Híbridos y Eléctricos

TECNOLOGÍA COMPARTIDA CON VOLVO TRUCKS

Mack abre los pedidos de su camión de basura eléctrico para entregarlo en 2021

El Mack LR Electric es un camión eléctrico de recogida de basuras que comparte tecnología eléctrica con Volvo Truck, y que ahora abre su hoja de pedidos para clientes públicos y privados con el objetivo de iniciar las entregas a partir del año que viene.

Todas las unidades del Mack LR Electric cuentan con Bulldog de cobre montado en la parte delantera de la cabina.
Todas las unidades del Mack LR Electric cuentan con Bulldog de cobre montado en la parte delantera de la cabina.

En abril de 2018, el fabricante de camiones Mack anunciaba su intención de ofrecer dentro de su catálogo un camión de recogida de basura totalmente eléctrico a partir de 2019. Ahora, un año después de lo previsto, la filial estadounidense del Grupo Volvo anuncia sus planes de comercialización del Mack LR Electric, que abrirá su libro de pedidos en el cuarto trimestre de 2020, comenzando las entregas en 2021.

Presentado como prototipo en 2018, el LR Electric cuenta con un tren motriz eléctrico formado por dos motores eléctricos gemelos y cuatro baterías de iones de litio con tecnología NMC (níquel, manganeso, cobalto) que, además de alimentar los propulsores también se encargan de proporcionar energía a todos los accesorios del camión. El sistema de frenado regenerativo, configurable en tres niveles diferentes, ayuda a recuperar energía en cada una de las deceleraciones y paradas del camión que, en este caso, por la actividad que realiza, son muy numerosas.

Las baterías que lo alimentan serán las mismas que se implementan en los camiones de Volvo Trucks, ya que, al tratarse de un componente tan crucial, todas las marcas del grupo compartirán la tecnología. Por lo tanto, el LR Electric emplea las mismas que el Volvo FL Electric y el FE Electric.

Al igual que otros modelos de la gama LR de Mack, el chasis puede equiparse con carrocerías de varios fabricantes, lo que permite al cliente adaptar su camión a cada aplicación específica. Entre las disponibles están diferentes combinaciones para elegir el lado del conductor y del pasajero y todas las opciones de asientos y distribución de puertas de la versión diésel. Además, se han efectuado cambios mínimos en la cabina para permitir que su ergonomía se mantenga en la versión eléctrica. Un software de control llamado Mack GuardDog Connect supervisa el rendimiento del vehículo para ayudar a los clientes a evitar tiempos de inactividad no planificados y actúa de forma proactiva.

chasis Mack LR Electric

Chasis del Mack LR Electric que puede equiparse con carrocerías de varios fabricantes.

Un detalle curioso que Mack ha querido incluir en este camión eléctrico, y que es un guiño a su pedigrí y a sistema de propulsión eléctrico, es el Bulldog de cobre montado en la parte delantera de cada una de las unidades de estos camiones.

Según el fabricante el Mack LR Electric está pensado para satisfacer las necesidades de las empresas de recogida de basuras, tanto públicas como privadas, que precisen un proceso que cumpla con los objetivos ambientales y las regulaciones de emisiones locales. Además gracias a un funcionamiento silencioso, el LR Electric puede trabajar en un entorno urbano reduciendo la contaminación acústica, pudiendo operar incluso por la noche.

El Mack LR Electric se fabricará en Mack's Lehigh Valley Operations (LVO) en Macungie, Pennsylvania, donde se ensamblan todos los camiones Mack de servicio pesado construidos para América del Norte. El fabricante asegura haber capacitado a su red de distribuidores para garantizar que los clientes reciban el nivel de soporte que precisan.

Conversaciones: