Híbridos y Eléctricos

¿FIN DE LA TENSIÓN?

Joe Biden admite que Tesla es el mayor fabricante de coches eléctricos de EE.UU.

El actual Gobierno de Estados Unidos y el CEO de Tesla, Elon Musk, parece que empiezan a limar sus asperezas. El Presidente Joe Biden ha admitido a la marca como el mayor fabricante de coches eléctricos como primer paso en la reconciliación.

El Presidente Joe Biden admite el liderazgo de Tesla.
El Presidente Joe Biden admite el liderazgo de Tesla.

Las tensiones entre la Presidencia del Gobierno de Estados Unidos y Tesla no han cesado en los últimos meses. Desde la Casa Blanca no han querido dar su brazo a torcer ignorando peticiones de los propios ciudadanos para que el presidente, Joe Biden, admita el liderazgo de Tesla en lo referente a la fabricación de coches eléctricos en el país norteamericano. Ahora parece que, por fin, el presidente ha admitido esto después de mucho tira y afloja entre ambos líderes

Todo esto comenzó hace algunos meses. El propio Presidente de Estados Unidos ha mostrado su apoyo incondicional a grandes firmas de Detroit, apodando a General Motors y a Ford como los “líderes de los vehículos eléctricos”, mientras que daba la espalda a Tesla y a toda su labor al frente de este sector. 

A ello se suma que durante el pasado mes de septiembre la administración Biden presentó su plan de ayudas estatales para la adquisición de vehículos eléctricos. Dicho aporte económico, de 4.500 dólares, y la única condición para poder optar a la ayuda es que la fábrica en la que se fabrique el modelo en cuestión esté afiliada a la sindicalización. No obstante, aún así, los clientes de la compañía siguen contando una la ayuda de 7.500 dólares, ya que esta sí la ofrece el gobierno de Estados Unidos independientemente del lugar de fabricación del vehículo o si se trata de una marca extranjera o nacional.

Muchos ciudadanos han sido los que, hartos de este posicionamiento por parte del Gobierno, han firmado en la petición creada en la plataforma de Change.org a través de la que se pedía a Joe Biden “reconocer el liderazgo de Tesla en cuanto a los vehículos eléctricos”.

FOTO-Portada
Gama Tesla.

Después de algo menos de dos semanas activa, la petición consiguió recaudar más de 58.500 firmas, y parece que desde la Casa Blanca por fin los han oído. Durante un discurso por parte de Joe Biden, admitió a Tesla como “el mayor fabricante de vehículos eléctricos del país”, acto seguido citó a la compañía de Elon Musk entre las que han anunciado un compromiso para llevar a cabo la fabricación de sus vehículos sobre suelo norteamericano, aunque no especificó una excepción en la condición para poder dar ayudas a la compra de uno de sus coches.  

Tesla es indudablemente el mayor fabricante de coches eléctricos del mundo. Sus cifras tanto en producción como en matriculaciones hablan por sí mismas. El pasado año 2021 se posicionó como la primera a nivel mundial habiendo fabricado casi 1 millón de coches eléctricos, mientras que sus entregas fueron de 936.000 vehículos, según anunció la propia marca en Twitter. Con estos datos en la mano es difícil no dar a la marca californiana el puesto de honor que se merece. Pero, ¿por qué este desprecio a la compañía?

Según afirman los propios creadores del post en la plataforma de firmas de Change, todo esto tendría un germen originario y es a causa de que Tesla es una compañía que no permite la afiliación sindical de sus trabajadores y que, por lo tanto, el ejecutivo prefiere otorgar su sello de confianza a las marcas más tradicionales afincadas en Detroit. Recordemos que cuando la directiva de la compañía fue preguntada por el por qué de este hecho, ellos hicieron mención a que su trato y relación con sus trabajadores es espléndida y que, por ahora, no han recibido ningún tipo de queja o huelga; motivo suficiente por el que no ven necesaria dicha sindicalización. 

El Presidente Joe Biden continuó su discurso haciendo mención de que “estamos empezando a ver los inicios de un renacimiento del sector manufacturero en Estados Unidos. Esto no es una hipérbole, es algo real”. El Gobierno de Biden se comprometió a su llegada a la Casa Blanca, a instalar una red de más de 500.000 cargadores en todo el país, con el objetivo situado en que la mitad de las ventas de vehículos para el año 2030 sean híbridos enchufables o 100% eléctricos. El ejecutivo norteamericano también marcó la meta de que toda la flota de vehículos oficiales que posee el Gobierno estadounidense esté completamente compuesto por vehículos eléctricos en los próximos años. 

Conversaciones: