Híbridos y Eléctricos

ALEMANIA

Un tribunal alemán detiene la construcción de la fábrica europea de coches eléctricos de Tesla

Un tribunal alemán detiene la tala de un bosque cercano a Berlín, donde se situará la planta de coches eléctricos de Tesla, protestas ecologistas.

Un tribunal alemán detiene la construcción de la fábrica europea de coches eléctricos de Tesla.
Un tribunal alemán detiene la construcción de la fábrica europea de coches eléctricos de Tesla.

La primera factoría en Europa de la compañía de vehículos eléctricos Tesla se enfrenta a posibles retrasos legales que podrían demorar el proyecto varios meses, después de que un tribunal alemán detuviese la tala de un bosque cercano a Berlín donde se situará la planta mientras se considera el desafío para el medio ambiente que supone dicha acción.

El tribunal administrativo superior de Berlín-Brandeburgo emitió un mandato temporal contra la tala, anulando un fallo del tribunal inferior que había rechazado la solicitud del grupo ecologista local Gruene Liga Brandenburg.

Dicho colectivo busca evitar que Tesla elimine más árboles, por lo que el tribunal ha paralizado la tala hasta que tome una decisión sobre esta queja en los "próximos días", según recoge Bloomberg.

Tesla y el Gobierno de Brandeburgo, donde se encuentra la planta, tienen hasta el mediodía del martes para responder al tribunal y cumplirán con ese plazo, según ha señalado en Twitter el ministro de Economía de Brandeburgo, Joerg Steinbach, quien ha añadido que "confían" en la rápida decisión de la corte.

Si Tesla no limpia el bosque a mediados de marzo, antes de que comience el periodo de reproducción de las especies silvestres, la construcción podría retrasarse entre seis y nueve meses, tal como han advertido las autoridades locales.

Esta decisión judicial amenaza el calendario de Tesla de tener la factoría en funcionamiento a mediados de 2021. Si se despeja la situación burocrática alemana, la planta podría producir hasta 500.000 coches al año y emplear a 12.000 personas en el país.

Tesla ya ha talado el equivalente de unos 150 campos de fútbol de bosque y ha retirado la mayor parte de las municiones de la Segunda Guerra Mundial que había en el terreno. Las estipulaciones ambientales del proyecto incluyen ahuyentar o reubicar a los lobos, los murciélagos, las serpientes y las lagartijas hasta que finalice la construcción.

Conversaciones: