Híbridos y Eléctricos

A PARTIR DE 2021

La plataforma eléctrica de Bollinger podrá adaptarse a vehículos eléctricos de otros fabricantes

A partir de 2021, Bollinger pondrá su plataforma eléctrica a disposición de otros fabricantes para que implementen sobre ella sus propios vehículos comerciales, incluidos motores y baterías.

La plataforma eléctrica tipo patinete de Bollinger podrá adaptarse a camiones eléctricos de terceros.
La plataforma eléctrica tipo patinete de Bollinger podrá adaptarse a camiones eléctricos de terceros.

Bollinger pondrá a disposición de terceros su plataforma eléctrica y su sistema de tracción de doble motor, para que puedan emplearlo en sus propios camiones comerciales de clase 3, que admiten hasta tres toneladas. La plataforma incluye también el tren de tracción eléctrico formado por uno o dos motores, la batería de 120 o 180 kWh de capacidad y todos los sistemas electrónicos de seguridad y de ayuda a la conducción off road habituales.

Bollinger Motors ha desarrollado un todoterreno eléctrico y radical denominado B1 y un pick-up de cuatro plazas, llamado B2. Tanto el B1 como el B2 están basados en una plataforma tipo patinete desarrollada internamente por la compañía. Tanto el chasis como el cuerpo están fabricados en aluminio, lo que los hace livianos y sencillos de fabricar y de reparar, ya que los paneles de la carrocería son fácilmente reemplazables.

Antes del desarrollo de la plataforma que da servicio al B1 y al B2 ya estaba previsto su empleo en una línea de negocio dirigida a constructores externos. Gracias a su diseño, se puede alargar o acortar para satisfacer las necesidades de cada cliente. “Las carrocerías de los camiones de otros fabricantes pueden adaptarse fácilmente en nuestra plataforma eléctrica”, afirma Robert Bollinger, fundador y director de la compañía.

todoterreno-electrico-bollinger-b1-b2-01

Bollinger B1 y Bollinger B2.

Según el comunicado de prensa de Bollinger, sobre la plataforma, que actualmente está pendiente de la patente, se puede personalizar para satisfacer las necesidades de sus clientes, además de adaptarse a los futuros modelos que se desarrollen internamente. Como base, incluye una batería de 120 kWh de capacidad y, de forma opcional, se podrá incorporar la de mayor tamaño que alcanza los 180 kWh. Para la recarga, se incluye un cargador a bordo y un inversor que permiten la recarga hasta los 15 kW de potencia.

También incluye el resto de componentes mecánicos del sistema de tracción eléctrico, con motores duales que ofrecen tracción a las cuatro ruedas y una caja de cambios automática de dos velocidades combinada con bloqueos de diferencial electrónicos en los dos ejes. De forma opcional será posible configurar una versión de la plataforma solo motor en el eje delantero, si el cliente desea adaptar un vehículo en el que la parte trasera no se vea comprometida por ningún componente del sistema de tracción. La plataforma también incluye sistemas como el ABS, el control electrónico de estabilidad, el control de tracción, un sistema de suspensión hidroneumático autonivelante.

Al igual que los dos modelos de su catálogo propio, Bollinger construirá esta plataforma en su fábrica de Michigan y estará disponible para sus clientes a partir de 2021.

bollinger-b1 (2)

El interior del Bollinger resalta por su sencillez y por la ausencia de lujos.

El Bollinger B1, y su derivado, el B2, son dos de los vehículos eléctricos más radicales que existen en el mercado. Su aspecto recuerda mucho a los clásicos Land Rover, íconos de la resistencia y de las capacidades off road por excelencia y que siempre ha presumido de ser prácticamente indestructible Cuentan con dos motores eléctricos, uno en cada eje, que les proporcionan tracción a las cuatro ruedas y una potencia total combinada de 458 kW (614 CV) y un par motor de más de 900 Nm capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 160 km/h. Sobre la inmensa batería de 120 kWh de capacidad todavía se desconoce la autonomía que homologará, aunque por el fin al que están destinados estos vehículos y dada la gran capacidad de esta, no será una cifra que limite su uso. Su principal inconveniente es el precio. En Estados Unidos será de 125.000 dólares para el modelo de entrada a la gama, lo que supone un desembolso muy grande a cambio de una gran simplicidad en cuanto a acabados y equipamientos electrónicos.

Conversaciones: