Híbridos y Eléctricos

BYD HAN EV

Un BYD Han con baterías LFP "indestructibles" se incendia después de un test de choque

BYD se vanagloriaba con sus baterías 'Blade', asegurando cuando las presentó el año pasado que eran "indestructibles" y muy seguras. Sin embargo, uno de sus modelos equipado con estas baterías se ha incendiado después de haberse sometido a un crash test.

crash-test-byd-han-bateria-lfp
Investigan el incendio de un BYD con baterías LFP después de un test de choque

Cuando haces una afirmación grandilocuente, aumenta el riesgo de que el tiempo pueda jugar en tu contra. Lo que viene conociéndose como «por la boca muere el pez». Algo así podría ocurrirle al fabricante BYD, uno de los mayores fabricantes de vehículos eléctricos del mundo, después de un extraño incendio en uno de sus coches.

En marzo de 2020, BYD presentó sus nuevas baterías 'Blade' diciendo, entre otras cosas, que eran «indestructibles» e imposible que se incendiaran o explotasen. Hicieron especial hincapié en la seguridad, hasta el punto de que supimos las características relacionadas con la seguridad mucho antes que las especificaciones técnicas. Entre estas últimas cabe mencionar que las celdas de la batería son de tipo LFP (litio-ferrofosfato), tienen una vida útil de hasta 1,2 millones de kilómetros y ocupan un 50 % menos que una batería con química NCM de capacidad equivalente.

BYD aseguraba que había sometido a sus nuevas baterías a todo tipo de pruebas que pudieran hacer que se incendiasen o explotasen, incluyendo aplastamientos, penetración con clavos y sobrecargas extremas. También la habían calentado en un horno por encima de los 300º C sin que la batería echase a arder de alguna forma.

Por eso ha resultado muy extraño que un BYD Han eléctrico, equipado con estas baterías Blade, se haya incendiado después de someterse a un test de choque en el programa Understanding the Car Test Ground, un suceso del que nos han puesto tras la pista los compañeros de Autoevolution. En la prueba, un impacto frontal contra un ArcFox αS, el BYD Han acabó con el techo y el habitáculo deformados hasta el punto de no poder abrir la puerta del conductor. Probablemente porque la batería se desprendió (en parte) del monocasco del coche. No vamos a entrar en esta ocasión en las lesiones de los pasajeros, bastante graves en algunos casos. 

byd-han-ev-incendio

Lo más llamativo y extraño del caso es que el BYD Han se incendió dos días después de la prueba del choque. Días después, BYD publicaba en redes sociales una explicación al respecto en la que, entre otras cosas, aseguraba que el crash test planteaba muchas dudas debido a que la prueba no sigue los estándares de la industria, nacionales ni internacionales. La otra polémica está relacionada con el refrigerante de la batería, que según BYD no se trataba del original. El fabricante apuntaba al refrigerante como la posible causa del incendio, asegurando que el original (de color púrpura) había sido sustituido por uno de color rojo (utilizado por el resto de la industria) como se veía en las imágenes.

Algunos propietarios chinos comprobaron qué refrigerante llevaba de fábrica su BYD Han y, efectivamente, era de color rojo, contradiciendo las declaraciones del fabricante. Por su parte, desde Understanding the Car Test Ground aseguraban que ellos no hicieron ninguna modificación en el vehículo. En el minuto 14:47 de este vídeo se puede ver el momento en que la batería echar a arder mientras el coche está aparcado, dejando el coche totalmente calcinado.

Una investigación de lo ocurrido quizá responda las incógnitas alrededor de este incendio, aunque quizá para ello será necesaria la colaboración de BYD, que es quien mejor conoce sus vehículos y sus correspondientes baterías. Lo que sí parece claro es que el fabricante tendrá que mejorar sus argumentos para defender la seguridad de esta batería que, según parece, sí puede ser destructible. 

Conversaciones: