Híbridos y Eléctricos

ALARGAR LA VIDA ÚTIL DE PRODUCTOS

Entra en vigor la nueva Ley de Garantías, ¿qué cambia con respecto a la actual?

Hoy, 1 de enero de 2022 entra en vigor la nueva Ley de Garantías que, entre otras finalidades, pretende luchar contra la obsolescencia programada de diversos dispositivos. Te contamos en qué se diferencia de la legislación actual.

El 1 de enero da inicio a la nueva Ley de Garantías.
El 1 de enero da inicio a la nueva Ley de Garantías.

2022 se presenta cargado de novedades en lo referente a adopción de nuevos criterios de ventas de dispositivos, especialmente de los coches. Desde hoy 1 de enero entrará en vigor la nueva homologación WLTP que estipula el nivel de emisiones de los coches, mientras que también veremos incrementado el presupuesto destinado a incentivar la adquisición de coches cero emisiones. Pero en lo aquí nos concierne también se estrenará la nueva Ley de Garantías, la cual tiene como prioridad garantizar el buen funcionamiento de los productos, y en particular de los vehículos, durante un mayor periodo de tiempo. 

Esta nueva ley fue aprobada el pasado mes de abril de 2021 a través del Real Decreto 7/2021. Su mayor interés es el de favorecer una mejor y mayor vida útil de los diferentes dispositivos, y aplicándolo a nuestro caso, de coches ya sean nuevos o de segunda mano. Esta nueva legislación vigente desde hoy mismo tendrá importantes efectos tanto para vendedor (ya sea profesional o no) como para el propio comprador. 

En el terreno de los coches, hasta ahora, las marcas estaban obligadas por ley a dar una cobertura de garantía durante un periodo de dos años. En dicho periodo la marca posee la obligación de reparar y restaurar los diferentes elementos o defectos que se hayan generado durante su fabricación por un coste cero para el cliente. Ahora este periodo se verá incrementado hasta los tres años pero no bajo la misma pauta. Actualmente los fabricantes poseen un periodo de seis meses (del total de dos años) durante el cual todos los errores o fallos que produzca el vehículo serán achacados a una errónea fabricación, mientras que en el año y medio posterior, el mencionado fabricante podrá examinar el elemento en mal estado y catalogar si su fallo se debe a un mal uso del mismo o si realmente proviene de fábrica. 

Polestar 2 entregado al primer cliente.

El periodo de garantía del fabricante mínimo en España pasará de dos a tres años.

Con la aplicación de esta nueva Ley de Garantías este periodo por el que se da por hecho que el fallo proviene de fábrica, se extiende hasta los primeros dos años desde su venta, siendo el inicio del tercer año de garantía obligatoria donde se permitirá al fabricante examinar la procedencia real del fallo en cuestión. Aunque esta no es la única premisa sobre la que incide la nueva ley. 

Además del mencionado aumento del periodo de garantía hasta los tres años, los fabricantes estarán obligados a ofrecer piezas de recambio durante un tiempo de 10 años desde el momento en que el producto en cuestión cese por completo su fabricación. Durante este mencionado periodo también estarán obligados a proporcionar un servicio técnico adecuado. En caso de que el vehículo, o dispositivo en cuestión, esté detenido en el taller debido a una reparación por fallo de fábrica, el tiempo de garantía legal se detendrá y comenzará a contar nuevamente a partir de que este sea entregado de nuevo a su propietario. Es decir, si el coche está parado ocho días en el servicio técnico como consecuencia de un error de construcción, una vez salga de ahí, el tiempo de garantía se ampliará en esos ocho días que el vehículo no ha tenido uso. 

En lo que respecta al mercado de ocasión o segunda mano, el vendedor, ya sea particular o profesional, estará obligado a dar reparación a todos aquellos fallos que presente el vehículo en cuestión durante el primer año después de su ejecución. En caso de el vendedor pueda demostrar que el problema ha venido derivado de un mal uso del mismo y no de un problema que ya existía antes de realizar su venta, quedará exento afrontar la reparación del mismo. 

A pesar de que esta nueva legislación está creada como protección para el propio cliente, esta puede tener una doble moral y, a causa de su aplicación, ver como los precios de los coches aumentan entre un 10 y un 20%, por el mero motivo de que ahora las propias casas de ventas deberán hacer frente a un mayor coste de mantenimiento del mismo; a lo que se suma que al mantener en mejor estado estos dispositivos, prevén que sus ventas disminuirán y con todo ello, el propio beneficio neto de los vehículos.

Conversaciones: