Híbridos y Eléctricos

LA AMENAZA ASIÁTICA

Siete fabricantes chinos de vehículos eléctricos que aspiran a dominar el mercado mundial

China es el mayor mercado de vehículos eléctricos del mundo y sus empresas no se conforman con quedarse dentro de sus fronteras, sino que también aspiran a conquistar otros mercados como el europeo o el estadounidense.

Los siete fabricantes chinos de coches eléctricos que aspiran a conquietar el mercado mundial.
Los siete fabricantes chinos de coches eléctricos que aspiran a conquietar el mercado mundial.

Con casi el doble del volumen de ventas que el mercado de Estados Unidos, China es el mercado de automóviles más grande del mundo. Su gobierno tiene planes muy agresivos para poner al país a la vanguardia en el desarrollo, despliegue y venta mundial de vehículos eléctricos. Fruto de este compromiso, más de 60 empresas han respondido con nuevas propuestas de vehículos eléctricos que, o bien ya están en el mercado, o bien están a punto de llegar a él. Aquí damos un repaso a siete de las más importantes y que más se han hecho notar, sobre todo, por su intención de dar el salto más allá de su mercado local y dirigirse también a la conquista de Europa y Estados Unidos.

Procedencia de las nuevas empresas

El año pasado, en China se compraron más vehículos eléctricos que en la suma del resto de todos los mercados mundiales. Por esta razón, el mercado del Gigante Asiático debe ser considerado como parte fundamental de la estrategia comercial de todos los grupos automovilísticos del mundo y de cualquier startup, china o no. Parte de sus recursos debe enfocarse en contar con capital para disponer de oficinas, personal y la capacidad de producción con la que establecerse y competir en él.

El mercado chino está actualmente saturado de marcas que buscan financiación para subsistir y que no podrán llegar todas a buen fin. De las más de 60 empresas que se conocen unas son fabricantes nacionales ya establecidos, otras son empresas conjuntas creadas junto a fabricantes extranjeros con muchos años de historia y otras son compañías completamente nuevas, formadas específicamente para desarrollar y vender "Vehículos de Nueva Energía", el nombre con el que el gobierno chino ha bautizado a todos aquellos vehículos que emplean nuevas tecnologías de tracción para ser cero emisiones, de los que la mayoría son eléctricos.

Nos centramos en estas últimas para hacer una recopilación de las siete empresas que más posibilidades tienen de triunfar en su mercado y expandirse internacionalmente a Europa y Estados Unidos. Todas ellas fabrican automóviles eléctricos allí o están a punto de hacerlo y han mostrado capacidad para ampliar su negocio a otros mercados. La mayoría de los prototipos mostrados se corresponden con vehículos premium, sobre todo SUV y algunas berlinas, dirigidos a clientes con un alto poder adquisitivo.

1. Byton

Byton es uno de los fabricantes chinos que más cerca está de llegar al mercado. Aunque fue fundada por el ex ejecutivo de BMW Carsten Breitfeld, en abril, este abandonó la empresa para trabajar en otra que también aparece en esta lista, Faraday Future. El SUV eléctrico M-Byte ha sido mostrado en versiones sucesivamente más refinadas en las diferentes ferias en las que ha estado presente. La empresa espera llevarlo a producción a finales de este año con dos opciones de batería: 72 y 95 kWh. Además, ya tiene previsto un segundo modelo, una berlina de lujo llamada K-Byte que llegará más allá de 2021.

byton

Byton iniciará las ventas en China el próximo año y desembarcará en Europa en 2021. Sin embargo, para el mercado americano, la actual guerra comercial entre Estados Unidos y China amenaza con poner fin a sus planes de lanzamiento. Como alternativa, recientemente Byton ha contratado a una compañía coreana para ensamblar el M-Byte en una antigua planta de General Motors en Estados Unidos, lo que le permitiría saltarse los aranceles de importación.

Byton dice parecerse “más a Apple que a Tesla", ya que se centra en la integración de la vida digital de cada usuario con su automóvil. Lo demuestra una pantalla de 48 pulgadas que recorre todo el salpicadero del M-Byte, mostrando todas la información posible para el conductor y los pasajeros a la que se suma otra pantalla dedicada a la instrumentación que controla el conductor.

2. Faraday Future

Faraday Future (FF) es una de esas empresas que ha encadenado problema tras problema desde que fue creada. Fundada por el multimillonario empresario chino y CEO de LeEco, Jia Yueting (YT), la compañía tuvo un debut espectacular en el Consumer Electronics Show 2017, donde anunció sus planes para construir una fábrica de miles de millones de dólares cerca de Las Vegas, y mostró el FF91, un SUV eléctrico de lujo que debería llegar al mercado el próximo año.

faraday-future-ces-2017-ff91

Tras la puesta de largo, no le llegaron los fondos previstos para su financiación con lo que comenzaron sus problemas. El fundador dejó la empresa en agosto, y fue sustituido en septiembre por Carsten Breitfeld, cofundador de Byton, cuyo objetivo es entregar las primeras unidades del FF91 el próximo año.

A pesar de haber vendido los terrenos previstos para la fábrica de Las Vegas, FF necesita más de 1.000 millones de dólares en financiación para lanzar la producción en una antigua planta de Pirelli en California el próximo año. Aunque parece poco probable que ayude a la compañía a recaudar los fondos necesarios, a mediados de octubre, cuando YT se declaró en bancarrota, vendió sus acciones de FF para pagar a sus acreedores. 

3. Lucid Motors

Nacida en 2007 y anteriormente conocida como Atieva, la conocida ahora como Lucid Motors comenzó su andadura en Silicon Valley como un fabricante chino de motores eléctricos aunque siempre tuvo la aspiración de convertirse en un fabricante de automóviles de pleno derecho. Tras cambiar de nombre a finales de 2016, presentó su primer modelo, el Lucid Air, un coche eléctrico, que según la empresa era en ese momento "un Tesla bien hecho".

Prototipos de pruebas del Lucid Air

Desde entonces, Lucid ha luchado por recaudar capital para alcanzar su producción. En abril, anunció que había logrado 1.000 millones de dólares procedentes de un fondo de inversión de Arabia Saudita, junto con los fondos de Tsing Capital de China y LeEco (la misma compañía que respaldaba Faraday Future). Este apoyo le ha permitido planear lanzar la producción de su berlina eléctrica de lujo a finales de 2020. El Lucid Air ofrecerá casi 400 kilómetros de autonomía en su versión básica que pasarán a 650 en la gama más alta que además promete 750 kW de potencia (1.000 CV). Su segundo coche, como ocurre en el caso de muchas empresas, será un SUV eléctrico que todavía no tiene nombre.

El equipo de Lucid incluye numerosos ex trabajadores de Tesla, incluido el CEO Peter Rawlinson, quien dirigió el equipo de ingeniería que creó el Model S. En julio, Lucid también contrató al jefe de producción de Tesla, con el objetivo de poner el Air en producción a fines de 2020 en un planta situada en Arizona.

4. Nio

Tras completar una oferta pública de acciones por valor de mil millones de dólares en la Bolsa de Nueva York, Nio Motors se ha convertido en uno de los fabricantes que ya opera con dos SUV eléctricos y reales en China: el Nio 8 y el Nio 6. A pesar de ello, la empresa lucha por subsistir vendiendo “Teslas a precio de Toyotas”, un objetivo que todavía está muy lejos de hacerse realidad. Si bien le precedía una reputación de empresa bien financiada y administrada sólidamente, Nio no ha podido superar dos factores externos: la contracción del mercado automotriz chino y la expiración de los subsidios para vehículos de nueva energía.

Entregadas las primeras unidades del Nio ES6

Nio perdió medio billón de dólares en el segundo trimestre de este año, y sus acciones han alcanzado el valor más bajo de todos los tiempos. Está lejos de alcanzar el objetivo de ventas nacionales de este año fijado en 40.000 unidades de los dos SUV que ofrece en el mercado. En mayo, la compañía cerró sus oficinas en los Estados Unidos y despidió a la mayoría del personal. Poco después también tuvo que despedir a varios de sus ejecutivos en China hasta que su cofundador renunció a su cargo de CEO en agosto. En septiembre, los analistas advirtieron que Nio había perdido 6.000 millones de dólares desde 2014. Por el momento, Nio se ha centrado en buscar uno o varios salvadores financieros. 

5. Polestar

Desde 2015, Polestar era la marca de alto rendimiento de Volvo. En 2017, el fabricante sueco, propiedad del grupo chino Geely desde 2010 tras comprárseaa a Ford, escinde Polestar para convertirla en una empresa independiente dedicada al desarrollo de vehículos eléctricos de altas prestaciones.

El Polestar 2 viaja por todo el mundo buscando su goden ride

Con la buena reputación y la experiencia de Volvo, un fabricante de automóviles que ha construido vehículos premium durante muchos años, Polestar anunció dos nuevos modelos. El primero, el Polestar 1, es un cupé híbrido enchufable de altas prestaciones, con 150 kilómetros de autonomía eléctrica, 600 CV de potencia, unos 1.000 Nm de par, y carrocería de fibra de carbono que está llamado a convertirse en el coche híbrido más exclusivo que se fabricará en China. Unos atributos en consonancia con su precio, que en España partirá de los 155.000 euros. En los primeros compases de su producción, está previsto ensamblar 500 unidades al año, lo que supone 1.500 coches en los próximos tres años.

Su primer vehículo de gran volumen será el Polestar 2, nacido como un competidor directo del Tesla Model 3, incluso en sus precios. Además, su tecnología se compartirá en varios de modelos de Geely y Volvo, lo que le proporcionará a la nueva marca economía de escala. Sus dos motores eléctricos, montados en ambos ejes, desarrollarán 300 kW (408 CV) de potencia y ofrecen tracción a las cuatro ruedas con un par motor de 660 Nm y será capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

Polestar fabricará el Polestar 2 en una fábrica dedicada en Luqiao, China, y planea disponer de 50 tiendas abiertas en todo el mundo a finales de 2020. El Polestar 3 será un SUV con carrocería estilo cupé que llegará al mercado “hacia finales de 2021”.De todas lo fabricantes seleccionados para este listad, Polestar es, sin duda, el que mayores posibilidades de éxito acumula.

6. Seres

Seres tiene tras de sí una historia enrevesada. Comenzó como una compañía de tecnología de baterías, llamada InEVit, cofundada por Martin Eberhard, uno de los fundadores originales de Tesla. Fue comprado por el gigante chino fabricante de camiones Chongqing Sokon Industry Group en 2017, convirtiéndose en SF Motors. La compañía cambió su nombre a Seres en abril, cuando puso a la venta en China su primer SUV eléctrico, el SF5, que había presentado el año anterior junto al SF7, otro SUV eléctrico algo más grande.

seres_sf5_rear_34

El SF5 tenía previsto fabricarse en la planta de Chongquing en dos versiones. Una eléctrica con 480 kilómetros de autonomía gracias a una batería de 90 kWh de capacidad y un motor eléctrico 510 kW (684 CV) que desarrolla un par motor de 1.040 Nm. La versión de autonomía extendida cuenta con una batería más pequeña, 33 kWh, apoyada por un motor de combustión situado en los bajos, ocupando el espacio que deja libre la batería.

En julio la compañía suspendió los planes de desarrollo del SF5. Bajo las órdenes de su nuevo CEO, James Taylor, que anteriormente trabajó en General Motors, Fisker y Karma, se produjeron los despidos de gran parte de su personal en Estados Unidos para centrarse exclusivamente en el mercado chino y ofrecer transmisiones eléctricas y fabricar vehículos bajo contrato para otros fabricantes en su instalación de Indiana.

7. Xiaopeng

Xiaopeng, realmente conocida como Xpeng, es una empresa conocida por sus productos relacionados con la conectividad. La compañía china no pretende ocultar su inspiración en Tesla. De hecho fue fundada después de que el fabricante americano liberara las patentes de sus coches eléctricos en 2014. 

2018-xpeng-g3_100639248_l

En 2018 anunció que había recaudado 700 millones de dólares elevando el valor de la empresa a más de 1.000 millones. Sus cofundadores tenían experiencia previa en nuevas empresas digitales chinas y proyectos de vehículos de nueva energía. Los inversores incluyen el gigante de la electrónica Foxconn y el conocido grupo chino de comercio electrónico Alibaba. 

En enero de 2018, presentó, en el CES de Las Vegas, el G3, un SUV eléctrico compacto que precisamente presumía de sus tecnologías de conectividad (de ahí su nombre “G” que significa “geek”, un término relacionado con la tecnología y la informática). El exterior del Xpeng G3 imita el diseño del Tesla Model X, aunque en la última actualización de su diseño perdió algunas de estas similitudes. El interior, en cuanto a la interfaz de usuario, mantiene las semejanzas con el Model S y el Model X. Las similitudes se acaban con las especificaciones técnicas, en este caso mucho más modestas. El propulsor eléctrico tiene una potencia de salida de 145 kW (194 CV) que envía un par motor de 300 Nm a las ruedas, acelerando de 0 a 50 km/h en 3,8 segundos.

Según la empresa, ya ha construido más de 10.000 G3 desde que comenzó la producción en diciembre de 2018 y asegura que fue “el coche eléctrico más vendido de China por un nuevo fabricante" en el primer semestre de 2019, según los datos de la Asociación de Automóviles de Pasajeros de China. A finales de este año, debería tener 120 puntos de venta en 60 ciudades chinas.

… y Tesla

Aunque todo el mundo sabe que Tesla es estadounidense y no debería estar en esta lista, es posible que, dada su estrategia actual, puede acabar haciendo que venda más vehículos en China que en cualquier otro mercado, como le ocurre a General Motors. Tesla ya tiene versiones de preproducción de su Model 3 fabricado en China y ya lo ha puesto a la venta en su web en su versión más económica, con Autopilot, con el sello “Made in China”.

Y se puede reservar el Tesla Model 3 Made in China

En menos de un año, Tesla ha puesto en marcha la Gigafactoría de Shanghái. Un tiempo récord que parece imposible que pueda lograrse en cualquier otro país del mundo y que demuestra lo que se puede hacer en China cuando los gobiernos estatales y locales quieren que la industria local prospere. De cualquier forma, los analistas financieros señalan que esta circunstancia supone una hipoteca para Tesla: si en 2025 no logra la cifra de ventas acordada las autoridades locales pueden hacerse cargo de la fábrica.

Tesla ensamblará en Shanghái inicialmente el Model 3 y próximamente, a la vez o incluso antes que en Estados Unidos, arrancará con el Model Y. En el caso de la versión china, las celdas de la batería pueden provenir de LG Chem en lugar de Panasonic, el proveedor habitual de la marca hasta ahora.

Antes de la puesta en marcha de la fábrica, Tesla importaba desde California sus vehículos para cubrir la demanda de sus clientes chinos. Ahora, la ventaja que ofrece producir los vehículos de forma local y el reconocimiento general que ya tiene la marca, lo convierten en un serio competidor en este mercado.
Conversaciones: