800 VOLTIOS Y 700 CABALLOS

eCOPO, un Chevrolet Camaro eléctrico diseñado para las carreras de aceleración

General Motors ha desarrollado el eCOPO, la versión eléctrica del Camaro pensada para las carreras de aceleración, dotándole de una potencia de 700 CV y movido por un sistema de motor eléctrico y batería que funciona a 800 voltios.

Chevrolet Camaro eCOPO.
Chevrolet Camaro eCOPO.

El Chevrolet COPO Camaro es una versión transformada de este deportivo pensada especialmente para participar en carreras de aceleración. Ahora el fabricante americano ha presentado el eCOPO, una variante eléctrica que desarrolla 522 kW (700 CV) de potencia y más de 800 Nm de par motor. Chevrolet no ha desarrollado este nuevo modelo como una simple conversión eléctrica de demostración, sino como un paso hacia las carreras eléctricas de aceleración y como un laboratorio de pruebas para sus futuros coches eléctricos. Chevrolet tan solo fabrica 69 unidades del COPO Camaro al año, todas ellas certificadas para la NHRA Drag (National Hot Rod Association). Esta asociación se encarga de organizar las carreras de aceleración en Estados Unidos, establece los reglamentos técnicos y se asegura de que se disputan en entornos seguros.

Con motivo del 50 aniversario de la presentación del primer Chevrolet Camaro, en 1967, General Motors ha desarrollado el eCOPO, una versión eléctrica radical, a partir de un Camaro COPO 2019. Ha sido construido en colaboración con el equipo Hancock y Lane Racing, que ha logrado importantes éxitos en el NHRA Drag Racing. Dotado con 522 kW (700 CV) de potencia, el motor eléctrico es capaz de transmitir a las ruedas un par motor de más de 831 Nm. Con la asistencia del equipo, una docena de estudiantes participaron en el montaje del coche, fruto del programa de tecnología automotriz en el que colabora General Motors.

El motor eléctrico del eCOPO, que sustituye al de gasolina, está basado en un conjunto de dos motores BorgWarner HVH 250-150 capaces de generar cada uno 406 Nm de par. Está conectado a una transmisión automática “Turbo 400” especialmente preparada para estas carreras, que canaliza el par motor completo hasta las ruedas traseras.

Chevrolet Camaro eCOPO-2

Está desarrollado con tecnología de 800 voltios, doblando el voltaje de todos los coches eléctricos del mercado actual y que, por ahora, tan solo han sido anunciado para los futuros Porsche Taycan y Aston Martin RapidE. Gracias a la elevación de la tensión se reduce el grosor de los cables que recorren el coche y por lo tanto su peso, además de lograr tiempos de carga más rápidos, algo fundamental para los coches eléctricos de carreras.

El paquete de baterías está compuesto por cuatro módulos de 200 voltios, cada uno con un peso aproximado de 80 kilogramos, selladas y montados estratégicamente para lograr una distribución óptima del peso. Dos se ubican en la parte baja del asiento trasero, y otros dos en el maletero, uno en el hueco de la rueda de repuesto y otro sobre el eje trasero. La jaula antivuelco de esta zona se ha reforzado para aumentar la seguridad. Un sistema dedicado administra los voltajes y temperaturas dentro de la batería y se comunica con un sistema de seguridad integral que evalúa todos los componentes eléctricos del coche para monitorizar su comportamiento.

Según Russ O'Blenes, director de variantes de alto rendimiento de General Motors, el programa eCOPO trata de explorar hasta donde se puede llegar en un futuro con la electrificación en los vehículos de alto rendimiento, siguiendo el objetivo inicial en el que se basó el programa original.

General Motors ha estado trabajando en un sistema de carga ultrarrápida con Delta Americas, capaz de recargar 290 kilómetros en 10 minutos. General Motors sugiere que parte de la tecnología que probará en el programa eCOPO podría pasar posteriormente a sus coches eléctricos de serie. El grupo americano anunció que lanzará hasta 20 modelos completamente eléctricos antes de 2023.

Conversaciones: