Model X en el tercer trimestre de 2019 que ofrecería una mayor calidad interior, acompañada de una instrumentación minimalista, semejante a la del Model 3, y más adaptada a la conducción autónoma. Sin embargo, aquello no se hizo realidad. Elon Musk no se ha pronunciado sobre la renovación del buque insignia de la marca y no ha comunicado información sobre la fecha de lanzamiento de la segunda generación, debido, seguramente, a una agenda muy sobrecargada en lanzamientos para la marca en los próximos años.

En un ejercicio de investigación, unido a un poco imaginación, la web Automobile-Propre, ofrece la posible imagen del Tesla Model S 2.0 basado en el nuevo lenguaje de diseño, con líneas más nítidas, que ya comparten el Tesla Model 3, el Tesla Model Y, y el próximo Tesla Roadster. El aspecto es radicalmente diferente al actual. En el frontal se observan rasgos heredados del capó del Model 3, más inclinado y sin calandra, y los faros del Roadster, ofreciendo una imagen más deportiva que el actual. En los laterales aparecen unas protuberancias que simulan canales entre los pliegues de la carrocería que favorecen el flujo del aire. Los espejos tradicionales podrían desaparecer en favor de cámaras de vídeo. En la parte trasera el cambio es también notable, con unos pilotos más alargados y un portón trasero que eleva el ventanal ofreciendo un maletero de mayor capacidad y un aspecto más musculoso.

En el interior, el cambio es todavía más radical. Lo fundamental sería una pantalla de 20 pulgadas giratoria, para que sea el usuario el que decida si ponerla en horizontal o en vertical. La pantalla de instrumentación situada detrás del volante desaparece para convertirse en una pantalla fija de seis pulgadas sobre el volante. Este contaría con un aro que se iluminaría en diferentes colores para dar al conductor diferentes avisos de lo que ocurre a su alrededor.

Tesla Model S 2.0 interior

En el interior destacan la pantalla del salpicadero giratoria y la fija del volante. Imagen: Automobile-Propre.com.

Lógicamente, el Tesla Model S 2.0 incorporaría las últimas tecnologías de la marca, especialmente en el capítulo mecánico. Se beneficiaría de las nuevas celdas de batería 4680 presentadas durante el ‘Battery Day’, cuya integración en la estructura general del coche permitiría ahorrar peso. La capacidad, no desvelada, debería acercarse a los 120 kWh lo que se correspondería con una autonomía cercana a los 900 kilómetros. La red de Supercargadores se adaptaría a la nueva potencia de recarga máxima, 350 kW, que se ofrecería través de los Supercargadores V4, de los que tesla ya ha hablado en alguna ocasión. El Model S 2.0 recibiría opcionalmente la opción de incorporar tres motores eléctricos, tal y como se ha podido ver ya en el futuro Tesla Model S Plaid.

Si bien hasta aquí todo son especulaciones, estas tecnologías ya son parte de Tesla por lo que deberán aparecer en algún momento en sus coches eléctricos, ¿por qué no en una segunda generación del Model S?

Conversaciones: