Híbridos y Eléctricos

PROYECTO EXCLUSIVO

Sale a la venta un Tesla Model S 'Shooting Brake' único en el mundo, con carrocería hecha a medida

El carrocero neerlandés RemetzCar es el artífice de este exclusivo Tesla Model S 'Shooting Brake', un coche único en el mundo hecho en exclusiva para un cliente enamorado del Aston Martin DB5 Shooting Brake.

Sale a la venta un Tesla Model S único en el mundo, con carrocería hecha a medida
Sale a la venta un Tesla Model S único en el mundo, con carrocería hecha a medida

Hubo una época en la historia del automóvil en que los carroceros independientes eran los encargados de vestir al conjunto chasis-motor que vendían las marcas de coches como tal. Con la producción en serie, todo el coche se empezó a ensamblar en las mismas instalaciones pero incluso hoy quedan algunos carroceros independientes que hacen proyectos como el Tesla Model S 'Shooting Brake' que protagoniza estas líneas. Un coche especial, único en el mundo, y que ahora ha salido a la venta... Por un precio no apto para todos los bolsillos.

El coche que nos ocupa se trata de un Tesla Model S 85 del año 2013, pero como podéis observar, es distinto a cualquier otro que haya salido de la fábrica de Tesla en Fremont. Este Model S tiene una carrocería exclusiva, hecha a medida por el carrocero neerlandés RemetzCar, artífice de proyectos como el Audi A8 Executive (básicamente, un A8 limusina mucho más largo de lo normal), un Range Rover de 6 ruedas o un Model S fúnebre. También han modificado el Audi A8 oficial del rey Guillermo Alejandro de los Países Bajos.

tesla-model-s-carroceria-unica-Niels-van-roij-02

Tesla Model S 'Shooting Brake', un coche único en el mundo con carrocería a medida.

El propietario acudió a este carrocero con la idea de hacer algo parecido al coche de sus sueños, el Aston Martin DB5 Shooting Brake. La primera idea fue intentar acoplar de alguna manera la trasera de un Jaguar XF Sportbrake al Model S, pero la carrocería del británico está hecha de acero mientras que la del Tesla es de aluminio. Hubo que optar por otra solución que entrañase menos problemas, así que el carrocero convenció al propietario para hacerle una carrocería de aluminio completamente a medida.

El propietario también quería que el coche tuviera esencia británica, en homenaje a la tierra donde se originaron los 'Shooting Brake', de ahí el color verde 'British racing green' de la pintura del coche. Tras barajar alrededor de un centenar de posibles diseños diferentes, el resultado final fue el que veis en las imágenes. Eso sí, en honor al concepto original, hay que decir que esto es más parecido a un Model S familiar convencional que a una carrocería 'Shooting Brake' de verdad.

tesla-model-s-carroceria-unica-Niels-van-roij-05

Tesla Model S 'Shooting Brake', un coche único en el mundo con carrocería a medida.

No obstante, el coche sigue teniendo una presencia muy elegante y el conjunto está realmente bien resuelto. El cromado desde el pilar A hasta el pilar C es uno de los elementos centrales del diseño, y ayuda a crear una silueta más deportiva gracias a la línea descendente hacia el final de las ventanillas traseras y el pilar C. El portón trasero del maletero incluye un discreto alerón, que además esconde sutilmente el limpiaparabrisas.

En el interior se volvió a tapizar el volante y los asientos en piel color crema, con costuras y pespuntes en color verde a juego con la carrocería, que combinan con inserciones en fibra de carbono. Por lo demás, es idéntico al coche de serie, con la gran pantalla central como protagonista del salpicadero, aunque con algunas mejoras como la conectividad 4G.

tesla-model-s-carroceria-unica-Niels-van-roij-04

Tesla Model S 'Shooting Brake', un coche único en el mundo con carrocería a medida.

El coche cuenta con otras modificaciones para hacerlo, en definitiva, más actual. Aunque el coche original es de 2013, cuenta con el paragolpes rediseñado de los Model S, el puerto de carga Tipo 2 y conectividad mejorada. En cuanto al tren propulsor, tenemos 428 CV de potencia y una batería de 85 kWh que cuentan con 65.000 kilómetros a sus espaldas.

Después de haber sido un proyecto vital para su propietario, ahora ha decidido poner a la venta este coche único en el mundo. La parte negativa es el precio: 185.555 euros más IVA, que se traduce en 224.521 euros, ni más ni menos. Una suma más parecida a la de un superdeportivo, y con la que podrías comprar un par de Tesla Model S Performance a estrenar.

Conversaciones: