Híbridos y Eléctricos

TESLA PODRÍA ABARATAR COSTES Y AUMENTAR PRESTACIONES

Tesla trabaja en secreto para desarrollar sus propias baterías: ¿adiós a Panasonic?

Tesla está trabajando en un laboratorio "secreto" para desarrollar sus propias celdas de baterías. Conseguirlo tendría importantes ventajas, pero fabricar también las baterías podría suponer un desafio demasiado grande para Tesla en este momento.

Tesla trabaja en secreto para desarrollar sus propias baterías: ¿adiós a Panasonic?
Tesla trabaja en secreto para desarrollar sus propias baterías: ¿adiós a Panasonic?

Tesla está trabajando en el desarrollo de sus propias celdas para las baterías de sus coches, según ha podido saber el medio CNBC gracias a la información de varios empleados y ex-empleados de Tesla. Al parecer, la compañía californiana tiene a un equipo trabajando en secreto para desarrollar sus propias baterías, que hasta ahora le suministra Panasonic, en un laboratorio de Kato Road, a pocos minutos de su fábrica de coches en Fremont (California).

Los empleados del departamento de I+D de baterías de Tesla están centrándose en el diseño y la creación de prototipos de celdas de baterías iones de litio, así como en nuevos equipos y procesos de fabricación que permitan a Tesla producir estas celdas en gran volumen. El objetivo es reducir el coste de las baterías, el componente más caro en los coches eléctricos, al mismo tiempo que ofrece mejor rendimiento todavía en sus coches -tanto en términos de autonomía, como en tiempos de carga y potencia-. Actualmente, las celdas de Tesla y Panasonic son las más rentables de la industria.

Desarrollando sus propias baterías Tesla no tendría que pagar a Panasonic por ello y no compartiría información sobre su tecnología con nadie más. Además, de conseguirlo, daría un paso importante en su particular carrera hacia la independencia tecnológica, aumentando todavía más el número de componentes que Tesla desarrolla y fabrica ella misma.

Sin embargo, fabricar celdas a gran escala también supondría un gran desafío, quizá demasido grande, para una compañía que recientemente ha llevado a cabo medidas de reducción de costes y que todavía lucha por mejorar y aumentar la producción de coches en gran masa.

Actualmente las baterías que montan los Tesla se fabrican en la Gigafactoría de Sparks (Nevada, EE.UU.), que es propiedad conjunta de Tesla y Panasonic. Es esta última la encargada de desarrollar y fabricar las celdas de dichas baterías, y aunque su colaboración se remonta años atrás, en los últimos tiempos la relación entre ambas empresas ha tenido altibajos. A principios de abril, Panasonic dijo que congelaría temporalmente sus inversiones en la Gigafactoría de Tesla. Unos días después, Elon Musk culpó a Panasonic de retrasar el ritmo de la producción del Tesla Model 3, asegurando que la línea de producción en la Gigafactoría estaba operando a solo dos tercios de su capacidad (unos 24 GWh) y no estaban suministrando las baterías suficientes.

En las últimas semanas, Panasonic ha contratado a varios ex empleados de Tesla en la Gigafactoría, incluidos técnicos, supervisores e ingenieros de sistemas y procesos, tras los despidos por parte de Tesla para reducir costes. Un salto de Tesla a Panasonic que, según ex empleados, no era muy común hace unos años.

Pese a las desavenencias, a los desaires en público y a ciertos movimientos de Tesla recientemente (como la compra del fabricante de baterías Maxwell), ex empleados de Tesla relacionados con la negociación con proveedores han asegurado que, al menos a corto plazo, es poco probable que ambas compañías den por finalizada su relación. Al contrario, es muy probable que Tesla trabaje con Panasonic y con LG para que estas suministren las celdas de los Model 3 que se fabriquen en la factoría de Shanghai (China), que comenzará a funcionar a finales de 2019 y estará plenamente operativa a partir de 2020.

Conversaciones: