Híbridos y Eléctricos

Y UN HÍBRIDO ENCHUFABLE

¿Cuál y por qué? Un coche eléctrico está entre los 5 coches más influyentes de la última década

Si hay un coche que ha puesto en el mapa a una marca, y esta a su vez ha hecho que la industria del automóvil se encuentre sumida en un cambio de rumbo, sólo puede ser uno. Además este está acompañado en el ranking por un híbrido enchufable.

Un coche eléctrico entre los cinco más influyentes de la pasada década
Un coche eléctrico entre los cinco más influyentes de la pasada década

Que los coches eléctricos están propiciando que la industria se encuentre sumida en un punto de inflexión es un hecho. Un hecho acreditado por las ventas de coches eléctricos, cada vez más presentes en todos los mercados, y por otros hechos como del que nos hacemos eco hoy, ya que un coche eléctrico ha sido nombrado como uno de los coches más influyentes de la pasada década.

Se trata de un hecho que sienta un precedente importante, y que nos deja a las puertas de una nueva década que ha empezado en Europa con un eléctrico entre los cinco coches más vendidos del segmento C, el más competido del Viejo Continente, y al que Tesla apunta directamente con el lanzamiento de su nuevo compacto eléctrico.

Ahora la prestigiosa web anglosajona Autoevolution ha elaborado una lista, sin un orden en particular. Una lista en la que nombra los coches más influyentes de toda la década pasada, y en la que no sólo encontramos un coche eléctrico, sino que en ella también aparece un híbrido enchufable, aunque no uno cualquiera.

Son cinco coches, y además de los dos mencionados también aparecen los Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio (el coche que ha materializado la vuelta de Alfa Romeo), el Dodge Challenger Hellcat y el Mazda MX-5 (o Miata para los aficionados) para cuya siguiente generación corre el rumor que podría convertirse en un coche híbrido.

El híbrido enchufable que toma protagonismo en la lista de Autoevolution no es otro que el primer híbrido enchufable de Porsche, el 918 Spyder. Se trata de la máxima expresión tecnológica de Porsche por 2012, para cuando fue presentado al público. El Porsche 918 Spyder tenía una batería de 9,8 kWh de capacidad, y dos motores eléctricos, uno situado en el eje delantero y otro en posición central junto al motor térmico, de 95 y 115 kW respectivamente.

Era un coche que por entonces no destacaba por sus especificaciones eléctricas, pero tampoco lo pretendía. Con él, Porsche, sólo quería adelantar el cambio que se avecinaba en su porvenir. Se trataba del coche con el que se enfrentó a las apuestas de Ferrari y Mclaren, y con el que miraba por primera vez de tú a tú a la electrificación.

Tesla Model S 2020-portada

El otro coche, y el que más relevancia tiene en la lista, es el Tesla Model S. El segundo coche eléctrico que la empresa de Palo Alto fabricaba bajo su firma y el primero en hacerlo en serie. Se trata de un coche eléctrico que aún a día de hoy, gracias a pequeños pero constantes cambios y actualizaciones que se han ido produciendo tanto en su morfología como en la vertiente tecnológica, sigue siendo un referente tecnolófico.

Hace pocos días sabíamos de la última de estas actualizaciones. Con esta última el Tesla Model S en su versión Plaid+ bajaba el cero a cien a menos de tres segundos y la autonomía por encima de los 800 kilómetros. Convirtiéndolo en el coche más rápido del mundo, y en el coche eléctrico con mayor autonomía.

Tal vez haya existido algún coche eléctrico más asequible y más lógico, como el Renault ZOE o el mismo Tesla Model 3, los dos coches eléctricos más vendidos en Europa. Pero el Model S fue el coche que puso el nombre de Tesla en el mapa, y gracias al cual la empresa americana se encuentra donde está hoy día, y no precisamente a base de ridiculizar deportivos en carreras de aceleración. Es la empresa con mayor valor bursátil del mundo y a la que el resto de fabricantes pretende seguir (y lo hacen, pero muy de lejos).

Todo lo anterior implica, además, haber propiciado el cambio de rumbo en el que se encuentra sumida la industria. Razones por las que bien podría ser, no sólo uno de los cinco coches más influyentes de la pasada década, sino el más influyente de lo que llevamos de siglo.

Conversaciones: