CONSTRUIDO EN NORUEGA

El increíble rendimiento del ferry eléctrico Ampere propicia 53 nuevos pedidos

Los datos de eficiencia y costes del ferry eléctrico Ampere han propiciado una demanda de 53 barcos adicionales al astillero noruego Fjellstrand.

El increíble rendimiento del ferry eléctrico Ampere propicia 53 nuevos pedidos.
El increíble rendimiento del ferry eléctrico Ampere propicia 53 nuevos pedidos.

Ampere es el primer ferry eléctrico construido en Noruega, y su fabricante asegura que la embarcación reduce las emisiones un 95% y los costes un 80% en comparación con los barcos de combustible. Estos números de eficiencia energética y de respeto hacia el medio ambiente son tan atractivos que, según ha informado la compañía constructora, están atrayendo a más clientes de lo esperado.

El ferry entró en funcionamiento en mayo de 2015 con el objetivo de reducir las emisiones de óxido de nitrógeno y dióxido de carbono, así como la contaminación acústica en el agua. Ampere nace tras la asociación de la compañía naviera y el operador de ferry Norled, con el astillero Fjellstrand, y las firmas de energía Siemens AS y Corvus Energy. Tanto el sistema de transmisión como la batería eléctrica de 1 MWh han sido desarrolladas por Siemens y Corvus.

Se sabía que la embarcación era muy amigable con el medio ambiente, pero el anuncio realizado la cumbre Nordic EV 2018 en Oslo, fue realmente sorprendente, al conocer que las emisiones de CO2 son reducidas un 95% y los costes de operación un 80%. Con cifras tan llamativas, los pedidos del Ampere no se han hecho esperar: se han solicitado 53 barcos adicionales al astillero Fjellstrand. Debido al éxito de su primer ferry eléctrico, se inició la producción de otro barco propulsado a batería, llamado Elektra.

Noruega es un país modelo cuando se trata de propulsión limpia. Han logrado convertirse en el país con más coches eléctricos per cápita, y ahora la industria marítima del país también quiere reducir las emisiones. Otro método para lograrlo es con los barcos de hidrógeno, que ya se comienzan a producir y que navegarán en las aguas noruegas en los próximos años.

Por otro lado, una flota de buques de carga eléctricos entrarán en operación este año en Holanda. Las embarcaciones de la compañía Port-Liner, creados con una inversión de 100 millones de euros, pueden transportar hasta 280 contenedores sin emitir emisiones contaminantes.

Conversaciones: