Híbridos y Eléctricos

100 KILÓMETROS EN 3 MINUTOS

FastCharge logra la recarga de coches eléctricos a 450 kW de potencia

Fast Charge ha inaugurado en Alemania la primera estación capaz de recargar un coche eléctrico a una potencia de 450 kW. El prototipo de demostración permanecerá disponible de forma gratuita para cualquier usuario que quiera utilizarla.

Los dos coches eléctricos preparados para la demostración de la estación de carga de FastCharge a 450 kW de potencia.
Los dos coches eléctricos preparados para la demostración de la estación de carga de FastCharge a 450 kW de potencia.

El consorcio FastCharge, formado por BMW, Porsche, Allego, Phoenix Contact y Siemens, ha presentado un prototipo de demostración de una estación de recarga ultrarrápida para vehículos eléctricos capaz de suministrar hasta 450 kW de potencia. La prueba, para la que se han utilizado un Porsche Panamera y un BMW i3 preparados para la ocasión, ha tenido lugar en la ciudad alemana de Baviera.

En 2017, el proyecto FastCharge, financiado con 7,8 millones de euros por el Ministerio Federal Alemán de Transporte e Infraestructura Digital, se puso como objetivo “determinar los límites técnicos y físicos de todos los componentes y sistemas involucrados en la recarga, tanto en el vehículo como en la infraestructura”. Un año después, la inauguración de este prototipo de sistema de carga en la autopista A8 entre Ulm y Augsburg, demuestra que cargar un coche eléctrico puede ser tan rápido como llenar un depósito de combustible. Con una potencia de 450 kW, FastCharge se pone a la cabeza, en cuanto a velocidad de carga, de las grandes redes de recarga ultrarrápida.

La estación de FastCharge ha demostrado que un coche eléctrico puede lograr recuperar en tan solo tres minutos 100 kilómetros de autonomía. Para ello, el sistema de carga fabricado por Siemens ha sido desarrollado expresamente para probar los límites de la capacidad de carga rápida de las baterías, y es capaz de funcionar a un voltaje máximo de 920 voltios.

Por ahora, ningún coche eléctrico del mercado admite esta tensión de carga y por tanto no puede aprovechar la capacidad de la nueva estación. Sin embargo, según informa el consorcio, cualquier usuario puede utilizar esta estación de carga –que por ahora es gratuita– ya que utiliza una conexión CCS. Un controlador ajusta automáticamente la potencia para entregar solo la que el coche eléctrico puede admitir. La estación permite la recarga de dos coches eléctricos simultáneamente en sus dos puntos de carga: uno con 175 kW y otro con 450 kW.

El operador Allego ha estrenado para la ocasión un nuevo diseño de columna que oculta las conexiones de carga. Dependiendo del vehículo, la estación puede cargar sistemas de baterías de 400V y de 800V mediante cables de carga HPC, enfriados mediante una mezcla de agua-glicol,  suministradas por Phoenix Contact. El puerto de carga del vehículo también se enfría durante el proceso de carga.

Un Porsche y un BMW preparados para la ocasión

Para poder llevar a cabo la demostración de la potencia de recarga que ofrece esta estación, BMW y Porsche han fabricado dos vehículos de demostración capaces de admitir la potencia de carga que puede servir la instalación.

BMW ha modificado un i3 equipándolo con una batería de 57 kWh de capacidad que admite una potencia de carga de hasta 175 kW. El proceso de carga del 10 al 80% se logró en tan solo 15 minutos, lo que supone un tercio de lo que la generación actual de i3, con 50 kW de potencia máxima, puede lograr.

El prototipo de Porsche es un Panamera convertido, con una capacidad neta de batería de aproximadamente 90 kWh. Su potencia de carga inicial es superior a los 400 kW, lo que le ha permitido lograr tiempos de carga de menos de tres minutos para los primeros 100 kilómetros.

Conversaciones: