Híbridos y Eléctricos

NUEVO PASO EN LA ELECTRIFICACIÓN DE LA MARCA

Volkswagen planea compartir la producción de furgonetas eléctricas con Ford

Volkswagen podría plantear a Ford el uso de fábricas compartidas para la producción de furgonetas eléctricas. La alianza podría hacerse oficial el 16 de noviembre según fuentes de la compañía. 

Volkswagen I.D. Buzz, la furgoneta eléctrica de nueva generación de la marca alemana.
Volkswagen I.D. Buzz, la furgoneta eléctrica de nueva generación de la marca alemana.

Se avecina una importante alianza en el mercado automovilístico alemán. El grupo Volkswagen ya anunció el pasado 29 de octubre su intención de vender coches con la misma autonomía que los modelos de Tesla (alrededor de 600 kilómetros) pero a la mitad de precio que los coches de la firma de lujo estadounidense. Y nada mejor que unir fuerzas junto a Ford, otra de las principales marcas competidoras en el mercado doméstico de la compañía dirigida por Elon Musk.

Según fuentes de mercado, Volkswagen podría plantear a Ford el uso de fábricas compartidas para la producción de furgonetas eléctricas. Por el momento se trata de una “toma de contacto”, según las mismas fuentes, aunque se podría llegar a una determinación tras la reunión del consejo ejecutivo del fabricante alemán el próximo 16 de noviembre. Es en esta fecha donde el panel de dirección de Volkswagen seguirá trazando la hoja de ruta para la electrificación por completo de la marca antes de la prohibición definitiva del diésel.

Alan Hall, responsable de comunicación de Ford en Europa, confirmó el pasado 31 de octubre los contactos con Volkswagen. Aunque por el momento ambas partes se refieren a conversaciones y no a acuerdos, Hall adelantó que pueden incumbir a varias áreas, no solo a compartir infraestructuras. “Es pronto para dar detalles adicionales”, sentenció.

Sistema eléctrico del Volkswagen I.D. Buzz

Plataforma eléctrica del Volkswagen I.D. Buzz.

La idea de Volkswagen pasa por producir los modelos de su I.D. Buzz, la furgoneta completamente eléctrica que lanzará al mercado en 2021, en una planta de Hannover donde ya se produce el T6 de Ford, más conocido como Ranger. Para aumentar la producción de eléctricos en Alemania, este movimiento provocaría que la fabricación de otros modelos de furgonetas comerciales se trasladara a una de las plantas de la firma estadounidense en Turquía. Sin embargo, no se trata tan solo de compartir espacios.

La industria del automóvil genera en Alemania cerca de 600.000 puestos de trabajo, por lo que la pérdida de empleo sería un factor a tener en cuenta si finalmente se produjese el acuerdo. Los sindicatos alemanes, por supuesto, no darían el beneplácito a una operación que perjudicaría a los trabajadores germanos. Aún así, existen alternativas, como la planta de Emden, que ya está destinada a la producción del I.D. Aero, o el centro de Zwickau, en el que la compañía centrará la fabricación del I.D. Neo.

El objetivo del grupo: fabricar “Teslas” a mitad de precio

El CEO de Volkswagen, Herbert Diess, se mostró ambicioso en una entrevista en la cadena germana ZDF sobre los planes estratégicos para la electrificación de la marca. “Venimos con mucha fuerza”, advirtió Diess, que sacó a relucir los 30.000 millones de euros invertidos en electromovilidad, la reconversión de la planta de Zwickau a una destinada a la fabricación exclusiva de eléctricos y el nuevo centro que Volkswagen tiene previsto abrir en Shanghái, la capital china. “Entraremos en 2020 con vehículos que podrán hacer lo mismo que cualquier Tesla, pero a la mitad de precio”, sentenció Diess. Ese precio rondaría los 20.000 euros, según las estimaciones del fabricante alemán.

Volkswagen ya ha adelantado algunos detalles de su próxima gama de eléctricos. Además de la presentación a principios de septiembre de la plataforma modular MEB, sobre la que el fabricante centra la producción de los nuevos vehículos y que podría compartir con Ford, el grupo ya adelantó que la joya de la corona será el I.D. Neo. “Compacto y del tamaño de un Golf”, según Diess, el grupo germano pretende adjudicarse el 25% de cuota de mercado con el lanzamiento de este modelo. Su precio será de unos 20.000 euros y tendrá una producción inicial de 200.000 unidades.

El objetivo es que esté completamente afianzado en el mercado para la próxima década, cuando las previsiones indican que comenzará el cambio general de la industria hacia la electrificación. En Estados Unidos, los legisladores han estipulado un recorte del 35% de las emisiones de automóviles para 2030. Diess aseguró que, para reducir las emisiones de los vehículos Volkswagen en un 30% para ese mismo año, el fabricante necesita aumentar su producción de eléctricos. Aunque terminaría afectando a la actual plantilla.

El cambio de motores provocaría una reducción de unos 14.000 empleos en Volkswagen en los dos próximos años. La mayoría de esos puestos de trabajo se trasladarían a los fabricantes de baterías, por lo que en el panel directivo de Volkswagen tienen otro punto a discutir en la reunión del 16 de noviembre: cómo reformular el modelo de negocio del grupo para minimizar el impacto de la electrificación de la marca en sus trabajadores.

Conversaciones: