Híbridos y Eléctricos

UNA EVOLUCIÓN DEL E-PALLETTE

El primer vehículo eléctrico de Toyota con baterías sólidas llegará en 2020

Durante los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020, Toyota presentará su primer prototipo de vehículo eléctrico movido por baterías de iones de litio en estado sólido, aunque la tecnología no estará lista para su producción en serie hasta mediados de la década.

Toyota e-Palette.
Toyota e-Palette.

Los Juegos Olímpicos de 2020 con sede en Tokio, serán testigos de la presentación del primer vehículo eléctrico alimentado por baterías de litio con electrolito sólido. Toyota lo presentará en la ceremonia de apertura o clausura como muestra de sus avances en esta tecnología, en un escenario del que todo el mundo estará pendiente. Le acompañarán otros 12 vehículos semiautónomos que prestarán servicio durante todo el evento. La producción en serie y en gran volumen de este tipo de baterías no llegará hasta mediaos de la década.

El jefe de tecnología de Toyota, Shigeki Terashi, ha sido el encargado de realizar este anuncio en un evento celebrado los días previos a la apertura de las puertas del Salón del Automóvil de Tokio. Sin embargo también ha anunciado que la tecnología de batería de estado sólido no alcanzará la producción en masa hasta mediados de la década de 2020 y comenzará a implementarse en todos los vehículos de la gama del fabricante japonés.

Según Terashi, Toyota será capaz de producir un primer prototipo de automóvil alimentado por esta tecnología de baterías en 2020 gracias a la experiencia acumulada durante años en el desarrollo de baterías para sus gama de vehículos híbridos y más en concreto con el Toyota Prius. El prototipo único formará parte de la ceremonia de apertura o clausura de los Juegos Olímpicos, al que acompañarán otros 12 vehículos semiautónomos que estarán en servicio durante todo el evento alimentados por baterías de iones de litio convencionales.

Probablemente, el vehículo de exhibición olímpico se basará en el Toyota e-Palette presentado en el CES 2018, un vehículo multiuso con un diseño interior abierto para adaptarse a diferentes necesidades. De esta plataforma autónoma, que la firma ha desarrollado, y que ofrece sus propias tecnologías de conducción autónoma, se presentará una versión actualizada en Salón del Automóvil de Tokio.

toyota-e-palette-e-commerce

Terashi también confirmó que Toyota lanzará en Europa sus primeros modelos 100% eléctricos sobre una plataforma dedicada a finales de 2023. Antes contará con un Lexus eléctrico (sobre la arquitectura ya existente), y con dos versiones electrificadas de las furgonetas Proace y Proace City, que se fabricarán antes de 2021.

La tecnología

Si Toyota cumple con los planes anunciados, su hoja de ruta los sitúa a la vanguardia de la tecnología de las baterías en estado sólido. Pero no es el único fabricante que está invirtiendo su tiempo y su dinero en su desarrollo. El Grupo Volkswagen anunció una inversión de 100 millones de dólares en la empresa norteamericana QuantumScape para acelerar el desarrollo de las baterías de estado sólido, que espera que estén listas para desembarcar en el mercado de coches eléctricos para el año 2025. Esta misma fecha coincide con los pronósticos de BMW que está llevando su propio proyecto de investigación y desarrollo de la tecnología.

Celdas de batería con electrolito sólido de Imec

En una batería de litio, los dos electrodos y el separador que evita que se toquen, están sumergidos en un electrolito que facilita el desplazamiento de los iones. Este es habitualmente un líquido inflamable por lo que debe contar con sistemas de seguridad que evitan la acumulación de calor pero a la vez reducen el espacio y aumentan el peso. En las baterías de estado sólido el electrolito líquido se sustituye por otro, en estado sólido, mucho más seguro, con el que el calor es mucho más fácil de controlar, reduciendo o eliminando por completo el sistema de refrigeración. Además no se necesitan separadores entre los electrodos, ni la cubierta externa protectora, que también añaden peso. Gracias a esta solución la densidad de energía aumenta de forma considerable, lo que quiere decir que una batería en estado sólido en un vehículo eléctrico ofrecería el doble de autonomía ocupando y pesando lo mismo. Cuanto más liviana es la batería menor es el consumo de energía y un coche eléctrico necesitaría una batería más pequeña que las actuales para lograr la misma autonomía.

Conversaciones: