EL DISEÑO DE UN ELÉCTRICO

El reto de diseñar el Volkswagen I.D., un coche eléctrico revolucionario

Diseñar un vehículo eléctrico es una tarea totalmente distinta a la de diseñar un turismo tradicional. Desde Volkswagen explican los retos que han afrontado para diseñar su compacto I.D.

Volkswagen I.D., el prototipo presentado en París.
Volkswagen I.D., el prototipo presentado en París.

En 2020, el Volkswagen I.D., un compacto eléctrico, llegará a los concesionarios para suponer un hito para la marca, que iniciará su ofensiva eléctrica. El I.D. será el primero de varios modelos que también llevarán las siglas 'I.D.', como el I.D. Crozz, que será el SUV eléctrico, y el I.D. Buzz, el monovolumen eléctrico.

Tras su presentación en el Salón de París de 2016, ya se conoce el aspecto general que debería tener el I.D. Además, Volkswagen afirmó que pretenden que la versión de producción sea lo más fiel posible al prototipo presentado en la muestra francesa, aunque partes futuristas como las cámaras laterales para realizar la función de retrovisor o el logotipo iluminado por led, por poner ejemplos, no estarán presentes en la versión final. Sin embargo, la firma alemana ha tenido que enfrentarse a los retos que supone la creación de un vehículo distinto a todos los fabricados hasta ahora.

2018042714411059200

Una plataforma exclusiva

En primer lugar, Volkswagen ha trabajado por primera vez con su nueva plataforma modular MEB, una arquitectura desarrollada exclusivamente para los vehículos eléctricos del Grupo Volkswagen. Con esta plataforma, la batería de iones de litio ocupa la mayor parte del espacio comprendido entre ambos ejes, con el motor eléctrico situado en el eje trasero debajo del maletero. Según palabras de Christian Senger, el jefe de movilidad eléctrica de Volkswagen, en el portal Driving, este fue el primer reto al que se tuvieron que enfrentar los diseñadores, acostumbrados a dibujar vehículos con motor delantero. "Pasó un tiempo hasta que el equipo de diseño reconfiguró sus principios estilísticos. Ya no se necesita equilibrar el sobrepeso del motor de combustión en el eje delantero".

Por otro lado, la seguridad de que no va a haber versiones con motor de combustión ofrecía la posibilidad de jugar con las entradas de aire del vehículo. Mientras que el I.D. seguirá necesitando aire para refrigerar su propulsor, la cantidad necesaria será mucho menor a la requerida por un bloque de gasolina o diésel, por lo que elementos como la parrilla delantera pueden ser omitidos. Esta flexibilidad a la hora de refrigerar el propulsor eléctrico del I.D. abrió un abanico enorme de posibilidades a los diseñadores de Volkswagen, suponiendo otro reto que afrontar con motivación.

2018042714175626500

Aún trabajando con la silueta básica del I.D., los diseñadores debían recordar que durante su vida útil probablemente reciba algún tipo de sistemas semiautónomos, por lo que había que dejar espacio para los sensores y elementos necesarios para los mencionados sistemas. Si, por ejemplo, se omite la parrilla, en algún lugar del frontal se tendrá que colocar el espacio adicional necesario para alojar un sensor. "Fue un gran reto porque queríamos omitir todos los elementos viejos y hacer algo limpio pese a tener que dejar sitio para todos los sensores", admitió Senger. Antes de aprobar el diseño final, la marca buscó la opinión de clientes potenciales en sus principales mercados, Europa, América del Norte y Asia.

El interior

El directivo de Volkswagen no entró en detalles sobre cómo sería el interior del I.D. compacto, pero sí admitió que la posibilidad de poder hacer el suelo plano, por la ausencia de caja de transmisión y resto de elementos presentes en un motor de combustión, habría un montón de puertas a la creatividad y la innovación de sus diseñadores. "La gente está acostumbrada a una consola central en el interior del habitáculo y que todo lo que puedan tocar esté delante. Ahora, esta nueva tecnología nos permite hacer el suelo plano, algo que nos da mucho más espacio", explicó Senger.

vw-id-concept-volante-retractil

Pese a admitir que el vehículo será lo más fiel posible al mostrado en París, en el interior habrá cambios, como la desaparición del volante retráctil en favor de un volante más estándar, porque uno retráctil debería enfrentarse a una serie de pruebas de seguridad para conseguir ser homologado. La marca ha asegurado que tendrá un aspecto más vanguardista que el de sus modelos actuales pero el habitáculo sí se alejará un poco del prototipo de París.

Ya se han filtrado imágenes del exterior de la versión de producción pero en los próximos meses, sobre todo a medida que se vaya acercando el inicio de producción, Volkswagen irá mostrando progresivamente más detalles de su compacto eléctrico, el primero de una nueva generación de vehículos eléctricos.

Conversaciones: