Híbridos y Eléctricos

LLEGARÁ EN 2022

Confirmado el sucesor híbrido enchufable con tracción e-AWD del Lamborghini Aventador

Desde Lamborghini han dado un par de claves sobre el relevo generacional del Lamborghini Aventador, hablando ya abiertamente sobre el futuro de su V12, cuya electrificación es un paso obligado si lo quieren seguir manteniendo vivo.

Lamborghini Sián Roadster
Lamborghini Sián Roadster.

Da igual el legado histórico que tenga un firma tras de sí, ya que más tarde o más temprano, la electricidad acabará haciendo incursión en sus coches, de manera total o parcial, convirtiéndolos en coches eléctricos e híbridos enchufables. Y ha llegado el día en el que probablemente una de las firmas más reacias al cambio ha aceptado que en la próxima generación de su modelo estrella, encontraremos un esquema híbrido. Hablamos del Lamborghini Aventador híbrido enchufable.

Anteriormente ya ha pasado por nuestra portada una creación de Lamborghini en clave híbrida, es el que ilustra este artículo y se llamaba Lamborghini Sian, que aunque tuviera una lirada limitada a 63 unidades, supuso el primer coqueteo de la firma con la electrificación parcial, sentando las bases y adelantando en cierta medida el por venir del resto de la gama de la firma de Sant'Agata.

Ahora la electrificación de Lamborghini vuelve a ser noticia por los comentarios de su director técnico, Maurizio Reggiani, a la matriz de Car and Driver, cuando comentaba que está en los planes de la firma italiana mantener el V12 en las entrañas de su deportivo de motor central, y que por tanto ello implicaba la electrificación directa.

Decía Maurizio Reggiani a la publicación americana: "Nuestra estrategia y nuestra visión para el futuro es seguir teniendo un V12 junto con un motor híbrido", comentario que  además complementaba apuntando a un sistema híbrido similar al empleado por Ferrari en su primer híbrido enchufable, el Ferrari SF90 Stradale, que hace pocos días recibía la versión de techo abierto llamada SF90 Spider.

lamborghini-aventador-svj

Lamborghini Aventador SVJ coupé.

Un sistema similar al del híbrido enchufable de Maranello implica dos cosas, primero se descartaría la tecnología implementada en el Sian, que en lugar de baterías usaba supercondensadores para acumular la energía eléctrica, que gozan de una capacidad de descarga más rápida a siendo tres veces más ligero, pero por contra no pueden llegar a tener ni una ínfima parte de lo que una batería actual es capaz de almacenar.

El segundo aspecto es que haría uso de un sistema de tracción total que delegaría en dos motores eléctricos situados en el eje delantero la tracción en dicho eje, por lo que estamos hablando de un sistema tipo e-AWD similar a soluciones empleada por otros fabricantes, incluso generalistas, en sus híbridos enchufables, como por ejemplo Peugeot en sus 3008 Hybrid y Hybrid 4.

Una ventaja clara de la que dispondrá Lamborghini y de la que no goza su máximo rival, Ferrari, es el amparo del Grupo Volkswagen, ya que a buen seguro cuando el relevo del Aventador llegue al mercado, constará de una ingeniería eléctrica más consistente que la que pueda usar Ferrari, cuyo CEO dice que no cree que Ferrari llegue a ser una marca cien por cien eléctrica.

Además, con este paso a la electrificación Lamborghini tendrá que efectuar la controvertida reforma del chasis, que en esta generación no llevaron a cabo, y por la cual el Aventador lleva equipando desde su lanzamiento una caja de cambios por convertidor de par en lugar de una de doble embrague, y es que ahora la revisión de la estructura es un paso obligatorio ya que tienen que dar cabida tanto a los motores eléctricos en el eje delantero como al paquete de baterías.

Es la segunda firma de lujo del Grupo Volkswagen que anuncia su paso a la electrificación, después de Bentley, y todo apunta que la firma itaiana y la británica compartirá ciertos elementos eléctricos claves para abaratar costes de desarrollo.

Con la incursión del sistema eléctrico, y aunque probablemente no suponga un problema para aquellos que se decidan a comprar un V12 híbrido enchufable. podemos esperar un aumento en tres vertientes distintas. El primero de ellos en la parte técnica, con un aumento de peso conforme a los casi 1.600 kilos que pesa la actual generación del V12 de Sant'Agata, que implica que hablemos del segundo, en términos de potencia esta vez, con una potencia que probablemente coquetee con los cuatro dígitos. Y el tercero, irremediablemente, sería su precio.

Con todo ello deberíamos estar aún a un dos años vista de ver la nueva generación del V12, continuando con el legado de los Countach, Diablo, Murcielago y Aventador.

Conversaciones: