Dacia planea el Bigster: un nuevo C-SUV híbrido para competir en precio y tamaño

Será el modelo con el que la firma rumana cambie definitivamente su imagen como marca, convirtiéndose, de paso, en su tope de gama. A su vez, la versión híbrida será la más puntera.

Atraerá a la marca un tipo de clientes que hasta ahora no se había interesado por ella.
Atraerá a la marca un tipo de clientes que hasta ahora no se había interesado por ella.
07/07/2023 10:50
Actualizado a 07/07/2023 18:11

Dacia se encuentra en un profundo cambio de enfoque como marca. Llegó al mercado europeo a principios de siglo con la premisa de comercializar coches funcionales, prácticos y asequibles por encima de todo. Unos 20 años después nos encontramos con que el mercado ha cambiado tanto que ha dejado un amplio margen de actuación a la marca, que tiene ante sí la posibilidad de absorber la parcela que los fabricantes generalistas han dejado atrás con el encarecimiento de sus productos. El Dacia Bisgter promete ser uno de los primeros coches de la marca en atacar esta parcela.

Lo hará, sin embargo, con un concienzudo aprovechamiento de sus recursos para, con ello, seguir ofreciendo un modelo cuya relación entre calidad, tamaño, prestaciones y precio siga siendo más agresiva que la que podamos encontrar en cualquiera de sus rivales.

Por medidas, está previsto que el Bigster se sitúe de manera clara dentro del segmento C-SUV, tal y como dejaba entrever el adelanto presentado por la marca con el Bigster Concept, ya que medía 4,6 metros de largo.

En la imagen, el adelanto conceptual del Dacia Bigster.
En la imagen, el adelanto conceptual del Dacia Bigster.

Será, por tanto, un modelo similar al Renault Austral, con el que cabía la posibilidad de que compartiera plataforma. Lo cierto es que, para seguir manteniendo los costes a raya, se antoja más lógico que Dacia recurra a la CMF-B que da sustento al Jogger, así como a otros modelos de la firma del rombo, como el Arkana.  Y es que esta base sitúa justo en el umbral de los 4,6 metros su límite en cuanto a longitud de carrocerías. Por ejemplo, en el Jogger llega hasta los 4,56 metros.

Más allá de la plataforma en torno a la que se ha diseñado, se espera que el Bigster comparta multitud de elementos con este modelo. Entre ellos el más importante será su esquema híbrido, dando propulsión a la versión más puntera de toda la gama del nuevo SUV.

Estando basado en la CMF-B, previsiblemente hará uso del mismo esquema híbrido, el que mueve también a los Arkana, Captur y Clio. Está compuesto por un motor de cuatro cilindros y 1,6 litros de capacidad que se sirve de dos motores eléctricos y una batería de 1,2 kWh de capacidad, que, en su última actualización, ha elevado su potencia de 140 a 143 CV (105 kW). 

Conforme al modelo conceptual, podemos esperar una estética menos bruta y más convencional manteniendo las proporciones.
Conforme al modelo conceptual, podemos esperar una estética menos bruta y más convencional, manteniendo las proporciones.

El gran atractivo de esta mecánica reside en la eficiencia de su funcionamiento, tal y como pudimos comprobar con la prueba del Jogger Hybrid en su presentación internacional. En este modelo homologa 4,6 litros, mientras que en el recién presentado Clio la cifra baja hasta los 4,2. En el Bigster, a causa de su tamaño y superficie frontal, se elevará hasta la cota de los 5 litros, previsiblemente, lo que en circunstancias de uso real brindará cifras más competitivas que un motor diésel.

No se espera que el Bigster ofrezca versiones equipadas con tracción total, ya que la CMF-B no lo permite técnicamente. Aunque se trate de algo que una buena inversión de recursos puede solucionar, este derecho quedará reservado para la próxima generación del Duster, que, gracias a la llegada del Bigster, se podrá permitir evolucionar más hacia el concepto de un todoterreno. El nuevo modelo, en cambio, será el más apropiado para familias que en su día a día no necesitan la propulsión en las cuatro ruedas.

Es pronto para hablar de precios, pero gracias al posicionamiento del Jogger Hybrid en la gama de la marca y al de los Arkana y Austral en Renault, la versión más sencilla del Dacia Bigster situará su precio de partida cerca de los 30.000 euros, tal vez algo menos, mientras que la más puntera se acercará a los 35.000 euros.

El Bigster será equiparable al Renault Austral por tamaño, pero habrá una diferencia de precio cercana a los 10.000 euros.
El Bigster será equiparable al Renault Austral por tamaño, pero habrá una diferencia de precio cercana a los 10.000 euros.

Es un precio alto para lo que estamos acostumbrados en Dacia, pero los demás SUV híbridos de similar tamaño que hay ahora mismo en el mercado está más cerca de los 40.000 que de los 30.000 euros, por lo que seguirá siendo una opción atractiva para quienes valoren un C-SUV, a la vez que atraerá un nuevo tipo de cliente a la marca que hasta ahora no se había sentido atraído por ella.

Se espera que el Dacia Bigster sea presentado a finales de este año, a más tardar a comienzos del próximo, para dar inicio a su comercialización durante 2024.

Sobre la firma
foto Alejandro
Alejandro González

Redactor y probador en Híbridos y Eléctricos desde 2019. Es técnico superior en Urbanismo y Obra Civil y empezó su carrera en periodismo del motor co-fundando su propio sitio web. Amante incondicional del automóvil y toda la tecnología que lo rodea.

Temas