Híbridos y Eléctricos

A 50 KM/H

Este Renault Zoe de pila de combustible tiene una autonomía de 2.000 kilómetros

La empresa francesa ARM Engineering ha creado un combustible denominado G-H3, que puede obtenerse a partir de hidrógeno, capaz de propulsar coches eléctricos mediante una pila de combustible con la que un Renault Zoe modificado ha recorrido 2.055,68 km sin repostar.

renault zoe pila coombustible g-h3 hidrogeno-portada
Este Renault Zoe emplea G-H3, un nuevo combustible creado por ARM Engineering que se obtiene obtener mediante la metanización de la biomasa no alimentaria, como estiércol y residuos vegetales o a partir de CO2 e hidrógeno mediante electrólisis del agua.

Un Renault Zoe equipado con una pila de combustible que utiliza G-H3, diseñado por la empresa francesa ARM Engineering, ha batido dos récords de autonomía al recorrer más de 2.000 kilómetros con un único depósito. Este combustible, que se obtiene como un derivado de la metanización de la biomasa o a partir del CO2 e hidrógeno mediante la electrolisis del agua, puede alimentar tanto motores térmicos como eléctricos, en el caso de estos últimos, empleando una pila de combustible que extrae la electricidad que alimenta el motor eléctrico.

Desde que diseñó sus primeras unidades de conversión de bioetanol en 2007, la empresa francesa ARM Engineering, con sede en Montans en el Tarn, se ha especializado en la investigación de combustibles alternativos. Recientemente ha desarrollado un metanol sintético renovable denominado G-H3, que tiene, entre otras características, la capacidad de propulsar vehículos tanto térmicos como eléctricos. En este último caso a través de una pila de combustible.

Según ARM Engineering, el G-H3 se puede obtener mediante la metanización de la biomasa no alimentaria, como estiércol y residuos vegetales, o a partir de CO2 e hidrógeno mediante electrólisis del agua. En este caso, al emplear fuentes de energía renovable para producir la electricidad necesaria, se logra un circuito de suministro ecológico, que juega un papel crucial en la viabilidad de este combustible. 

renault zoe pila coombustible g-h3 hidrogeno-interior1
El Renault Zoe equipado con una pila de combustible que emplea G-H3 ha recorrido 2.055,58 kilómetros con un solo depósito, batiendo un doble récord: el de autonomía de un vehículo alimentado por pila de combustible y el de autonomía de un coche eléctrico.

En las mejores condiciones, este proceso permite que un coche de pila de combustible G-H3 en la que se recompone el hidrógeno para transformarlo en electricidad, emita un 80% menos de CO2 que un modelo que alimenta directamente por hidrógeno, como es por ejemplo el Toyota Mirai o el Hyundai Nexo, considerando todas las emisiones desde el pozo a la rueda. A diferencia de la electricidad o el hidrógeno, el G-H3 se almacena y utiliza en estado líquido, lo que tiene la ventaja de poder ser distribuido mediante las bombas de combustible convencionales.

Para demostrar la viabilidad técnica de este combustible en el caso de alimentar un coche eléctrico, ARM Engineering equipó un Renault Zoe con su sistema y lo puso a prueba. En el circuito de Albi, situado cerca de la ciudad francesa de Le Sequestre a 80 kilómetros de Toulouse, y circulando a 50 km/h, fue capaz de batir el récord de autonomía de un coche eléctrico propulsado por hidrógeno que ostentaba precisamente el Toyota Mirai. Con un solo tanque de G-H3 de 200 litros de capacidad ha recorrido 2.055,68 kilómetros. Una cifra muy por encima de la que logró la berlina japonesa, que alcanzó los 1.360 kilómetros entre los días 23 y 24 de agosto de 2021.

ARM Engineering batía al mismo tiempo, un segundo récord, el de autonomía de un coche eléctrico. Este era propiedad desde 2017 del prototipo The Phoenix de la empresa estadounidense IT Asset Partners, construido a partir de elementos reciclados y que había alcanzado los 1.600 kilómetros con una sola carga.

renault zoe pila coombustible g-h3 hidrogeno-interior2
El Renault Zoe se modificó para transportar una pila de combustible y un tanque de 200 litros de capacidad.

A diferencia del bioetanol E85, que se mezcla con gasolina gracias a un kit de conversión (85% etanol y 15% gasolina), en un automóvil con motor de combustión también es posible emplear G-H3 puro como combustible, sin mezcla. Según ARM Ingeniería, en este caso permite reducir en un 80% las emisiones de CO2 del vehículo y a cero sus emisiones de óxidos de nitrógeno y partículas finas. El alto octanaje del G-H3 (109) también permite aumentar la potencia y el par. Como guinda del pastel, el coste bruto de producción de G-H3 es de tan solo 0,35 €/l.

Actualmente, las restricciones relacionadas con los circuitos de producción, la logística y la escala de uso son obstáculos para su adopción masiva. También lo es la certificación oficial. ARM Engineering tiene la intención de aprovechar esta demostración para encontrar inversores que apoyen el desarrollo de este proyecto que pasará por la creación de una nueva empresa llamada ARM Energy.

Conversaciones: