Híbridos y Eléctricos

DOS CONFIGURACIONES Y MÚLTIPLES UTILIDADES

CAKE Ösa, una motocicleta eléctrica y una herramienta de trabajo

La CAKE Ösa es una motocicleta eléctrica (o un ciclomotor) que no solo sirve para ir de un lugar a otro sino que permite el transporte de herramientas que luego puede alimentar con la energía eléctrica de su batería.

Cake Ösa.
Cake Ösa.

La empresa sueca CAKE, especialista en la fabricación de motocicletas eléctricas todoterreno, livianas y de alto rendimiento, ha sorprendido a todos con la presentación de un nuevo modelo denominado CAKE Ösa que, según la configuración, es una motocicleta o un ciclomotor eléctrico. Además, como la plataforma de ocio y trabajo que es, su peculiar diseño está pensado para ser útil, ya que, según el fabricante, admite más de 1.000 combinaciones de personalización para transportar y colocar herramientas y para alimentarlas con la electricidad de su batería.

La CAKE Ösa no se parece en nada a ninguna otra motocicleta eléctrica conocida, ni a la venta ni en formato prototipo dispuesto a llegar a producción. En realidad, ha sido concebida como una plataforma para trabajar que ofrece dos posibilidades de configuración mecánica que dan lugar a dos homologaciones: la CAKE Ösa Lite, como ciclomotor eléctrico y la Ösa +, como motocicleta eléctrica.

Cake Ösa-2

Su particular diseño se asemeja todo lo posible a un banco de trabajo, de ahí el cuadro construido alrededor de una columna central principal que utiliza una abrazadera de bloqueo diseñada a medida para acoplar una amplia gama de accesorios. Sobre ella pueden situarse uno o más asientos que puede ponerse, quitarse y deslizarse sobre el marco. En la parte baja un bastidor puede sujetar cestas, soportes, enganches y una completa serie de accesorios que CAKE promete lanzar próximamente.

Las dos opciones de batería que se ofrecen no solo alimentan el tren motriz eléctrico de la motocicleta sino que ofrecen múltiples salidas que convierten a la Ösa en una estación de energía móvil. Entre las posibilidades que CAKE imagina para ella está desde la alimentación de las luces y los amplificadores de un concierto al aire libre hasta el uso profesional para trabajadores que necesiten conectar herramientas en lugares en los que no hay red eléctrica disponible.

Según afirma la empresa en la presentación, “durante el diseño de la Ösa, CAKE descubrió que la variedad de trabajo y desplazamientos que exige la sociedad actual nunca ha sido tan amplia. El objetivo era diseñar un vehículo capaz de atravesar carreteras y senderos, transportar cualquier cosa y proporcionar energía en cualquier lugar. La solución que propone CAKE es un vehículo eléctrico, de servicio público, modular, con capacidades todoterreno y funciones de una central eléctrica integrada”.

CAKE segura que la fabricación y la calidad de este nuevo modelo es igual o superior al del resto de sus vehículos que precisamente destacan por una producción excelente con estructuras sobredimensionadas que garantizan durabilidad y resistencia.

CAKE Ösa Lite

La CAKE Ösa Lite es el modelo de menores prestaciones de los dos que se pueden configurar. Se homologa como ciclomotor eléctrico por lo que no necesita un carnet específico de motocicleta para ser conducida. Su motor eléctrico ofrece 4 kW de potencia nominal aunque es capaz de llegar hasta los 10 kW en momentos puntuales. Transmite un par motor de 42 Nm a la rueda trasera mediante una correa desarrollada por Gates. Su velocidad máxima está limitad a 45 km/h en Europa (50 km/h en EE.UU). Incluye tres modos de conducción diferentes y un sistema de regeneración de energía durante el frenado.

Su batería está formada por 21.700 celdas de iones de litio que funcionan a 51,8 V y 30 Ah que ofrece una capacidad de 1,5 kWh. El cargador de 220 V tarda en recuperar toda la energía de la batería en aproximadamente tres horas.

CAKE Ösa Lite

Integra una toma de corriente de 5 V (10 W) para teléfonos, tabletas y otros dispositivos electrónicos pequeños. Una segunda toma de 12 V (180 W) para conectar equipos más potentes como ordenadores, altavoces y otros dispositivos electrónicos de servicio mediano. Por último cuenta con un adaptador externo para dispositivos exigentes que funciona a 220 V (110 V en EEUU) que admite hasta 2 kW.

El cuadro está fabricado en aluminio 6061, extruido, forjado, mecanizado, soldado y pintado. La suspensión delantera está formada por una horquilla de 100 mm de recorrido y la trasera por un muelle de precarga ajustable hasta los 260 mm. Las pinzas de freno son de cuatro pistones tanto en el delantero como en el trasero con discos de acero inoxidable de 220 mm de diámetro y 3,2 mm de espesor y palancas manuales.

Su precio en Europa es de 4.500 euros y para su reserva es necesario dejar un depósito de 200 euros. Las primeras entregas de este modelo se anuncian para marzo de 2020.

CAKE Ösa +

La CAKE Ösa + se homologa como una motocicleta eléctrica, por lo que necesita un carnet específico para poder conducirla. Es la variante de mayor potencia y velocidad, con un motor eléctrico de 7 kW de potencia nominal y 10 kW pico, que transmite el par motor de 42 Nm a la rueda trasera mediante la misma correa de carbono suministrada por Gates. Es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h.

CAKE Ösa +

En este caso CAKE ofrece dos opciones de batería. La primera, idéntica a la de la versión Lite puede usarse como batería principal, como baterías de respaldo para viajes largos o como fuente de alimentación adicional fuera de la red. La segunda cuenta también con 21.700 celdas de iones de litio que funcionan a 51,8 V y 50 Ah que ofrece una capacidad de 2,5 kWh. Incluye la toma de corriente de 5V y la de 12V. Opcionalmente ofrece un inversor externo de CC-CA con una potencia de 1,5 kW, que satisface todas las necesidades de suministro de energía. Permite alimentar herramientas eléctricas, altavoces, luces y equipos electrónicos de alta potencia. El adaptador de corriente se conecta a la batería y permite el uso de equipos electrónicos que funcionan a 220 V.

El cuadro es el mismo que el de la Osä Lite pero cambia la suspensión delantera por una horquilla de motocicleta invertida de 120 mm de recorrido, manteniendo la misma suspensión para la trasera. El sistema de frenos en este caso es combinado, con pinzas de cuatro pistones delanteros y traseros, discos de freno de acero inoxidable de 220 mm de diámetro y 3,2 mm de espesor, palanca de mano para freno delantero y palanca de pie para freno trasero.

En este caso el precio es de 6.500 € y la reserva supone un depósito de 200 €. Al igual que el modelo más económico las entregas arrancarán en marzo de 2020.

 

Conversaciones: