Híbridos y Eléctricos

SERÁ OBLIGATORIO EN ALEMANIA

Así funciona la tecnología C-V2X de Audi para avisar de la presencia de bicicletas en la vía

C-V2X es un sistema de conexión entre vehículos creado por Audi implementado en sus coches (eléctricos o no) que aumenta la seguridad de todos los usuarios de la vía, incluidas las bicicletas.

tecnologia c-v2x audi bicicletas-portada
La tecnología C-V2X de Audi protege de accidentes a los ciclistas en la vía pública.

El sistema C-V2X permite que los vehículos se conecten entre sí y también con los elementos e infraestructuras que los rodean en las vías públicas. Esta tecnología hace que los peatones, los ciclistas y los obstáculos temporales se conviertan en avisos en el panel de instrumentación del conductor y le informen de lo que está a punto de ocurrir. Así funciona este sistema que puede evitar muchos accidentes y salvar muchas vidas si se implementase en todos los usuarios y elementos de la infraestructura.

La situación que ejemplifica lo que este sistema puede llegar a hacer es la de un vehículo que tras realizar una maniobra brusca se encuentra con la presencia de un ciclista que no le da tiempo a esquivar. No hay suficiente tiempo para reaccionar y la situación puede resolverse con un susto o con unas consecuencias mucho más graves.

Una señal acústica que hubiera informado sobre la llegada del ciclista al conductor y otra que hubiera realizado el aviso opuesto, es decir que el ciclista fuese consciente de la presencia del vehículo, hubiera cambiado las cosas de manera drástica. Esta es resumen la idea que hay detrás de la tecnología C-V2X propuesta por Audi.

tecnologia c-v2x audi bicicletas-interior
La pantalla de la cabina informa a los conductores cuando necesitan adaptar su conducción a una nueva situación

Para aumentar la seguridad vial, Audi ha creado un sistema capaz de conectar a todos los usuarios de la vía pública entre sí. C-V2X es el siguiente paso del proyecto Car2X. Este último funciona gracias a un dispositivo de red móvil instalado permanentemente en el vehículo. El automóvil envía y recibe, casi en tiempo real, información de otros vehículos y de la infraestructura vial, como por ejemplo los semáforos. El vehículo se identifica dentro de la red con su token único y los datos generados fluyen de forma anónima a la red de comunicación donde se almacenan por un corto período de tiempo. El ADAC alemán ya ha tomado medidas para exigir que esta tecnología se convierta pronto en estándar en todos los vehículos de su país.

C-V2X es un tipo especial de comunicación Car2X, una tecnología que es todavía relativamente nueva y que se basa en el uso de estándares de comunicación móvil 4G/5G. La abreviatura significa Cellular-Vehicle-to-X. La "X" es un identificador genérico. Puede representar a varios usuarios de la vía, elementos de tráfico u otros vehículos y puede incluir semáforos, cruces peatonales, letreros de calles, autobuses escolares, trabajadores de la construcción y otros elementos. La pantalla de la cabina informa a los conductores cuando necesitan adaptar su conducción a una nueva situación. Este podría ser el caso, por ejemplo, de la presencia de hielo en la carretera o de una obra que aparece detrás de una curva. En la práctica, permite a los conductores reconocer situaciones peligrosas mucho antes y reaccionar adecuadamente.

La tecnología de Audi reduce el riesgo de accidentes, lo que significa reducir el número de muertes en carretera. Si bien esto aporta algo significativamente bueno a la conducción, es necesario usarlo como una herramienta que hay que monitorizar y controlar y no como un sustituto del cerebro. El sistema Audi C-V2W instalado en un coche o una moto es un complemento útil pensado sobre todo para evitar daños y no debe ser una excusa para asumir la responsabilidad mientras se conduce.

Conversaciones: